Hay Un Mejor Camino

English – Spanish

Recibimos el siguiente correo electrónico después de enviar La Vida Familiar, el Perdón y el Fin del Infierno:

Estoy realmente cansado de todo el tema religioso. Le di veinte años a la iglesia y a Dios y cada oración produjo otra “prueba”. La mejor amiga de mi esposa es una fanática de Dios, incluso hasta piensa que habla con Él directamente. Ella está en una silla de ruedas, mitad paralizada y tiene que usar todo tipo de drogas para sobrellevar el día. Yo estoy casi en bancarrota, y he estado a punto de divorciarme una y otra vez. Oré por un carro para llegar a la iglesia, y terminé con carros deteriorados que se arruinaron después de llegar a casa. Después de que terminé de perder el tiempo escuchando a ministros decirme que era un pecador (quizás tuve uno de esos ministros que esta libre de vicios y pecados, por eso sus cheques de la iglesia lo mantienen con un carro y una casa decente); tome responsabilidad de mi propia vida y por lo menos ahora cuando algo sale mal, es porque tiene que salir mal y no porque Dios me está poniendo a “prueba”, o Satanás me está atacando.

Solían decirme que Dios nunca nos prometió riqueza y prosperidad, lo cual no es gran cosa porque la riqueza nunca fue una de mis metas. Pero me he cansado durante los años de ver a otras personas, santos y pecadores por igual, prosperar mientras que yo supuestamente soy un pecador podrido que está separado de Dios.

Las circunstancias determinan nuestras vidas, no Dios. Es como esa mierda de “pensar positivo”. Puedes pensar todo lo que quieras. Se necesita tanto recursos como pensamientos positivos. Si nacemos con dinero, obtenemos buenas oportunidades o tomamos decisiones correctas prosperaremos, o podemos caer como un avión que se estrella, todo depende de nosotros. Veo escorias narcotraficantes manejando súper-coches y vistiendo en ropa elegante mientras yo conduzco un viejo coche negro y uso harapos (perdóname, confieso que me gusta mi viejo coche negro). ¿Por qué? ¿Por Dios? No, porque ellos hacen algo que da más dinero que lo que yo hago. Es así de simple.

La gente piensa que tienes que tener a Dios en tu vida o la vida no tiene sentido. Es verdad. Me siento vacío y aislado y así ha sido desde hace mucho tiempo. Vivo para criar a mis hijos y eso es todo. Ya no me importa más nada. Si yo supiera que habrá un brillante mañana con Dios, me podría importar menos este mundo y las bobadas de que está hecho. Pero sé que mis oraciones no valieron nada y las horas y años que gasté diezmando, yendo a la iglesia, haciendo días sagrados y todo lo demás no hizo ninguna diferencia. Los seres humanos deben confiar en Dios debido a la evidencia de Él en sus vidas, no porque alguien se lo haya dicho o porque sin Él sus vidas están vacías. Yo simplemente encontré evidencia de que yo era un idiota. Me gustaría estar equivocado, pero simplemente no es así, no importa cuánto yo sueñe.

Yo no uso a Dios como una muleta. Una persona cree en el cielo y el infierno. Yo solía creer en resurrecciones. Otro hombre cree en Buda, otro en la reencarnación y todos ellos tienen sus razones para creer. Morirán por sus creencias, pero la mayoría de ellos no pueden estar en el camino correcto si hay un solo Dios y un solo camino.

Yo fui uno de los estúpidos que fueron a WWCG [Worldwide Church of God] durante años, y mi gran lamento después de dejar a esos santurrones idiotas fue el no hacerlo antes. Volvieron sus creencias al revés. Fui lo suficientemente tonto como para ver una brillante pintura en un montón de excremento.

Gracias por sus esfuerzos, pero estoy agotado con todo esto. Yo puedo caer de rodillas hoy y recurrir a Dios en sumisión y darlo todo… otra vez. Por ello obtendría lo que tengo ahora. Siendo responsable de mí mismo, nunca tengo que preguntarme por qué cuando oré y caí de cara en el piso, alguien me dejó caer. Si fracaso, soy yo quien tiene la culpa. Yo quise llevar a mi familia hacia Dios durante años y traté lo más que pude, pero cada oración fue recibida con otra prueba. Es mi problema ahora, no el suyo.

Toqué a la puerta del cielo, Dios dijo que no, entonces dije que está bien.

Atentamente. Gene

La respuesta de Paul:

Gene, gracias por tu carta. Lo creas o no, apreciamos lo que has escrito, y la franqueza y honestidad de tu expresión. Podemos entender tu frustración y no podemos culparte por estar cansado del “tema religioso”. ¿Has estado leyendo Los Temas de la Vida? Si lo has hecho sabrías que hemos estado luchando contra las mentiras religiosas, los engaños, las calumnias, las blasfemias, la fe falsa, la hipocresía santurrona y más, regularmente. Sin embargo, estarías equivocado al pensar que estamos luchando en vano, o que no hay una victoria que se ha de tener. No estamos luchando contra la falsa religión como deporte, botando humo, sin propósito ni ganancia. Estamos prevaleciendo contra la falsa religión porque Dios nos ha dado las armas para hacerlo. Estamos prevaleciendo porque no estamos debatiendo dentro de los confines de la religión falsa, sino que nos oponemos a estas representaciones espurias de Dios desde afuera, donde está Dios, y nosotros con Él. Él no está en las obras de los hombres.

Las obras religiosas de los hombres, como tú más o menos te referiste a ellas, son una trampa mortal. Son las puertas del infierno de las que habló Jesús. Dios también dice, “¡Ya basta!” Él nos ha enviado a contender por la verdadera fe que una vez fue entregada a los santos, la cual ha sido maltratada por una versión falsa, predicando un falso Cristo, el cual ha engañado a muchos, incluyéndote a ti.

El problema tuyo es que has cogido el anzuelo, el sedal y el plomo tras de la versión falsa. Parecería lo contrario ahora, ya que estás rechazando la religión, pero en tu rechazo también rechazas a Dios. En otras palabras, tú estás diciendo que Dios sólo es conocido o sólo puede asociarse con estas falsas representaciones de Él. Por supuesto, si las mismas son falsas y Dios es verdadero, ¿cómo pueden ser nuestra única oportunidad de conocerlo? Es absurdo. Sin embargo, ese es el predicamento del hombre en pecado. Él es ciego y no tiene juicio.

No, la única manera en que una persona puede estar verdaderamente libre de religión no es rechazando a Dios, sino viniendo a Él. Removiéndote físicamente de congregaciones falsas no es suficiente. Lo falso en ti todavía está ahí, lo cual causó que te engañaran en primer lugar. Es por eso que estás en amargura por la desilusión. La “des-ilusión” es buena, siempre y cuando la realidad reemplace la ilusión. Luego la amargura es reemplazada por la paz y el cumplimiento en Cristo, Quien es nuestro Salvador, aquí y ahora. Por lo tanto, aunque seas religioso o antirreligioso, todavía estás en esclavitud con el resto del mundo porque no estás reconciliado con Dios por medio de Jesucristo. El mundo entero, la Biblia dice, está bajo el poder del maligno. Sólo hay una salida, Jesucristo, no un falso Jesús religioso, hecho como los hombres Lo imaginan a su propia imagen, sino el vivo y verdadero Señor resucitado.

Déjame razonar contigo por un momento, Gene. Tú igualas las obras de los hombres con Dios (ecuación que es errónea). Tú dices que como la iglesia te falló es porque Dios no está allí, o no te está respondiendo (las dos cosas son verdad). Debido a que estas obras son falsas, tú, por lo tanto, concluyes que Dios no existe, o que nunca responderá. De cualquier forma, esto no es un pensamiento sano. Aguántate un poco. Hay una recompensa en lo que te estoy diciendo, si aún no lo has notado. Considera esto: Si te digo que vayas a pescar en la laguna que está al final de la calle, pero tú haces un giro equivocado y comienzas a pescar en la piscina municipal, ¿me vas a culpar a mí porque no has atrapado ningún pez? ¿Estarías justificado al concluir que no es posible atrapar peces?

Podemos testificarte, y eso hacemos, que es posible “atrapar peces”. Es posible tener paz con Dios, verdadera prosperidad del alma y vida en abundancia. Tenemos esas cosas por cortesía de Dios a través de Jesucristo. Él, el Dios Viviente y Señor Jesucristo, nos ha hecho comprender, no la religión, no WWCG, no las imaginaciones, no el hacer el bien y las obras, no los estudios excesivos ni las obsesiones con doctrinas. Él nos ha apartado de nuestros pecados y de nuestros caminos infructuosos, como son los tuyos. Él nos ha hablado y nos ha dado saber que Él verdaderamente es fiel, que hay una recompensa y que Él gobierna en soberanía absoluta sobre todas las cosas, aquí y ahora. Tienes razón en que tus circunstancias determinan las cosas. Sin embargo, Dios, Cuyo gobierno niegas, determina tus circunstancias.

La suerte se echa en el regazo, mas del SEÑOR viene toda decisión” (Proverbios 16:33).

El corazón del hombre piensa su camino; más el SEÑOR endereza sus pasos” (Proverbios 16:9).

Así que tienes razón al decir que tú decides lo que quieres hacer. Dios ya ha dicho que lo harías. Él está delante de ti. Incluso es Él Quien te ha llevado al punto donde dices que no hay Dios. ¿Sabes por qué ha sucedido esto? Podemos decirte. Las Escrituras tienen una respuesta.

¿Y qué si algunos de ellos no han creído? ¿La incredulidad de ellos hará nula la fe de Dios? ¡En ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: para que seas justificado en Tus palabras, y venzas cuando Seas juzgado. Y si nuestra injusticia encarece la justicia de Dios, ¿Qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.) ¡En ninguna manera! De otro modo, ¿Cómo juzgaría Dios al mundo?” (Romanos 3:3-6).

¿No estás tú juzgando a Dios? Tú dices que a Él no le importa. Tú dices que Él no puede hacer nada. Tú dices que no hay beneficio en servirle a Él. Tú dices, “Yo puedo caer de rodillas hoy y recurrir a Dios en sumisión y darlo todo… otra vez. Por ello obtendría lo que tengo ahora.” Tú no eres el primero en decir estas cosas.

Habéis dicho: “En vano es servir a Dios. ¿Qué provecho hay en que guardemos Sus ordenanzas y en que andemos de duelo delante del SEÑOR de los ejércitos?” (Malaquías 3:14).

Así que, Gene, si lo que estás diciendo y haciendo no es juzgando a Dios, no sé qué es. ¿Por qué debería Dios ponerse a Sí Mismo en la posición de ser rechazado, difamado y juzgado por Sus criaturas? La respuesta, la cual es la única que da verdadera esperanza y que tú no has escuchado ni conocido, es para que Él pueda juzgarte. ¿Por qué, para condenarte? No, para salvarte. El juicio es para corrección, no destrucción. ¿De qué otra manera querrá y apreciará lo que es correcto hasta que hayas hecho lo incorrecto y hayas sufrido los resultados indeseables? ¿De qué otra manera sabrás y confesarás que estás equivocado, si no eres encontrado culpable delante de Dios, a Quien tú has estado ofendiendo todo este tiempo en tus obstinadas obras, pensamientos y formas? ¿De qué otra manera podrás entender y apreciar Su justicia, si no has sido sometido a los malos frutos de tu propia justicia?

Te quejas contra Dios, que Él no te dio más dinero, o un mejor auto, o paz mental, o un matrimonio mejor, pero no te escucho diciendo que llevas culpa alguna ni asumiendo responsabilidad de ninguna manera. Ahora dices que estás dispuesto a asumir toda la responsabilidad, ¿pero quién tenía la culpa antes? Si no fue Dios, ¿por qué lo descartas ahora? ¿Por qué no preferirías buscarlo con todo tu corazón, como lo enseñan las Escrituras? Si el camino en que tú estabas era obviamente incorrecto, ¿por qué no consideras escuchar a aquellos (nosotros) que están de acuerdo contigo de que era incorrecto (nosotros también, habiendo dejado atrás el camino incorrecto, al cual estuvimos sujeto por un tiempo), pero que ahora han encontrado el camino correcto?

Tu fe nunca estuvo en Dios, Gene, sino en la religión, o una forma de adoración que no es de Dios. No es porque no hayas trabajado lo suficientemente duro, o que no hayas creído lo suficiente, sino porque no había nada allí para empezar. Era una obra del hombre. Tú eras religioso, junto con el resto de ellos, pintando el excremento y cubriendo la horrible verdad. Todo esto ha sido para demostrar que tu justicia no vale nada. ¿Te pidió Dios que hicieras todas esas cosas? No. Tú tienes razón; a menos que te sea dado por Él, realmente no tienes nada. Entonces, ¿Por qué no ir a Él para que puedas tener algo? Como dije anteriormente, Él no estaba donde lo estabas buscando. ¿Por qué tú crees que Él dice que sólo lo encontrarás si lo buscas con todo tu corazón? Porque a medias no es suficiente.

Tú buscabas a Dios por ti mismo, por lo que Él podía hacer por ti, y no por la verdad. De hecho, tú estabas diciendo: “Hágase mi voluntad, no la Tuya”. ¿Te sorprende no haber llegado a ninguna parte? Otros pueden parecer que están llegando a alguna parte, pero ellos no están nada mejor. Quizás tú seas más realista que ellos.

Olvídate, por un momento, de lo que tú quieres. ¿Y qué de lo que Dios quiere? ¿No aprendiste en la iglesia que Jesucristo murió por tus pecados? Si Él murió por ti, ¿no crees que sea prudente y correcto buscarlo por lo que Él quiere, y que quizás después de todo, tú no sepas lo que estás haciendo? Él no te debe; tú le debes a Él, y grandemente. Tú eres Suyo, pagado. Y aún Él gobierna sobre todo, ya sea que Lo ignores o Lo busques. Es un hecho del cual no puedes escapar.

¿Adónde me iré de Tu Espíritu? O ¿adónde huiré de Tu presencia? Si subiere al cielo, allí estás Tú; y si en el infierno hiciere mi lecho, he aquí allí Tú estás” (Salmos 139:7-8).

Yo sé que no puedo convencerte de la fe, Gene, y no estoy tratando de hacer eso. La fe es un don. Sin embargo, la fe viene por el oír, y el oír viene por la Palabra de Dios. Tú has oído lo falso, lo cual te ha dejado amargado y vacío. Ahora has oído lo verdadero, y algún día te regocijarás en la plenitud de Dios. Pero primero habrá arrepentimiento, un giro hacia Él, no por lo que Él te dará, sino por lo que Él ya ha hecho por ti, y por Quién es Él, Dios Todopoderoso, tu Salvador. Hay un tiempo y un lugar para todo.

Para cerrar, si al decir “ya basta” en tu línea de asunto, nos está pidiendo que te removamos de la lista de correo de Los Temas de la Vida, ¿nos podría avisar por favor? Cumpliremos con lo que tú quieras, pero no queremos asumir. Te deseamos lo mejor. Recuerdo lo que el Señor le habló una vez a Víctor, muchos años atrás, lo cual resume todo el asunto en cuatro palabras: “Hay un mejor camino”.

Contendiendo por ese mejor camino, conociendo a Aquél que promete cosas mejores,

Paul.

La respuesta de Gene:

Hola Paul. Estoy tomando el tiempo de leer cuidadosamente tu respuesta completa. Me alegra que no hayas encontrado mi correo electrónico personalmente ofensivo porque esa no era la intención.

Tienes la razón en muchas áreas. Yo estaba bien abrumado en la mentalidad de la vieja iglesia y eso formó mi ser. Algunas cosas eran buenas, algunas muy malas. Cuando yo diezmada devotamente, me hacía daño a mí mismo porque mi madre era una chiflada que vivía de la iglesia, de mí y de todo aquel que ella podía exprimir. Me enseñaron que estas ceremonias tenían que completarse y si no, Dios me castigará vigorosamente. Desafortunadamente el cumplimiento trajo su propio castigo.

Con respecto a mi matrimonio y mis finanzas, vuelves a tener la razón, es mayormente mi culpa. Mi educación es la razón por la cual el dinero me falta. Me parece ser el resultado de no estar en la escuela más de un tercio del tiempo cuando era niño porque mi madre estaba terriblemente asustada de que la junta escolar descubriera sus secretos, por lo tanto, me mantenía escondido en casa. Su asfixia me condujo a depresión grave, casi a suicidarme y a aferrarme a la primera mujer que me trató bien, lo cual terminó siendo un error del que soy totalmente el culpable.

Lo que no entiendo es la oración y la fe. Yo nunca he buscado a Dios para que me dé una gran casa y un Rolls Royce. Pero el compañerismo siempre ha sido vital para la enseñanza adecuada de los hijos, en mi opinión. El mundo y las escuelas están tan corruptas que es increíble. Tuve que retirar a mis niñas de las escuelas públicas debido a la persecución y la constante inyección de ateísmo y evolución (no puedo soportar esa porquería) en sus salones de clases en contra de mi voluntad. Mi deseo era ir a una organización religiosa adecuada y enseñarles a mis hijas lo que yo había comprobado por mí mismo y que, en realidad, sabía que era cierto.

He probado algunas iglesias y encontré una que estaba, en mi opinión, perfecta, pero llegar allí es un problema. Yo cogí dinero prestado para comprar un carro y parece que hice el recorrido del limonero. La mayoría de los que está alrededor de mi área son derivados del mormonismo y cosas afroamericanas y simplemente no funcionan. (Me miran raro cuando paso conduciendo por un vecindario de negros, y la policía siempre se pregunta qué está tramando un hombre blanco con una cola).

Tengo una gran diferencia de creencia con otras iglesias, y es la doctrina de las resurrecciones. Parece que los que pensamos como yo, somos la minoría. Pero para mí, enseñarles a tus hijos algo que tú no crees es como apuntar un arma al revés y disparar. Mala idea.

Preferiría no quemar tu tiempo de lectura con un enorme correo electrónico, pero sí aprecio tus comentarios y me encantaría quedarme en tu lista de correo. Yo iba a pedir que me quitaran, pero cambié de opinión. Soy abierto a diferentes puntos de vistas cristianos.

De vez en cuando puedo discutir problemas contigo si eso está bien. Estoy seguro de que ustedes son personas ocupadas, pero en algún momento sería bueno que esta vida tuviera sentido. Sospecho que muchos de nosotros que dejamos atrás esa idiota iglesia estamos en el mismo bote. Algunos fueron a otras iglesias, otros se volvieron ateos y algunos de nosotros dijimos “ya no sé más”.

Gracias por tu punto de vista, te hablaré en el futuro. Saludos cordiales, Gene

He orado por sabiduría, orientación y ayuda física, pero nada parece funcionar. Realmente ya no sé por qué más oraría si tuviera que intentarlo.

Respuesta de Paul:

Hola Gene,

Cuando nos ponemos manos a la obra, realmente solo hay un problema para todos nosotros. ¿Qué quiere el Señor que hagamos, y lo estamos haciendo? Todos tenemos necesidades y tantas cosas que queremos, o cosas que nos sentimos obligados a hacer. No estoy necesariamente hablando de cosas malas. Tú tienes hijos que deseas mantener, y un deseo de encontrar y compartir una comunidad de apoyo y fortaleza. Estas son cosas comunes, deseables y comprensibles que todos los hombres quieren. Pero también es común que la humanidad no obtenga lo que quiere. Muéstrame una persona que diga que su vida en esta tierra, de acuerdo con sus necesidades y deseos, es perfecta. Esa persona no existe, o es delirante, o está mintiendo, o es completamente egoísta y no le importa que el mundo esté pereciendo. Entonces, ¿cuál es la respuesta?

Muchos suponen que, debido a que la situación de la vida en la tierra está muy alejada del ideal, Dios no existe, o que a Él no le importa, o el demonio es demasiado fuerte, o cualquier combinación de estas mentiras. Nada de eso es cierto. Dios es. A Él le importa. Y Él, no el diablo, gobierna absolutamente, sobre cada detalle de la vida de todos. “Ni un pelo en tu cabeza perecerá”, prometió el Señor a sus seguidores. O Él es omnipotente, o no lo es. No existe tal cosa como la omnipotencia parcial.

Entonces, ¿por qué las cosas están tan mal? ¿Por qué los huracanes destruyen lo que ha llevado toda una vida construir? ¿Por qué estamos buscando o esperando algo mejor y descubrimos que las cosas siguen igual o empeoran? La respuesta es el pecado. No sólo estamos hablando de las violaciones flagrantes y graves de todo lo que es decente, sino de la naturaleza subyacente del pecado que es la herencia y el estado de cada persona en la tierra, y la causa de todo descontento y aflicción sin esperanza. La única salida de esta naturaleza es la regeneración del alma por Jesucristo. No diré que la persona regenerada no sufre descontento y problemas, pero ahora tiene un propósito, un significado y una esperanza segura de que vendrán cosas mejores.

La naturaleza y el estado del pecado es uno de independencia de Dios. En ese estado, un hombre puede ir a la iglesia, orar, leer la Biblia, pedirle ayuda a Dios, dar todo su dinero a los pobres e ir a la muerte de un mártir por sus creencias. Un hombre puede hacer todas esas cosas y aún estar en su naturaleza de pecado, porque todavía está actuando por su propia voluntad y se está sirviendo a sí mismo. Es religioso por lo que eso hará por él. Y no importa cuán nobles puedan pensar los hombres que son, eso todavía es inaceptable para Dios, como lo fue el sacrificio de Caín, quien dio de su producción a Dios.

La única esperanza que cualquiera de nosotros tiene, y la única esperanza para este mundo de corrupción, es recurrir a Aquél a Quien solo le importa, no por lo que podemos obtener de Él, sino por lo que Él querría y tendría de nosotros. No tiene sentido continuar como si fuéramos más sabios que Dios y supiéramos lo que necesitamos. Realmente no tenemos idea de lo que necesitamos o incluso queremos. Él, que lo sabe todo y que dio Su vida en el evidente cuidado y amor que tiene por el mundo, es a Quien se le debe confiar todo. Es todo Suyo, por lo que no Le estamos dando nada que Él ya no posea aún. Sólo estamos confesando que todo es Suyo, poniendo nuestra esperanza en Él como nuestro Creador fiel, y aquí está el paso más importante, diciéndole: “Hágase Tu voluntad, no la nuestra”. Esa es nuestra única opción sensata y nuestro solemne deber.

La naturaleza del pecado es tan fuerte, persistente y destructiva, que Dios tuvo que hacerse hombre y derramar Su propia sangre para destruirla por nosotros. La naturaleza del pecado es tan poderosa que la única forma posible de lidiar con ella es la crucifixión del Hijo de Dios, a Quien todos hemos negado y despreciado, para hacer lo nuestro. Él vino a dar Su vida y Se la quitamos. Todos somos asesinos, ladrones y burladores. Es verdad.

La naturaleza del pecado es tan fuerte, persistente y destructiva, que los hombres harán cualquier cosa menos someterse a Dios. Los hombres destruirán el medio ambiente y unos a otros, antes que someterse a Dios. Irán a los confines de la tierra predicando religión, antes que someterse a Dios. Es verdad. Todas estas lecciones están aquí para mostrarnos que no tenemos absolutamente ninguna esperanza sino recurrir a Él, en una confesión absoluta y total de que somos ignorantes, insensatos y totalmente merecedores de la destrucción que tanto hemos amado en todos nuestros caminos. Sólo entonces hay alguna esperanza para cualquier persona o cosa. Todos pertenecemos con nuestros rostros en la tierra, confesándonos pecadores miserables, y luego, por fin, habrá esperanza, porque eso es realidad, y Dios ES REALIDAD.

Hemos tratado de negar la realidad. Lo hemos hecho de varias maneras. Una de ellas, y la más poderosamente engañosa, es ser religioso. No funciona porque la realidad no desaparece. La destrucción y la devastación sólo aumentan cuando tratamos de ocultar y esconder nuestra verdadera naturaleza y postura. Es hipocresía. Solo podemos comenzar a entrar en la bendición y la paz de Dios cuando confesamos las cosas como son. Entonces hay esperanza en Dios, que continuará iluminando nuestro camino. Si tenemos luz, tenemos la esperanza de que aún hay más para ver, y podemos comenzar a caminar en la revelación de las cosas de Dios. El hecho central de toda existencia y la revelación de la luz es que Dios gobierna absoluta y eternamente en Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Es por eso que el evangelio (buenas noticias) siempre comienza con la palabra “Arrepiéntete”. Nos volvemos hacia Aquel que está aquí, ahora, gobernando con completa sabiduría, con buena voluntad hacia la humanidad.

Si Él dio Su vida por ti cuando no la merecías, entonces debes considerar que Él no te retendrá nada bueno, si le entregas la tuya a Él. ¿Cómo Le entregamos nuestras vidas a Él? Nos volvemos a Él y buscamos hacer Su voluntad, no la nuestra, y confiamos en que Él nos hará conocer Su voluntad. ¿Y por qué no lo haría, si Le preguntamos? ¿No está eso de acuerdo con Su voluntad?

“Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan al SEÑOR no tendrán falta de ningún bien”. (Salmos 34:10).

Un siervo inútil pero agradecido,

Paul

La respuesta de Víctor:

Hola Gene,

Sí creo que, si Dios quiere, la carta de Paul te ayudará inmensamente si la lees cuidadosamente y la tomas en serio. Me gustaría abordar un asunto menor en tu carta. Tú escribes:

Tengo una gran diferencia de creencia con otras iglesias, y es la doctrina de las resurrecciones. Parece que los que pensamos como yo, somos la minoría”.

¿Estás diciendo que crees en la doctrina de WWCG sobre las resurrecciones, o no estás de acuerdo con ellas? Quiero decirte que las Escrituras enseñan la experiencia espiritual. Uno debe experimentar la resurrección por dentro, en este mundo y reino de la existencia. No es una cuestión de historia sino de experiencia personal. Como Pablo escribió a los resucitados en Éfeso:

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por Su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2:4-6)

Gene, nosotros hablamos de lo que sabemos. No es una teoría o una cuestión de mera potencialidad; Es una cuestión de realidad presente y viviente. Él está AQUÍ, AHORA. La iglesia WWCG, junto con muchas otras, mira sin Él por Su venida. Nosotros estamos con Él porque Él ha venido y está aquí, ahora, por dentro. ¿No dijo Él: “El Reino de los Cielos está adentro”? Lee Nuestros Testimonios y El Bautismo del Espíritu Santo.

Víctor