Print Friendly, PDF & Email

Celebraciones de Cumpleaños

ChineseEnglish – Spanish

¿Es bueno o malo celebrar el cumpleaños de alguien, o ninguno de los dos? ¿Importa? ¿Te interesa saberlo?

 Observar los cumpleaños no es tan benigno como la mayoría piensan. Ahora veo que desde que era un niño pequeño, sin ninguna instrucción específica o deliberada de parte de nadie sobre estos asuntos, el Señor me estaba enseñando acerca de la insensatez de las celebraciones de cumpleaños.

¿Sabías que las celebraciones de cumpleaños es un evento favorito de las brujas? Sabe que las brujas celebran las cosas de este mundo, la naturaleza y la criatura incluida:

Romanos 1:21-25 RVG
(21) Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; antes se envanecieron en sus discursos, y su necio corazón fue entenebrecido.
(22) Profesando ser sabios, se hicieron necios,
(23) Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible, en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de cuadrúpedos, y de reptiles.
(24) Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, a las concupiscencias de sus corazones, a que deshonrasen entre sí sus propios cuerpos,
(25) Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a la criatura antes que al Creador, el cual es bendito por siempre. Amén.

Investígalo. Las brujas y los hechiceros valoran la idolatría; se centran en la gloria y el placer del hombre en lugar de la de Dios. La postura espiritual de las brujas es rebelarse contra Dios y ser independientes de Él en todas las formas posibles. Ellas desprecian la vida como si fuera la muerte y se aferran a la muerte como si fuera la vida. Eso es rebelión en contra de su Creador Quien ES Vida:

“Jesús le dijo: Yo Soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por Mí.” (Juan 14:6 La Biblia de las Américas)

“Porque la rebeldía es como el pecado de adivinación, y como iniquidad e idolatría la obstinación.” (1 Samuel 15:23 RVG)

Entonces, veamos más a fondo por qué las brujas son partidarias de las celebraciones de cumpleaños. Aquí están algunos datos del Libro de Vida de Dios sobre las celebraciones de cumpleaños y lo que sucedió en los ejemplos que Dios proporciona.

Hay tres celebraciones de cumpleaños mencionadas en las Escrituras. En cada evento, murieron personas. En el primer ejemplo, el faraón de Egipto hizo que ejecutaran a uno de sus súbditos. En el segundo, los diez hijos de Job murieron mientras celebraban.  En el tercero, mientras el rey Herodes celebraba su cumpleaños, Juan el Bautista, el precursor de Jesucristo, fue decapitado.

 1) Faraón en los días de José:

En el cumpleaños de faraón, el mayordomo fue restaurado a su honorable posición con su amo, pero el panadero fue ahorcado. “Uno fue tomado, y el otro fue dejado.”

“Y sucedió que al tercer día, que era el día del cumpleaños de faraón, éste hizo un banquete para todos sus siervos, y levantó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del jefe de los panaderos en medio de sus siervos. Y restauró al jefe de los coperos a su cargo de copero y éste puso la copa en manos de faraón; pero ahorcó al jefe de los panaderos, tal como les había interpretado José” (Génesis 40:20-22 La Biblia de las Américas).

2) Los hijos de Job:

Por designación y tiempo de Dios, la primera familia de hijos de Job fue destruida repentinamente en la fiesta de sus cumpleaños. Los diez hijos fueron tomados para abrir camino a un número igual de hijos y el mismo número de varones y hembras, los cuales serían un placer para Job, y no una preocupación espiritual como lo fueron los primeros diez.

Job 1:4-22 RVG
(4) E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas, para que comiesen y bebiesen con ellos.
(5) Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al numero de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado a Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.
(6) Y un día vinieron los hijos de Dios a presentarse delante del SEÑOR, entre los cuales vino también Satanás.
(7) Y dijo el SEÑOR a Satanás: ¿De dónde vienes? Y respondiendo Satanás al SEÑOR, dijo: De rodear la tierra y andar por ella.
(8) Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado de mal?
(9) Y respondiendo Satanás al SEÑOR, dijo: ¿Teme Job a Dios de balde?
(10) ¿No le has tú cercado a él, y a su casa, y a todo lo que tiene en derredor? El trabajo de sus manos has bendecido, y su hacienda has crecido sobre la tierra.
(11) Mas extiende ahora tu mano, y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu rostro.
(12) Y dijo el SEÑOR a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no ponga tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante del SEÑOR.
(13) Y aconteció un día que sus hijos e hijas estaban bebiendo y comiendo en casa de su hermano el primogénito,
(14) y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos,
(15) Y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para traerte la noticia.
(16) Aún estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y los criados, y los consumió; solamente escapé yo para tráete la noticia.
(17) Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y dieron sobre los camellos, y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para traerte la noticia.
(18) Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito;
(19) Y he aquí un gran viento que vino del lado del desierto, y azotó las cuatro esquinas de la casa, y cayó sobre los jóvenes, y murieron; solamente escapé yo para traerte la noticia.
(20) Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y cayendo en tierra adoró;
(21) Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio, y el SEÑOR quitó: sea el nombre del SEÑOR bendito.
(22) En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

3) El Rey Herodes con Juan el Bautista

Juan el Bautista fue tomado para abrir camino al Mesías a Quien él había introducido a Israel.

Mateo 14:6-11 RVG
(6) Mas celebrándose el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de ellos, y agradó a Herodes;
(7) Por lo cual él prometió con juramento darle cualquier cosa que ella pidiese.
(8) Y ella, siendo instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista.
(9) Entonces el rey se entristeció, mas por causa del juramento, y de los que estaban sentados con él en la mesa, mando a que se la diesen,
(10) Y envió decapitar a Juan en la cárcel.
(11) Y fue traído su cabeza en un plato, y dada a la damisela, y ésta la presentó a su madre.

Juan había dicho: “Es necesario que Él [Jesús] crezca, y que yo mengüe. Él [Jesús] que procede de arriba está por encima de todos; el que es de la tierra, procede de la tierra y habla de la tierra. Él que procede del Cielo está sobre todos.” (Juan 3:30-31 La Biblia de las Américas)

Entonces, vemos que la bendición de Dios ciertamente no estaba sobre las celebraciones de cumpleaños.

El cumpleaños terrenal es una conmemoración del día de la muerte y debe dar paso al Cumpleaños Celestial de la Vida. ¿Recuerdas cuando Jesús dijo a un aspirante a seguidor: “Deja que los muertos entierren a los muertos, pero tú ven y Sígueme”? ¿Por qué querríamos celebrar anualmente la fecha de nacimiento de los muertos?

El nacimiento terrenal proviene de, y va hacia, la corrupción y la destrucción, pero el nacimiento Celestial, el segundo, lleva al participante a la gloria y dura para siempre. El primer nacimiento desde abajo nunca es digno de celebración. Celebrarlo es, en el mejor de los casos, disfrutar de la vanidad; en el peor de los casos, es vivir una mentira y mostrar irrespeto al Propósito Mayor de Dios para con nosotros. El segundo nacimiento, por otro lado, no sólo es digno, es el Principio y la Celebración de la Vida Verdadera.

El rey Salomón escribió:

“Mejor es el buen nombre que el buen ungüento, y el día de la muerte que el día del nacimiento. Mejor es ir a una casa de luto que ir a una casa de banquete, porque aquello es el fin de todo hombre, y al que vive lo hará reflexionar en su corazón.” (Eclesiastés 7:1-2 La Biblia de las Américas)

Las celebraciones de cumpleaños conmemoran nuestra entrada a este mundo, a este reino de muerte y vanidad.

Romanos 8:19-25 RVG
(19) Porque el anhelo ardiente de las criaturas, espera la manifestación de los hijos de Dios.
(20) Porque las criaturas fueron sujetadas a vanidad, no voluntariamente, sino por causa de Aquél que las sujetó en esperanza,
(21) Porque las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción, en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
(22) Porque sabemos que toda la creación gime a una, y está en dolores de parto hasta ahora;
(23) Y no sólo ella, sino que también nosotros que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, esto es, la redención de nuestro cuerpo.
(24) Porque en esperanza somos salvos; mas la esperanza que se ve no es esperanza, pues lo que uno ve ¿Por qué esperarlo aún?
(25) Mas si lo que no vemos esperamos, con paciencia lo esperamos.

¿Quiénes son esos hijos de Dios? Son aquellos que han experimentado el segundo nacimiento. Como recién nacidos en el espíritu, los hijos de Dios están destinados a liberar aquellos que, en oscuridad, celebran el primer nacimiento, quienes no tienen nada mejor que celebrar en su miseria.

Para librarnos de la esclavitud de este mundo, Cristo murió y resucitó, siendo Su Resurrección Su nacimiento fuera de este mundo. Así venció a la muerte, abrió las puertas del infierno y pavimentó el camino para todos los hombres, cada uno en su tiempo a lo largo de los siglos, para que alegremente celebren la liberación de la muerte en lugar de observar los vanos marcadores anuales de muerte en este mundo.

Esta celebración en Cristo es una transformación interna, lo que nosotros llamamos nacer de nuevo.

Piensa en la oruga, la crisálida y la mariposa. ¿Debería la oruga deleitarse en lo largo que ha vivido? ¿No es su esperanza natural y su destino pasar de su estado a través del estado crisálida de “muerte” a la gloria de la mariposa?

La celebración anual de cumpleaños del hombre carnal de pecado, el descendiente del primer Adán, el hijo de perdición, es una celebración de muerte. ¿Qué hay que celebrar? Pero esto es lo que es digno de celebrar: la Celebración de la Nueva Vida por la cual somos restaurados a la unidad y armonía con nuestro Creador, Jesucristo.

2 Corintios 5:14-18 RVG
(14) Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: Que si Uno murió por todos, luego todos murieron;
(15) Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos.
(16) De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ahora ya no le conocemos así.
(17) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
(18) Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Jesucristo; y nos dio el ministerio de la reconciliación.

1 Juan 5:18-21 RVG
(18) Sabemos que cualquiera que es nacido de Dios, no peca, porque el que es engendrado de Dios, se guarda a sí mismo, y el maligno no le toca.
(19) Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero yace en maldad.
(20) Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en Su Hijo Jesucristo. Éste es el verdadero Dios, y la vida eterna.
(21) Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

Cuando caminamos con el Señor en fe, nuestra atención ya no se centra en nosotros y en lo que egoístamente queremos, como glorias de cumpleaños, los placeres, las fiestas, cumpleaños del anti-Cristo (Navidad) con regalos y diversas formas de celebraciones carnales. Nuestro enfoque está en el Señor y lo que es importante para Él. Nos deleitamos en Su voluntad y no en las cosas perecederas que ofrece este mundo, las cuales son contrarias al Camino y Máxima Voluntad de Dios.

“Entonces dije: He aquí, vengo; en el rollo del libro está escrito de Mí: El hacer Tu voluntad, Dios Mío, Me ha agradado; y Tu Ley está en medio de Mi corazón.” (Salmos 40:7-8 RVG)

Cuando entras en el Reino del Cielo, te conviertes en una Celebración de Vida Eterna en Cristo todos los días, la Vida que es Real y no la vida de celebraciones exiguas, vacías y desvanecidas que no ofrecen un cumplimiento duradero. ¡Que gloriosa diferencia!

Yo, Víctor Hafichuk, lo sé, al igual que otros bajo la bendición de Dios: He estado en lo viejo y ahora hablo desde lo nuevo. No tienes que desearme un “feliz cumpleaños”. Yo he pasado de los deseos a la Realidad. ¿Qué tan bueno es eso? ¿Es esto para ti?

Romanos 10:8-13 RVG
(8) Mas ¿Qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe la cual predicamos:
(9) Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
(10) Porque con el corazón se cree para justicia, mas con la boca se hace confesión para salvación.
(11) Porque la Escritura dice: “Todo aquel que en El creyere, no será avergonzado.”
(12) Porque no hay diferencia entre judío y griego; porque el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan.
(13) Porque “todo aquel que invocare el Nombre del Señor, será salvo.”

Solo imagina a Jesús celebrando Su cumpleaños terrenal, o al apóstol Pablo, o a cualquiera de los santos. Imagina a la familia y a los discípulos de Jesús celebrándole Su cumpleaños numero 33, o el cumpleaños 31 justamente después de que Juan el Bautista fue decapitado. ¡Qué tiempo! Si puedes imaginar una cosa así y estar cómodo con eso, nunca has conocido al Señor ni lo has entendido de ninguna manera. Tú nunca has creído; y Él es un extraño para ti.

El problema no es sólo acerca de la vida terrenal del Señor en Su carne. Él dio Su vida terrenal para que pudiéramos celebrarlo eternamente en Novedad de Vida, en el Reino de Dios, y eso, tanto en la tierra como en el Cielo. “Hágase Tu voluntad en la tierra como en el Cielo.” No seamos frívolos y holgazanes; sigamos adelante. Vamos a elegir vida y no muerte.

El celebrar el cumpleaños terrenal de uno es celebrarse a uno mismo y eso es anticristo. Nuestra existencia y propósito son todo acerca de Él y no acerca de nosotros. Siempre se trata de cómo vivimos en la tierra y nunca de cuánto tiempo.

Sin embargo, estas cosas sólo pueden ser entendidas y apreciadas por la Gracia y el Espíritu de Dios. Si alguno tiene oídos para oír, que oiga.

Víctor Hafichuk

Abril 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *