Print Friendly

El Amor de la Verdad: El Único Amor Verdadero

EnglishSpanish

Recibimos esta correspondencia en respuesta a ¿Somos Nosotros Una Secta?:

Estimado Víctor. Disculpa por no responder más pronto. He leído tu artículo “Somos Nosotros Una Secta”, y al leer tu material yo determinaría que caigo en la categoría de cristianismo nominal. Lamento que seas atacado como una secta, y lamento que tú digas que la Iglesia Católica es un culto y que llames nominales a muchos. Yo aún no he conocido a una persona que tenga una doctrina o vida perfecta. Pero la fe de ellos es un testimonio de la perfección de Él. No se trata de ellos/nosotros, sino que todo se trata de Él. Alabo a Dios porque Él me ama en mi imperfecto entendimiento y en mi humanidad. Yo de ninguna manera soy digno de tal amor, ni lo seré nunca. Alabado sea Dios por Su maravillosa gracia en mi vida.

Yo no estoy en posición de juzgarte a ti, ni a nadie. Escojo caminar en amor y trato de no juzgar a nadie. Para mí Jesús es la Palabra y todo debate acerca del mundo es vano y una pérdida de tiempo. Él va a limpiar Su ekklesia, y siendo eso cierto, hoy puedo caminar en el gozo y paz de mi Señor para la gloria de Dios mi Padre.

Bendiciones en tu camino. Si no te importa no deseo desarrollar un debate sobre doctrina. Ya he pasado por eso, y ahora escojo solamente caminar y compartir sólo como Dios guíe.

Atentamente,

Gil Gauthier

Respuesta de Víctor:

Gil,

Tu carta está llena de errores espirituales, por todas partes. Te lo demostraré, inequívocamente. ¿Estás listo para esto? Será un viaje áspero. Veamos si tú tienes el amor de la verdad (el único amor verdadero)…:

“Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Y por causa de esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira; para que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, antes se complacieron en la injusticia.” (2 Tesalonicenses 2:10-12 RVG)

…O algún deseo siquiera de adorar al Señor Jesucristo en Espíritu y en Verdad:

“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; pues también el Padre tales adoradores busca que Le adoren. Dios es Espíritu; y los que Le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que Le adoren.” (Juan 4:23-24 RVG)

Tú tendrás que venir a la cruz, Gil, algo que hasta ahora tú has aborrecido, lo creas o no. Mira, un verdadero andar en amor se trata de tomar la cruz, y de poner tu vida. Creo que tu amor es el de preservar tu vida. Por eso es que tú quieres evitarme a mí y a cualquier cosa que yo tenga que decirte, ¿no es así?

Tú cierras tu carta diciendo: “Yo… ahora escojo solamente caminar en amor y compartir como Dios guíe.” Sin embargo, al parecer tú me niegas a mí ese mismo privilegio, sí, ese deber delante de Dios, como si yo fuera indigno del mismo o incapaz de conocer la guianza de Dios, cuando me dices: “Si no te importa, no deseo desarrollar un debate sobre doctrina.

Como yo creo que me ha sido dado hablar, sí me importa, y si Dios quiere que yo te hable a ti, entonces a Él también le importa. Yo hablaré, Gil, y oro que tú escuches.

Tú dices: “Yo no estoy en posición de juzgarte a ti, ni a nadie.” Sin embargo, si niegas que yo hablo por el Señor, ¿no estás tú haciendo precisamente lo que dices que no estás en posición de hacer?

Dices que lamentas dos cosas; una, que nosotros seamos atacados como una secta, y dos, que llamemos culto a la Iglesia Católica. No lo lamentes; por una buena razón lo menos que debes hacer es lamentarlo, si de verdad crees en el Señor Jesucristo. Sobre el primer punto, Él dice esto:

Bienaventurados sois cuando por Mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Regocijaos y alegraos; porque vuestro galardón es grande en el Cielo; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mateo 5:11-12 RVG)

Nosotros estamos muy agradecidos por el maravilloso privilegio de ser identificados con Él en un mundo religioso pero perverso, Gil. Entonces, ¿no te equivocas en lamentarlo? ¡Claro que sí! Lee El Falso Amor Religioso que Aborrece (Rechaza) a Dios, y ¿Habla Dios Sólo Palabras Suaves?

Sobre el segundo punto, ¿por qué lamentas que yo llame culto a la Iglesia Católica? Si el argumento que estás tratando de hacer es, “si no tienes nada amable que decir, no lo digas en absoluto,” entonces tú tendrías que lamentar que Jesús llamara a los Fariseos hipócritas y generación de víboras:

“¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33 RVG)

También tendrías que lamentar lo que Juan el Bautista dijo:

“Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá?” (Lucas 3:7 RVG)

Tú tendrías que lamentar que Dios, a través de Juan, llamara a la Iglesia Romana, y a toda la religión falsa, no simplemente un culto sino una ramera, y la madre de todas ellas, diciendo:

Apocalipsis 17:3-6 RVG
(3) Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia y que tenía siete cabezas y diez cuernos.
(4) Y la mujer estaba vestida de púrpura y de escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en su mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la suciedad de su fornicación;
(5) y en su frente un nombre escrito: MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
(6) Y vi a la mujer embriagada de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé maravillado con gran asombro.

Sin embargo, si sugieres que estoy equivocado porque llamo culto a la Iglesia Católica, tú necesitas leer Las Verdaderas Marcas de un Culto (Secta). Aunque los miembros de la Iglesia Católica operan sitios cultistas, condenando sin substancia a muchos, usando criterios parcializados, este documento simplemente presenta los criterios usados por el Señor Jesús y Sus discípulos, y según lo expresaron sus vidas santas. La Iglesia Católica es culpable de cada punto en ese documento. Y tú la apoyas.

Este es un fragmento de otro sitio (con algunos agregados míos en azul), relevante a esta conversación:

Nos damos cuenta de que hay iglesias y organizaciones que son cultos en el sentido moderno de la palabra. Personalmente sabemos de una iglesia que prohíbe a sus oficiales tener esposa, requiere que sus oficiales hagan votos de pobreza, y que vistan sotanas negras y usen grandes cruces, exigiéndoles a sus adherentes que los llamen ‘Padre,’ le dicen a su gente cuándo puede comer carne o no, requieren del control mental para que se crea que una galleta literalmente se convierte en Dios, los dirige a orarle a una mujer muerta y a otros más que a Dios, vende candelas para ayudar a los familiares muertos, requiere la divulgación de pecados secretos a los oficiales de la iglesia, niega a sus miembros el derecho de interpretar la Biblia, exige que se haga un gesto público de tres puntos sobre la frente y el pecho, dice que sólo sus miembros pueden ser salvos, y se sabe que en el pasado ha quemado en la estaca a miembros opositores, ha matado, de acuerdo con Henry Halley, en su ‘Manual de Bolsillo de la Biblia,’ y otros, más de 50 millones de almas en toda la historia. ¿Está usted familiarizado con ese culto?

¿Lamentas que se hable la verdad, Gil? Más bien, ¿no deberías tú lamentar terriblemente que tú rechazas la verdad y defiendes la falsedad y perversiones de toda clase?

¿No te das cuenta de que las actividades de la Iglesia Católica durante la inquisición, la cual ocurrió por cientos de años, no han sido confesadas y categóricamente denunciadas por ellos hasta la fecha? Esos que exigieron que otros se retractaran de la verdad, bajo amenaza de tortura y muerte, no se retractarán ni se arrepentirán de sus mentiras, asesinatos y otras numerosas monstruosidades contra Aquél a Quien ellos blasfemamente dicen representar. Uno podría escribir libros, y miles han sido escritos por santos que derramaron su sangre por Él, en cuanto a las atrocidades y abominables corrupciones de tu “iglesia.” ¿Y tú lamentas que yo llame culto a la Iglesia Católica? ¿Estás tú a favor de las mentiras, la blasfemia y el asesinato entonces? Deberías hacer una buena lectura en nuestra sección, Catholicism.

Tú dices que no deseas debatir sobre doctrina. Lo entiendo; sin embargo, ¿estás dispuesto a enfrentar la razón por qué no estás dispuesto a hacerlo? Tú hablas de caminar en amor. ¿Excluye el amor a la verdad, de donde viene la doctrina santa?

En 1976, el Señor nos reunió con una pareja, Mickey y Lynn Patrick, quienes dijeron: “Tú tienes la verdad, pero nosotros tenemos amor.” Pero ellos no estaban interesados en la verdad. Nosotros tratamos de explicarles que las dos cosas son una, inseparables, pero a ellos no les pareció, igual que a ti. Pronto ellos cayeron presa de pastores homosexuales de una iglesia en Saskatoon, de la cual ellos estaban convencidos que era una iglesia llena del Espíritu y la cual decía caminar en amor. (Tal vez tú has oído de ella… “Centro Cristiano Monte de Sion,” dirigida por Bill Kellers y Dave Roberts. Fue en el tiempo que Henry Blackaby estaba pastoreando la Iglesia Bautista de Fe allí.)

Unos años más tarde, Lynn fue a la Universidad, y obtuvo su título con el dinero del retiro de Mickey, y se fue a California con su dinero, con una nueva carrera y con otro esposo. Mickey colapsó, terriblemente, y volvió a las drogas y al alcohol. Eso es todo lo que hay con el amor sin doctrina y verdad, Gil. Este no es el único incidente. El Señor nos ha enseñado bien en estas más de tres décadas que han pasado. Él nos ha guardado y bendecido al caminar nosotros en la Verdad, mientras todos los amorosos andan vagando sin rumbo, engañándose a sí mismos, como tú.

A nosotros nos ocurrió un incidente personal en el que mi esposa se enamoró de un hombre que bien podía haber sido su hijo en edad. Yo razoné con ella y con él. Ellos no querían escuchar. Ellos “se amaban.” El testimonio de las Escrituras no significaba nada para ellos. Finalmente, fue la verdad en amor, no el amor por sí solo (el cual es ficticio o impostor), lo que nos salvó. Mientras los Patricks no fueron librados, nosotros sí lo fuimos… por la Verdad, por el Señor.

La sana doctrina es indispensable para cualquiera que desee tener vida, mi amiga. Tú puedes creer que tienes una vida, pero ¿tienes vida? Lee el Salmo 119 y dime, ¿cuánto habla de “amor” que no sea el amor de la verdad? También puedes leer Mystery, donde se explica tu filosofía y se identifica su fuente.

¿Dijo Jesús, “Yo soy el Camino, el Amor y la Vida”? ¿O dijo Él, “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”?

¿Dijo Él, “Y conocerán el amor y el amor los hará libres”? ¿O dijo Él, “Y conocerán la verdad y la verdad los hará libres”?

Tú confiesas tener una aversión a la doctrina, pero esto es lo que dijo sobre la doctrina, por medio de Sus siervos en Su Palabra Escrita, Quien tú dices amar:

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” (Hechos 2:42 RVR)

“¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese Nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.” (Hechos 5:28 RVR)

Hazte esta pregunta: ¿Crees que las autoridades y los religiosos tenían algún problema con una doctrina tan simple como “Sólo amémonos unos a otros y no nos metamos en doctrina”? ¿O era que había algo más que eso?

¿Somos salvos nosotros por el amor o por la buena doctrina? ¿Qué dice Pablo?

Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” (2 Timoteo 4:16 RVG)

¿Qué piensas tú, Gil? ¿Se trata de sonrisas, caricias, palabras bonitas y apretones de manos, o se trata de esto?:

“Si alguien enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad” (1 Timoteo 6:3 NBLH)

¿Supongo que tú crees que la manera tuya es conforme a la piedad? No sin la sana doctrina, no lo es. De esto es que se trata la doctrina, la cual tú rechazas y desprecias:

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (apto), equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16 NBLH)

“Predica la palabra; insta a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende; exhorta con toda paciencia y doctrina.” (2 Timoteo 4:2 RVG)

¿Dijo él “amor” o “doctrina”? Pablo advirtió acerca de lo que te ha atrapado a ti:

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas.” (2 Timoteo 4:3-4 RVG)

Esto es lo que te estoy dando yo, y tú lo rechazas:

“Debe retener la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen.” (Tito 1:9 NBLH)

Tú no quieres un debate. Bien. No debatas; escucha, oye, cree y arrepiéntete.

Esto es lo que Dios dice acerca del tipo de doctrina que debería predicarse, y contra el cual, claramente, tú te opones, como lo hizo Elimás:

Hechos 13:8-12 RVG
(8) Mas les resistía Elimás, el hechicero (que así se interpreta su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.
(9) Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando sus ojos en él,
(10) dijo: Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia: ¿No cesarás de torcer los caminos rectos del Señor?
(11) Ahora pues, he aquí la mano del Señor es contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por un tiempo. Y al instante cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quién le condujese de la mano.
(12) Entonces el procónsul, viendo lo que había sido hecho, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

Me imagino que tú crees que Pablo tenía que haber “caminado en amor.” Así era, pero no como tú piensas. Pablo se paró y habló contra el mal. Esa era su doctrina. Su doctrina era inusual porque el mundo está, y siempre ha estado, acostumbrado a una doctrina aguada, de cariñitos, de besitos y abrazos, doctrina de terneritos babeantes, como la tuya, Gil. Cuando aparece la realidad, el mundo se escandaliza y mata. Tú haces lo mismo. Sólo que tú eres un poco más amable al respecto… por el momento.

Tú estás vacío, sin substancia y por eso es que le huyes a la doctrina. Tú dices que “ya has pasado por eso.” ¿Podemos agregar, “y fracasado,” porque no tenías nada de valor que decir? Tú vives en tu falsedad de soñador, hablando “una palabra” como lo hiciste, falsamente, con Henry Blackaby, quien sigue haciendo lo suyo, contrario a la palabra que tú le entregaste “en amor.” Gil, tú no eres miembro del Cuerpo de Cristo en los términos correctos. No te engañes a ti mismo. Tu amor es el de este mundo y el de la carne.

Aquí hay más sobre de lo que se trata la verdadera doctrina, la cual tú engañosamente evitas en tu falsedad. Aquí se habla en contra de todo mal:

“Pero sabemos que la Ley es buena, si uno la usa legítimamente; sabiendo esto, que la Ley no es puesta para el justo, sino para los injustos y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los malos y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cualquier otra cosa que sea contraria a la sana doctrina; según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.” (1 Timoteo 1:8-11 RVG)

Incidentalmente, la Iglesia Católica al presente, mientras nosotros escribimos, sigue practicando y siendo culpable de esos mismos pecados, de cada uno de ellos, pero oh, en forma tan correcta; ellos solamente desean “amar” y evitar la doctrina. Tu doctrina de amor es muy común y perversa, pues mantiene a muchos en atadura y tinieblas. Es la clase de amor engañoso de Satanás, el cual es, en realidad, odio puro contra Dios. ¿No es cierto eso, Gil, o tú lo ignoras voluntariamente?

¿Y tu excusa para no arrepentirte y para la hipocresía? “Yo aún no he conocido a una persona que tenga una doctrina o vida perfecta.

Juan llamó a todos al arrepentimiento, a demostrar frutos. Jesús y los apóstoles llamaron a todos al arrepentimiento, así como lo hicieron los profetas de la antigüedad. Además, el Señor ordenó perfección:

“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en el Cielo es perfecto.” (Mateo 5:48 RVG)

Pero Gil dice: “Yo voy a amar; eso es suficiente.” Lee lo que Juan dijo acerca de tu amor:

“Todo aquel que permanece en Él, no peca; todo aquel que peca, no Le ha visto, ni Le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia, es justo, como también Él es justo. El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no peca, porque su simiente permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto son manifiestos los hijos de Dios, y los hijos del diablo; todo el que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.” (1 Juan 3:6-10 RVG)

“Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo.” (2 Juan 1:9 RVG)

Es cierto, si de verdad amaras, eso sería más que suficiente. La pregunta es: “¿De verdad caminas tú en amor?” Yo te digo, y el Señor te dice, que ninguna persona camina en amor sin La Verdad, la Cual es Él.

“Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es Mía, sino de Aquél que Me envió. Si alguno quiere hacer su voluntad, conocerá de la doctrina, si es de Dios, o si Yo hablo de Mí Mismo.” (Juan 7:16-17 RVG)

La doctrina que yo te predico a ti no es mía, sino Suya. Rechaza lo que me ha sido dado para ti y Lo rechazarás a Él. Yo no te hablaría tan severamente si tú no profesaras fe, Gil, pero la profesas, y no es una fe buena. Yo hablo por tu bien así como por causa del Señor y por mi propio bien.

Contendiendo por la fe una vez dada a los santos, habiendo encontrado que es ampliamente diferente a la fe fingida tan prevalente en todas sus insidiosas formas,

Víctor

Respuesta de Gil:

Querido Víctor. Agradezco tu detallada respuesta a mi correo. De nuevo, no deseo entrar en un debate teológico contigo. Para mí Jesús es la Palabra, y yo no deseo debatir la relación con Él de acuerdo con las Escrituras. Yo sé bien que soy pecador, pero estoy muy agradecido por el amor, perdón y realidad de Dios en mi vida. Bendiciones en tu camino.

Dios te ama y yo te amo.

Gilles

Respuesta de Paul:

“Ésta es la tercera vez que voy a vosotros. Por boca de dos o de tres testigos toda palabra será establecida.” (2 Corintios 13:1 RVG)

Hola Gil, te escribe Paul Cohen, amigo de Víctor, y tuyo, lo cual somos los dos.

Aunque la carta de Víctor ya ha expuesto la mentira de tu respuesta presente, yo tengo algo que agregar. La amistad y el verdadero amor son una expresión de la verdad, dada por el Dador de la vida para el bien del receptor. Siendo así, lo que Víctor te ha dicho es el amor, perdón y realidad de Dios. Al rechazar lo que él te ha escrito, tú rechazas todas esas cosas. Tú no tienes nada de lo que crees tener.

Expuesto por Dios como desnudo y pobre, solamente falta que tu farsa quede al descubierto para ti mismo, lo cual sucederá a su tiempo, sin duda, con mayor costo y tribulación acumulados para ti en el proceso. Sin embargo, eso te servirá mucho para que llegues a una apreciación, sin la cual tú has despreciado la cruz y la sangre de Cristo, y así te has quedado sin nada de lo que Él ya pagó por ti. Al haber negado Su amor para mantener el tuyo propio, ahora te es pecado, y no te irá ben. Esta es la Ley inconmovible de Dios, no sujeta a los sentimientos subjetivos y obras de los hombres.

Paul

Gil no respondió. Muchas veces hemos visto huir a los profesantes de Cristo, tomando lo que parece, por declaración de ellos, el elevado camino del amor, cuando la verdad es que el único amor que ellos manifiestan es el amor por sí mismos, el cual los destruye.

Traducido al español por Edwin Romero
Translated into Spanish by Edwin Romero

Haga clic AQUÍ para ver todos los artículos disponibles en español.

Facebook Comments
Print Friendly