Print Friendly, PDF & Email

Víctimas y Victimarios

English – ChineseSpanishVietnamese

Todos hemos sido víctimas. No hay una persona en la tierra que no haya sido herida o perjudicada, aun antes del nacimiento. Pero, ¿es así como debemos vernos a nosotros mismos?

Porque también todos hemos sido victimarios, productores de víctimas, y hemos herido y ofendido a otros. Y todos hemos sido lo que la Biblia llama “pecadores,” victimarios que ofenden a Dios. La Biblia declara que si rompemos una ley, las rompemos todas (Santiago 2:8-12). Todos hemos roto la Ley de Dios. Lea sobre el estado de cada hombre en Romanos 3:9-18.

Por causa de nuestra naturaleza humana, la cual está en conflicto con Dios y la Verdad, tendemos a vernos como víctimas, pero rara vez como victimarios. Ofendemos a otros y nos defendemos a nosotros mismos. Negamos nuestra falta, y nos quejamos y acusamos a otros de ser victimarios, señalando la paja que está en el ojo del prójimo sin poder ver la viga del nuestro.

Se necesita el genuino don de fe de parte de Dios para vernos a nosotros mismos como victimarios.

Estas cosas las hacemos especialmente cuando alguien más señala nuestros pecados, declarándonos ofensores o victimarios. Puede ser que no nos encante ser conocidos como víctimas, pero normalmente preferimos eso antes que ser conocidos como victimarios. Sin embargo, este es el problema:

La salvación de nuestro estado de pecado no puede venir mientras nos veamos a nosotros mismos como víctimas. La salvación viene solamente cuando confesamos que somos victimarios, pecadores contra Dios y el hombre.

¿Cómo podemos saltar esa barrera de orgullo, obstinación y auto-justificación? Se necesita el genuino don de fe de parte de Dios para vernos a nosotros mismos como victimarios. Claro, los que profesamos creer normalmente declaramos que somos pecadores de acuerdo con las Escrituras y doctrina que nos han enseñado. Sin embargo, cuando alguien acertadamente nos habla más específicamente y personalmente acerca de nuestro déficit espiritual delante de Dios, dirigiéndose a esa naturaleza perpetradora en nosotros, nos ofendemos.

Protestamos vehementemente como víctimas y procedemos a matar al mensajero. Aborrecemos aceptar que somos culpables. Nos rehusamos a vernos como pecadores, entonces mentimos y, en el proceso, llamamos a Dios mentiroso, declarando esencialmente que el sacrificio de Cristo fue innecesario porque nosotros somos inocentes. Despreciamos la sangre que Él derramó por nuestra causa.

Los que dicen ser víctimas automáticamente condenan a otros como victimarios. Así, ellos funcionan como los victimarios que son, sirviendo para hacer víctimas. A menudo, esas víctimas son hermanos del Señor, que vienen en Su Nombre a predicar y a liberar de sus pecados a los victimarios. Los que se justifican y se defienden a sí mismos crucifican a Cristo con sus caminos. Ellos son anti-Cristo.

La liberación, la limpieza y la sanidad solamente pueden venir cuando uno hace a un lado la preocupación por ser víctima y reconoce que es victimario. Cuando reconocemos que somos victimarios, disminuye grandemente la idea de ser víctimas y se nos quita una molesta carga.

Con el reconocimiento de ser victimarios (por convicción del Espíritu Santo) viene la vergüenza, el pesar y el arrepentimiento delante de Dios. Reconocer que uno es victimario es tomar el camino hacia la salvación. Dos de las palabras más importantes y verdaderas que una persona puede decir son: “Soy pecador.” La salvación es para los victimarios, no para las víctimas. Y es a los victimarios que el Evangelio llama a arrepentirse.

“Y oyéndolo Jesús, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.” (Mateo 9:12-13 RVG)

Él no vino a librarnos de las consecuencias, sino del pecado que las causa.

Considere que en los días del Señor en la carne y en los días de la Iglesia primitiva, Roma victimizó a muchos. Pero ¿dijo una palabra Jesucristo contra Roma? ¿Se identificó Él con las víctimas? ¿Llegó Él allí para consolarlos? No, Él les dijo que, como victimarios, tenían que arrepentirse de sus pecados. Él sabía que las víctimas de Roma eran víctimas porque ellos eran victimarios:

Lucas 13:1-5 RVG
(1) En este mismo tiempo estaban allí unos que le contaban acerca de los galileos, cuya sangre Pilato había mezclado con sus sacrificios.
(2) Y respondiendo Jesús, les dijo: “¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?
(3) Os digo: No, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
(4) O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que ellos eran más pecadores que todos los hombres que habitan en Jerusalén?
(5) Os digo: No, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

La Iglesia Católica Romana se ha ufanado de ser la campeona de los intereses de los pobres y desamparados. Presenta a Jesucristo como Quien tiene especial interés en esta gente. Esa es una gran mentira.

Es cierto, Jesús vino a salvarnos de la destrucción, pero Él no vino con lástima por los pecadores. Él vino a redimir al pecador, llamándolo a apartarse de sus pecados. Él no vino a librarnos de las consecuencias, sino del pecado que las causa. Esto aplica a todos, ricos y pobres.

El evangelio de caridad social católico es diabólico aunque se presenta como angélico. Es engañoso aunque declara que representa la Verdad. Es destructivo aunque pretende salvar. Tales obreros (y hay muchos) salvan y preservan lo que está podrido, como si las personas fueran víctimas inocentes, pero Jesucristo vino a redimirnos de la pudrición llamándonos a reconocer que estamos podridos.

El destructor les concede derechos a los indignos, mientras que Jesús llama a la responsabilidad.

Satanás destruye con obras de preservación, mientras que Jesucristo salva en obras de destrucción.

El destructor está en la obra de encubrimiento, pero Jesucristo, en la de salvación.

El destructor presume mejorar lo que es, mientras que Jesucristo llama a la denuncia y eliminación de lo que es, para ser reemplazado con algo totalmente diferente.

Al exponernos a nosotros mismos voluntariamente, alumbramos el paso para que otros sigan el camino de la cruz hacia la vida.

2 Corintios 5:14-19 RVR
(14) Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si Uno murió por todos, luego todos murieron;
(15) y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquél que murió y resucitó por ellos.
16) De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.
(17) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
(18) Y todo esto proviene de Dios, Quien nos reconcilió Consigo Mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;
(19) que Dios estaba en Cristo reconciliando Consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Puesto que sabemos que todos somos culpables delante de Dios, nos damos cuenta de que podemos y debemos perdonar a todos los que nos han dañado, si es que esperamos tener el perdón y sanidad que vienen de Dios. Jesús dijo:

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mateo 6:14-15)

En humildad y con entendimiento, ya nunca nos ofenderemos cuando nos traten como victimarios, no importa quién nos confronte.

Con el sincero reconocimiento y arrepentimiento de ser victimarios, también les abrimos la puerta de salvación a otros. Al exponernos a nosotros mismos voluntariamente, alumbramos el paso para que otros sigan el camino de la cruz hacia la vida. Aquél que no hizo maldad asumió las consecuencias. ¿Cuánto más no debemos nosotros, que somos culpables por naturaleza, admitir nuestra culpa?

Del Salvador y Señor en Quien profesamos creer, dicen las Escrituras: “El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en Su boca; Quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa Al Que juzga justamente” (1 Pedro 2:22-23).

Él fue la víctima de víctimas; Él fue voluntariamente victimizado por victimarios, por el bien de ellos. Escúchelo a Él. Su llamado es al arrepentimiento. Las víctimas no necesitan nada; los victimarios lo necesitan todo.

En tanto nos enfoquemos en ser víctimas, pecamos contra nuestras propias almas. Retenemos el temor y generamos auto-compasión, resentimiento y amargura. Así, continuamos siendo victimarios y permanecemos en nuestros pecados y las consecuencias del mismo.

Cristiano, ¿pecas tú contra otros, o solamente ves los pecados de otros contra ti?

Como victimarios, culpamos a otros y nos justificamos a nosotros mismos; negamos nuestro pecado y condenamos a los que pecan, especialmente si es contra nosotros. Nos hacemos culpables de las mismas cosas de las que acusamos a otros.

Romanos 2:1-4 RVR
(1) Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.
(2) Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.
(3) ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?
(4) ¿O menosprecias las riquezas de Su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que Su bondad te guía al arrepentimiento?

Cristiano, ¿dónde estás tú? ¿Ves tus pecados contra otros, o solamente ves los pecados de otros contra ti?

¿Dices ser salvo mientras estás bajo el juicio de Dios y Lo rechazas cuando Él trata de alcanzarte a ti por medio de otros para tu bien? ¿Aceptas fácilmente la simpatía, alabanza y consuelo de amigos mientras rechazas Su reprensión a través de otros como si fuera condenación del diablo? Considera.

Al verte a ti mismo como culpable, ya no te enfocarás en ti mismo como víctima. Voluntariamente sufrirás el mal y no te defenderás ni siquiera de los malhechores, y especialmente no de los que el Señor envía a decirte tus propios males.

“Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? Pero si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. Porque para esto fuisteis llamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas.” (1 Pedro 2.20-21)

Los victimarios reciben perdón; las víctimas no. Si dices que miras, tu ceguera permanece; al confesarte como perpetrador, verás y te levantarás de la tumba.

Hasta entonces, eres un creyente hipócrita que camina en los pasos del destructor, un hijo de las tinieblas que se presenta como hijo de luz, adorando a Dios en vano con tus labios mientras nutres tu corazón malvado, “victimizado.”

Al apartarte de tu pecado y reconocer que necesitas el perdón, lo recibirás. Al recibir el perdón, estarás preparado para concedérselo a otros. La liberación y la sanidad empezarán a dar fruto en ti y en otros. Es allí donde la Nueva Jerusalén desciende a la tierra, y el león se echa con el cordero. Se establece el Sabbat, y reina la paz. Que prevalezca la verdad.

¿Quieres verte a ti mismo como el victimario que eres? Rasga tus vestiduras (quítate tus ropas finas de pretensión e hipocresía); ponte lo que mereces – silicio – y cubre tu cabeza con cenizas (humíllate). ¿Cómo se hace eso? Ayuna y ora – prolongadamente.

Víctor Hafichuk

Traducido al español por Edwin Romero
Translated into Spanish by Edwin Romero

Haga clic AQUÍ para ver todos los artículos disponibles en español.

Related posts:

La Naturaleza del Engaño

La Naturaleza del Engaño

意見

人類為這種虛假的謙卑感到自豪,認為這是“只是我的意見”。但是,意見不是分裂我們與上帝和我們彼此嗎? 人們表現好像有意見,並且允許其他人也有同樣的觀念,他們正在促進和平和善意。在選擇發表意見時,許多人認為他們是客觀的、心胸寬廣的、理解的,但情況恰恰相反。意見促進不和、衝突、分歧和爭議。這就是為什麼有三萬五千多個“基督”教派和許多其它宗教。

永恆的地獄和上帝的愛是否相容?

English – Spanish – Chinese我們收到了這封信: 維克多, 我的名字是丹尼爾,我也曾與菲利普會面並一起工作過。我正在閱讀你和保羅的電子郵件,我注意到您在哪裡說:「我知道,在『基督教』世界裡,有很多不好的文學作品,教導謊言,例如,那些沒有得救的人永受折磨教義。從未有過比這更醜陋的謊言。這是對上帝的本性和品格的誹謗。」您是在說您不相信地獄或永恆的詛咒嗎?我不明白您在說什麼。此外,在您給菲利普的電子郵件中,我注意到一種沮喪的語氣,幾乎到了責罵的程度。您認為這種語氣是一種愛和關懷,是對菲利普的造就和鼓勵嗎? 丹尼爾我們憑信心而活,而不是憑眼見。 維克多和保羅的回覆: 嗨丹尼爾, 你來信的結尾 (「我們憑信心而活,而不是憑眼見」) 本質上就是我們告訴菲利普的。你認不出來嗎?我認為你發送該聲明是我們給他的信的結果。我可能是錯的,但如果是對的,諷刺的是你會把它發給我們。 我認為你相信一個永恆的、折磨人的地獄。雖然聖經清楚地表明地獄的存在,但不是在大多數新教或天主教圈子中所宣揚的地獄。大多數人發現或將發現自己身處的地獄是一種黑暗和晦澀的狀態,是死者的地方,他們「一無所知」(儘管他們可能認為自己知道)。他們在屬靈上對上帝是無意識的。 當然,在黑暗中,與上帝的靈隔絕,那裡有無知、懼怕、缺乏理解、拜偶像和束縛,更不用說折磨。但是在來世是否有字面的、身體上的懲罰之火?沒有。地獄會永遠存在嗎?不 (啟示錄 20:14)。有沒有像詹姆士王欽定版翻譯的那樣「永遠的詛咒,」即與上帝「永永遠遠」的隔絕?沒有。閱讀“永遠”、“永久”、和“地獄”的真正聖經含義。 只有上帝是不朽的,以及那些祂授予的人。永恆的詛咒和折磨是邪惡、異教思想的編造,試圖向人們灌輸恐懼,以控制他們。天主教會,從君士坦丁開始,使用這種可怕的教義,而新教徒繼續利用使用它。上帝不會通過恐懼來獲勝。 如果你看一下希伯來語和希臘語翻譯成英語的「地獄」和「永遠」這兩個詞,它們沒有提到一個沒有盡頭的狀態。關於這些問題,我有很多文章可以發給你。目前,閱讀我們《萬物的復興》的部分,你還可以閱讀惡魔般的教義;你應該特別閱讀永無止境的折磨。 你可能想(或不想) 閱讀的另一篇文章是:邪教的真實標記,並考慮你的立場。 丹尼爾,我懷疑當你幾乎還沒有觸及我們的著作時,你不會同意它們,但它們是真實的、符合聖經的、由上帝教導的,那些不同意這些教義的人不是上帝派來傳教的。他們是出於自己的公義和假定而宣講的,對他們聲稱代表的唯一的那個是一無所知。 判斷了我對菲利普說話的語氣後,你問:「您認為這種語氣是一種愛和關懷,是對菲利普的造就和鼓勵嗎?」對於這個問題,我的回答:「是的,」我很清楚你不會那樣理解上帝的愛。就在今天,我 (部分)寫信給另一個人: 「事實上,人將他人吸引到上帝面前的行為恰好是敵基督靈的一個顯著特徵。人假設他們在基督裡的,認為他們可以通過『在他們裡面的光』來『愛』人歸神,因此,他們以『能力作見證。』事實是,他們以他們的愛作證歸給自己,同時在宣告祂的名。舊約或新約都沒有記載聖徒通過愛他們贏得任何人到上帝面前…無處,甚至是與耶穌。這就是敵基督的靈。」 你可以閱讀的有關該主題的文章有: 虛假宗教人士喜愛那憎恨(拒絕)上帝 上帝只說出柔和的話語嗎?竭力維護從前一次就全交給了聖徒的信仰,維克多 丹尼爾,我是保羅。 我想補充一點。 有趣的是你在同一封信中詢問關於地獄和愛。我們經常發現那些指責我們沒有愛心的人,他們相信並宣揚全能和愛的化身的上帝,祂創造了...
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Provide your email if you would like to receive periodic correspondence from us.



0
You can leave a comment herex
()
x