No ConfíES en Tus Sentimientos 

English – Spanish

De: Tonya
Para: Paul Cohen
Enviado: Sábado 23 de Enero, 2016 12:27 AM
Asunto: Hola, ¿me puedes dar tu consejo? 

Hola, mi nombre es Tonya, tengo 35 años y crecí sin conocer a Dios en una casa con 6 niños y mi papá era divorciado y mis 2 hermanos y yo estábamos con él cuando conoció a una novia que tenía 3 hijos y ellos estuvieron juntos por 13 años. Ambos permanecieron juntos muy infelices, excepto por nosotros los niños. Hacia el final, ambos al mismo tiempo, conocieron a otras personas en línea y se separaron y durante los últimos 15 años ambos han estado muy felices ahora. Siento que esto ha jugado un papel en mi vida ya que estoy en la misma situación, como también lo están mis otros hermanos y hermana que están en relaciones. Es triste cómo eso sucede y yo no quiero esto para mis hijos. Yo conocí a mi esposo a los 19 años, ningunos de nosotros conocíamos a Dios. Terminamos casándonos 2 años después y tuve nuestro primer hijo justo antes de casarnos. Él se unió al ejército por 4 años. Tenemos 3 hijos y hemos estado juntos 16 años, casados por 14. 

Hemos tenidos muchos problemas durante estos años comenzando después de que nuestro primer hijo nació. Empeoraron y él hizo algunas cosas mientras estaba fuera del país; luego se volvió adicto a los juegos. El siempre ha jugado juegos desde el principio, pero las cosas empeoraron. Recientemente, él gasto más de 2000 en 2 meses en su juego que juega sin parar. Eso es muy malo y le ha quitado la vida y nos ha llevado a que nos separemos muchas veces. Yo decía algo y eso conducía a una pelea, entonces él siempre empacaba sus cosas y nos dejaba hasta que yo le suplicaba que regresara. Hace unos 3 años fue cuando comenzó mi trayecto hacia Dios. Conseguí un empleo trabajando de noche para así poder cuidar yo a mis hijos durante el día. Me acerqué a un compañero de trabajo y las cosas se pusieron demasiado personales. Cuando mi marido se fue de nuevo, lo dejé ir. El se enteró de este otro tipo y de hecho me rogó que dejara de hablar con él. No pude hacerlo porque estaba muy herida por mi esposo y por fin estaba libre pero mi corazón todavía se dolía por él, así que lloré muchas veces por lo que le estaba haciendo, sin importar lo que él me había hecho a mí, yo no podía continuar con lo que estaba haciendo, así que paré y volví con él. Recuerdo haber golpeado el piso de mi cocina una noche clamando a Dios con la esperanza de que Él fuera real y que me ayudara en qué hacer.  

Le pedí a mi esposo que tomara una Biblia, no lo hizo. ¡Un consejero vino a nuestra casa y él tenía una biblia! Se me llenaron los ojos de lágrimas porque ¿Cómo lo supo? Él no era un consejero cristiano, pero nos trajo una Biblia. Entonces comencé a leerla. Tuve dificultad para entender algunas cosas, así que comencé a buscar ayuda en línea a través de videos de YouTube leyendo comentarios para obtener todo el conocimiento que pudiera. ¡Encontré a Dios tan fascinante! ¡Todavía no he dejado mis estudios bíblicos! Los últimos casi 3 años he estado buscando sin parar diariamente entendimiento de la palabra de Dios. He llorado mucho porque Dios ayude mi matrimonio. Empecé a conocer a Dios más que solo querer que Él me arreglara mi matrimonio. Comencé a poner a Dios por encima de mis propios problemas matrimoniales. Ya no me importaba arreglarlo. Yo solo quería conocimiento de Dios. Mi esposo realmente no cree en Dios. Él dice que sí, pero cuando le digo cosas que aprendo, no quiere hacer nada al respeto. Él sigue jugando su juego. Nos causa problemas financieros y tenemos 3 hijos. Yo seguí buscando mientras Dios me había dado paz con mi esposo. Ya no peleábamos por su juego. Ya no me importaba. Oré mucho para que mi esposo fuera un hombre de Dios para nosotros. Mientras tanto, seguí buscando a Dios. 

En agosto del 2015 comencé a investigar el libro de Daniel. Vi un video sobre él y vi comentarios de alguien con mucho conocimiento bíblico que había estado ayudando a todos a obtener la verdad. Comencé a hacerle preguntas difíciles que les había hecho a muchas personas en línea, pero no obtuve respuestas, él me las respondió. Él sabía de lo que hablaba. Yo vi el amor que él le tenía a Dios en la forma en que había ayudado a todos. Desde ese entonces le he enviado correos electrónicos de ida y vuelta. Hemos hablado todos los días desde el principio de agosto y, a veces, 24 correos electrónicos al día. Él me ha ayudado aprender mucho acerca de Dios y ha aclarado gran parte de mi confusión. Me equivoqué un día, recientemente le había dicho que deseaba estar con él y le pregunté si eso era un pecado querer estar con él porque él era un hombre de Dios y yo sabía que necesitaba consejo ya que me confundo tan fácil. Quiero criar a mis hijos bajo Dios. Ya no quiero preocuparme por las cosas materiales de la vida como lo hace mi esposo. Últimamente he notado que él es una persona muy egoísta. Yo siempre me había culpado a mí misma por nuestros problemas y siempre me dijeron que Dios nos unió, así que yo necesitaba cambiar para que Dios lo cambiara a él. Ahora me doy cuenta que él también tiene libre albedrío y Dios no lo cambiará mientras él no escuche a Dios. Entonces, pensé ¿y ahora qué? ¿Quiere Dios que yo viva en un matrimonio infeliz con alguien que no lo busque conmigo? ¿Qué de mis hijos? ¿Creerán en Dios? 

Con este hombre con que estoy hablando acerca de Dios estaba tratando de ayudarme a averiguar cómo hacer que mi esposo fuera a Dios. Él trató de ayudar mi matrimonio al principio. Hasta que cometí un desliz después de darme cuenta de que mi matrimonio no iba a mejorar. Después de que le conté mis sentimientos, él me dijo que no eran bueno pero que el entendía. Le dije que no lo estaba comparando con mi esposo, sino que amaba su espíritu y lo tanto que él amaba a Dios. Luego él dijo que Dios podría unirnos como lo hizo con Jacob y Raquel. Él conoce cada parte de la Biblia y en tan solo 3 años. Él dice que tuvo visiones en la universidad y que no pudo entenderlas hasta que fue llevado a la Biblia por un vecino ateo hablando de Dios. Una vez que comenzó a leer la Biblia, sus visiones cobraron sentido. Lo llevo a que tomara historia mundial y luego aprendió cronología bíblica y así lo encontré a través de mi estudio de Daniel. 

Entonces aquí es donde estoy ahora. Yo intenté de no hablar con él, pero no pude. Mi familia que sí cree me señaló los problemas de hablar con él. Me dieron pasajes de las escrituras que me decían que estaba cometiendo adulterio y que para la salvación de mis hijos y la de él, yo tenía que dejar de hablar con él. Entonces le dije eso. Su mensaje de respuesta me llegó al corazón. ¡No pude hacerlo! Él luego corrigió los versículos que me dieron y me explicó cómo ellos los malinterpretaron y los usaron en mi contra, pero no a propósito. Hablar con él ha hecho que mi familia esté en contra de mí. Incluso los pocos que creen en Dios. Últimamente estoy tan confundida que no sé qué hacer. Yo siento que estoy haciendo algo malo al amar a este hombre mientras estoy casada. Mi matrimonio ya no es un matrimonio. Ya ni siquiera dormimos en la misma cama. No estoy segura de dónde viene este hombre. Estoy preocupada y no quiero pecar contra Dios. Yo oro mucho, pero voy de un lado para otro porque me confundo demasiado fácil y no sé si Dios está tratando de decirme algo. Si es así, ¿se me esta impidiendo escuchar por el pecado? 

Yo le digo a este hombre mis sentimientos y él dice que el espíritu nos está guiando por este camino, que es lo que él entiende. Él habla de historias en la Biblia que nunca escuché en ninguna otra parte. Él me dice que espere a que sea Dios que rompa nuestros votos porque yo no puedo. Pero luego él dice que, si Dios me llama a que salga, que me vaya y no mire para atrás como lo hizo la esposa de Lot. Él quiere acoger a mis hijos como Dios lo acogió a él. Él dice que ama mi espíritu. Hablamos de cosas espirituales y él dice que Dios está dirigiendo el camino. Honestamente, no siento que él me esté manipulando, pero un par de amigos creen que sí. Pero él ama tanto a Dios. No estoy segura, pero ¿me enviaría Dios un hombre de Dios mientras estoy casada? Él dice algunas cosas que tú dices como en que hay matrimonios que son de hombres y no de Dios. Yo empecé esto, así que, si es pecado, yo soy culpable por nosotros dos. 

Me arrepentiré, pero necesito estar segura y necesito escucharlo de Dios. Necesito ayuda. Estoy preocupada por todo ahora mismo. Él me dice que tenga fe, no miedo. Pero el miedo está aquí porque siento que lo que estoy haciendo está mal. Yo siento que, si termino esto con este hombre, lo extrañaré y sentiré que cualquier estudio bíblico que yo haga a partir de ahora me hará recordarlo y no podré dejarlo ir. ¿Esto es normal? ¿Necesito romper esto? ¿Me puedes decir lo que Dios pediría de mí? Muchas gracias por escucharme. ¡Que Dios te bendiga por compartir tu historia! ¡Se lo agradezco mucho! ¡Que tengas una noche bendecida! 

Tonya 

De: Paul Cohen
Para: Tonya
Enviado: Viernes, 29 de Enero, 2016 9:39 AM
Asunto: Re: Hola, ¿me puedes dar tu consejo?

Hola Tonya, 

Me siento triste leyendo tu historia, porque veo hacia donde te estás dirigiendo. Si Dios quiere, lo que yo te diré te ayudará a evitar las cosas terribles que resultarían al dejar a tu marido por este supuesto “hombre de Dios”. 

Haré algunos comentarios en las siguientes partes de tu carta (en rojo): 

Después de que le conté mis sentimientos, él me dijo que no eran bueno pero que él entendía.

Él tiene razón: tus sentimientos, aunque son entendibles, no era bueno que los fomentaras o que los siguieras. 

Le dije que no lo estaba comparando con mi esposo, sino que amaba su espíritu y lo tanto que él amaba a Dios. Luego él dijo que Dios podría unirnos como lo hizo con Jacob y Raquel. 

Entonces, al principio, te advierte que tus sentimientos no son buenos, ¿pero luego está hablando de que Dios los unirá? Este hombre es muy inestable, contradiciéndose a sí mismo, al sentido común y a la Palabra de Dios. Él está sugiriendo que Dios romperá tu matrimonio basándose en sentimientos. En otras palabras, no hay ningún testimonio piadoso de tal cosa, aparte de tus sentimientos y los de él. ¿Qué dice la Biblia acerca de eso? 

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá? (Jeremías 17:9 RVG) 

“El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado” (Proverbios 28:26 LBLA).

Él conoce cada parte de la Biblia y en tan solo 3 años

Esto es lo que Jesús les dijo a los eruditos Bíblicos de Su época:

“Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de Mí; y no queréis venir a Mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40 LBLA). 

Esto es lo que dice el apóstol Pablo del conocimiento: 

“El conocimiento envanece, pero el amor edifica” (1 Corintios 8:1 LBLA). 

“Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy” (1 Corintios 13:2 LBLA). 

Un hombre que desobedece descaradamente a Dios, atrayendo a una mujer casada tras él con la perspectiva de casarse, no lo ama a Él. Y si este hombre no ama a Dios, tampoco te ama a ti. El se ama a sí mismo. Esto es lo que está sucediendo con ustedes dos: 

“Porque entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, siempre aprendiendo, pero que nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad” (2 Timoteo 3:6-7 LBLA).

Tú estás obteniendo conocimiento, pero no del Señor Jesucristo, que es el único que puede salvarte.

Él dice que tuvo visiones en la universidad y que no pudo entenderlas hasta que fue llevado a la Biblia por un vecino ateo hablando de Dios. Una vez que comenzó a leer la Biblia, sus visiones cobraron sentido. Lo llevó a que tomara historia mundial y luego aprendió cronología bíblica y así lo encontré a través de mi estudio de Daniel.    

Sus visiones y conocimiento no son de Dios. Quizás puede ser muy impresionante para ti, pero Dios no obra de esa manera. Él primero viene a nosotros dirigiéndonos hacia Sí mismo, el Señor Jesucristo, para que sean perdonados nuestros pecados y para aprender de Él. Este hombre te está alimentando con conocimiento, no con el Señor. ¿Recuerdas cómo Eva comió del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal cuando ella vio que el árbol era bueno para comer? Eva descendió con su esposo al miedo y la confusión. Eso es lo que está sucediendo aquí contigo. 

Yo le digo a este hombre mis sentimientos y él dice que el espíritu nos está guiando por este camino, que es lo que él entiende. 

Mira las dos Escrituras que te cité anteriormente sobre la corrupción del corazón humano. Ese es el espíritu que los está guiando a ambos.

Él habla de historias en la Biblia que nunca escuché en ninguna otra parte.

¿Y qué?

Él me dice que espere a que sea Dios que rompa nuestros votos porque yo no puedo.

Los votos de los hombres no significan nada para Dios si contradicen Su voluntad. Y si el voto de un hombre contradice Su voluntad, ese hombre puede y debe romperlo, como lo hice yo cuando terminé mi matrimonio que no era un matrimonio, era fornicación. 

Pero tú no sabes si tu matrimonio no es un matrimonio, ¿verdad? Así que no tienes por qué romper tu matrimonio, ni incluso contemplar la idea. 

“Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe” (Marcos 10:9 LBLA).

Pero luego él dice que, si Dios me llama a que salga, que me vaya y no mire para atrás como lo hizo la esposa de Lot. Él quiere acoger a mis hijos como Dios lo acogió a él. Él dice que ama mi espíritu. Hablamos de cosas espirituales y él dice que Dios está dirigiendo el camino.

Falsas amenazas y promesas, Tonya. Tú deberías de terminar esto pronto, sin titubeo, y seguir ocupándote de tus responsabilidades ante Dios en vez de tratar de escapar de ellas.

Honestamente, no siento que él me esté manipulando, pero un par de amigos creen que sí. Pero él ama tanto a Dios. 

Tus amigos tienen razón. Tanto tu como este hombre están engañados. Afortunadamente, tu has escrito pidiendo consejo y lo esta recibiendo, lo cual si actúa en consecuencia (“camina con prudencia”), tu será “liberada”.

No estoy segura, pero ¿me enviaría Dios un hombre de Dios mientras estoy casada?

Él no enviaría a un hombre de Dios para sacarte de tu matrimonio con declaraciones de amor carnal y falsas promesas. Pero Dios sí envió a un hombre malvado para hacer esto porque tu corazón no ha estado bien con Él.

Él dice algunas cosas que tú dices como en que hay matrimonios que son de hombres y no de Dios. Yo empecé esto, así que, si es pecado, yo soy culpable por nosotros dos. Me arrepentiré, pero necesito estar segura y necesito escucharlo de Dios. Necesito ayuda. 

La tienes ahora y puedes hacer lo correcto.

Estoy preocupada por todo ahora mismo. Él me dice que tenga fe, no miedo. Pero el miedo está aquí porque siento que lo que estoy haciendo está mal.

Tú temes como temió Eva después de comer del fruto del árbol prohibido. 

“En el amor no hay temor; mas el perfecto amor echa afuera el temor, porque el temor conlleva castigo. Y el que teme no ha sido perfeccionado en el amor” (1 Juan 4:18 RVG). 

La buena noticia aquí es que Dios te ha dado una respuesta a este dilema, tal como lo has pedido, para que pueda seguir adelante y ser perfeccionada por la fe de Cristo, si crees. 

Yo siento que, si termino esto con este hombre, lo extrañaré y me sentiré que cualquier estudio bíblico que yo haga a partir de ahora me hará recordarlo y no podré dejarlo ir. ¿Esto es normal? 

Si te arrepientes y te vuelves al Señor Jesucristo, Él te satisfará todas tus necesidades más allá de lo que te imaginas o piensas. Tú necesitas poner tu confianza en Él y dejar de llevarte por tus sentimientos.

Y lee en nuestro sitio: vale muchos más que todos los estudios Bíblicos que has tenido con este hombre y otros como él, que te han alimentado con conocimiento en lugar del Árbol de la Vida. 

¿Necesito romper esto? ¿Me puedes decir lo que Dios pediría de mí? 

Respondido, ¿verdad? 

Déjanos saber cómo te fue, Tonya. 

Paul Cohen       

  

          

 

 

      

      

   

 

 

                     

Related posts:

Escogiendo el Libre Albedrío
La Falacia del Libre Albedrío Sin Cristo English - Spanish Dios es el Alfarero y nosotros somos el barro, dice la Biblia. Él hace lo que Él quiera y nosotros no podemos discutir. Romanos 9:17-21 RVG  (17) Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti Mi poder, y que Mi nombre sea predicado por toda la tierra. (18) De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere endurecer, endurece. (19) Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, inculpa? Porque, ¿quién ha resistido a Su voluntad? (20) Mas antes, oh hombre, ¿Quién eres tú, para que alterques contra Dios? ¿Dirá lo formado al que lo formó: Por qué me has hecho así? (21) ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?  Pablo dice en Romanos 7 que lo que él quiere (desea) hacer, no puede, y lo que no quiere (desea) hacer, él lo hace. Él dice que el pecado nos ha esclavizado a todos.  Romanos 7:14-23 RVG (14) Porque sabemos que la ley es espiritual; pero yo soy carnal, vendido bajo pecado. (15) Pues lo que hago, no lo entiendo, pues no hago lo que quiero; sino lo que aborrezco, eso hago. (16) Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. (17) De manera que ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que mora en mí. (18) Y yo sé que en mí (esto es en mi carne) no mora el bien; pues el querer está en mí, pero el hacer el bien no. (19) Porque no hago el bien que quiero, sino el...
La Violencia Es Galopante en la Tierra
Las mayores maldades se hacen, no con pistolas y cuchillos, sino con sonrisas y apretones de mano en transacciones y asuntos de negocios diarios de este mundo. Se ha abierto el telón de los engaños encubiertos por apariencias, cuyo tiempo ha llegado a su fin. La solución para nuestro bienestar mutuo es simple, pero profunda.
Doctrinas Diabólicas
Doctrinas Diabólicas

Leave a Reply