Print Friendly, PDF & Email

Realidad Espiritual vs. Fantasía

EnglishSpanish

Recibimos lo siguiente como respuesta a Las Verdaderas Marcas de un Culto (Secta). El escritor nos pregunta qué estamos sugiriendo como alternativa a las iglesias y sistemas religiosos que él apoya:

Señor:

¿Dónde sugieren ustedes que se reúnan los cristianos para tener comunión, aprender lo que quiere decir la Palabra de Dios en nuestra vida diaria, enseñarles a los jóvenes cristianos lo que ellos necesitan saber para crecer en sus vidas cristianas, enseñarles a los niños las cosas de Dios que ellos no aprenden en sus casas, y otras cosas que forman el cuerpo de Cristo? Yo necesito ese tiempo cada semana (Escuela Dominical, cultos del domingo en la mañana, domingo en la tarde y nuestra reunión de oración a media semana) junto con mi tiempo diario de oración, lectura de la Biblia y los devocionales en casa que me sostienen durante el día y la semana. ¿A que iglesia van ustedes? Y, amigo, si ustedes no asisten a una buena iglesia que cree en la Biblia, se están perdiendo una gran bendición. Si van a la iglesia, ¿tienen allí un púlpito, una Cruz vacía y un bautisterio para los nuevos creyentes? Si no tienen esas cosas, ¿por qué no? A propósito, la cena del Señor. Jesús dijo en Lucas 22:19 “Hagan esto en memoria de Mí.” Él les estaba hablando a Sus seguidores y yo (junto con otros cristianos) soy un seguidor de Jesucristo. Él SÍ instituyó “La Cena del Señor.”

Señor, yo soy miembro del personal de Watchman Fellowship (www.watchman.org) y nosotros vamos a las iglesias por todo Estados Unidos, enseñando la diferencia entre el cristianismo básico y las religiones alternativas. La Iglesia es donde le damos la verdad a los cristianos bebés que son las presas de las sectas. Esta es otra buena razón para la existencia de las iglesias. Espero no haberlos ofendido en ningún sentido. Esa no es mi intención. Dios les bendiga.

Bob Smith

La respuesta de Víctor:

Saludos en Cristo Jesús, Robert,

No me has ofendido en nada, y sé que no es tu intención hacerlo. Al revisar tu página, concluyo que tu organización deja claro que tratan de comunicarse y dialogar sin ofender. Yo doy gracias por tener la oportunidad de hablar contigo. Me gustaría recibir más cartas como la tuya para tener más oportunidades de predicar el verdadero Evangelio y atacar al que está engañando a millones, manteniéndolos en tinieblas, derrota, ilusión, atadura, superstición, temor, infierno y muerte. Me encantaría conocerte personalmente.

Tú haces preguntas bastante notables para alguien que indudablemente profesa adorar al Señor Jesucristo de acuerdo a la letra y Espíritu de las Escrituras. Nuestro documento, Las Verdaderas Marcas de una Culto (Secta), te provee no simple opinión, como lo hacen tantos otros cuando presumen que pueden identificar y definir la falsedad pero sin el testimonio de la Palabra y Vida de Jesucristo Mismo, sustanciado y nacido de las Escrituras. Fíjate que tú no estás diciendo: “Esto es contrario a las Escrituras,” o “Así dice el Señor,” pero mientras nosotros decimos: “Así dice el Señor y las Escrituras,” tú respondes con: “¡¿Qué vamos a hacer, entonces?!”

Tú reaccionas de esa manera por una razón bastante simple. Tú has sido adoctrinado con, y acostumbrado a, un cristianismo carnal (como se evidencia en tu sitio) tan extensamente que no puedes ni imaginarte que la adoración a Dios en Jesucristo sea diferente. Lo tuyo es el sacrificio de Caín, nada menos. La adoración al Padre en espíritu y en verdad es un asunto de verdadera fe, MUY diferente a lo que has conocido.

Allí estás tú sirviendo en una organización que presume tratar con las sectas, y tú estás en cama con algunas de las más grandes y engañosas de ellas. La misma “Watchman Fellowship,” por ejemplo, lleva, como te darás cuenta, muchas de las marcas de una secta, es decir, del cristianismo falso, y así condena al Señor Jesucristo y a quienes de verdad le creen a Él, y todo eso en Su Nombre.

¿Dónde sugiero yo que los cristianos se reúnan para tener comunión? Sugiero que se reúnan donde sea que puedan, cuando sea que puedan, cuantos miembros puedan. Reúnanse en una casa, en un salón, en una pradera, en una oficina, en un granero, en una tienda, en un taller o en un establo.

¿Por qué preguntas? ¿Es un “edificio de iglesia” lo único que se te ocurre? ¿Cómo puedes enseñar lo que la Palabra de Dios significa en nuestra vida diaria si ni siquiera puedes imaginarte, mucho menos poseer, los elementos básicos para adorar al Padre en espíritu y en verdad, todo el tiempo, y en el todo de la vida, por una nueva naturaleza nacida de Dios?

¿Qué le dijo Jesús a la mujer junto al pozo? ¿No le crees a Él o no le entiendes? ¿Crees que Sus palabras no se aplican a nosotros en este tiempo? Esto es lo que Él le dijo a ella y, lo que Él dijo, te lo digo yo a ti:

Juan 4:21-24 RVR
(21) Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.
(22) Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.
(23) Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
(24) Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

¿“Enseñarles a los niños las cosas de Dios que ellos no aprenden en casa”? ¿Qué cosas no están ellos aprendiendo en sus casas, y por qué no las están aprendiendo? ¿Dependen los padres de alguien más para cumplir con sus responsabilidades que Dios les dio para con sus hijos? ¿Por qué no pueden los ministros de Dios enseñar en otro lugar que no sea un edificio de iglesia? Tal vez sea que yo no entiendo lo que tú me estás preguntando, Bob.

Tú dices que necesitas todos estos servicios y cosas externas para sostenerte. A mí eso me suena como a un sistema de apoyo artificial, algo muy parecido a un pulmón y tubos intravenosos para alimentarse. Tú tienes una gran necesidad de la realidad espiritual en Cristo.

Bob, hay un lugar, un estado del ser, que el Señor no sólo nos ha provisto sino que nos ha ordenado que entremos allí. Toda la actividad religiosa del mundo no logrará más que mantenerte en estado vegetativo, ofreciéndote existencia física, pero no una vida espiritual saludable y productiva. Esto es especialmente cierto cuando tú te sientes “libre por gracia” para romper Sus mandamientos, al “no estar bajo la ley.” ¿Qué es eso de honrar al dios sol (guardar el domingo)?

Si tienes algún respeto por la Biblia y su testimonio, muéstrame, ¿dónde se dice que Dios ha cambiado Sus leyes o que las ha abolido? Dios dijo: “Recuerda santificar el día Sábado,” y Bob dice: “Dios, yo entiendo que tu Hijo resucitó el domingo (lo cual es falso), así que yo guardaré el domingo, porque esa es la inferencia natural que yo decido hacer, siendo que todos lo demás lo hacen con esa idea en mente. ¿Qué más prueba necesito?” Lee Doctrina Diabólica: El Domingo Es el Sabbath y The Sabbath.

¿A qué iglesia asisto yo? Estoy agradecido de ser una parte viviente de la que se menciona en Hebreos 12:22-24, Romanos 12 y 1 Corintios 12, sin mencionar todo el resto de la Biblia. ¿No te das cuenta que el testimonio de las Escrituras dice que los que están en Cristo son la Iglesia, miembros en particular del Cuerpo de Cristo?

A la luz del hecho de que el documento que te estamos enviando está bien sustanciado por el testimonio de las Escrituras y por la Palabra de Dios, ¿qué te hace si quiera sospechar que nosotros no creemos en la Biblia o que no tenemos comunión con otros que de verdad la respetan por lo que es, la Palabra de Dios? ¿Qué podríamos haber escrito lo cual te lleve a hacer tales preguntas o hacer tales sugerencias? ¿Has estado leyendo responsable y atentamente?

Lee La Iglesia y Doctrina Diabólica: Usted Debe “Asistir a la Iglesia”. Debo decirte que tú mismo no estás en una “buena iglesia que cree en la Biblia” en lo absoluto. Bob, no te estoy hablando como queriéndome pasar de listo o sarcásticamente, sino con verdad y sobriedad.

¿Un púlpito? ¿Tenía un púlpito Juan el Bautista? ¿Tenía uno Pablo? ¿Tenía uno Jesús?

¿Un bautisterio? ¿Tenían ellos esas cosas?

¿Una cruz vacía? ¿Te refieres a una imagen como las que están prohibidas en el Segundo Mandamiento (Religious Images, Icons, and Likenesses)? ¿Cómo es que tú presumes adorar a Dios mientras le desobedeces? ¿No son los que tienen Sus mandamientos y que los guardan quienes le aman a Él? ¿Qué tal una silla eléctrica vacía, o una horca vacía, o una pistola humeante con el cañón vacío?

¡Cuánto dependes tú de la religión externa! ¡Cuán grande es tu iniquidad (ausencia de ley)! No te servirá, Bob, no con Dios el Creador.

En tu adoración carnal y dependencia de las cosas externas, tú interpretas las palabras y acciones del Señor en la carne y entonces declaras que Él instituyó la “Cena del Señor,” (tú lo pones en mayúscula, no yo). Hay muchos escritos en nuestra página que podríamos citar, sobre muchos de los puntos que mencionas. Para este tema, prueba Doctrina Diabólica: La “Cena del Señor”. Esto es de lo que Jesús estaba hablando y esta es la “Cena del Señor”:

Juan 6:51-58 RVR
(51) Yo soy el Pan Vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que Yo daré es mi carne, la cual Yo daré por la vida del mundo.
(52) Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer Su carne?
(53) Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis Su sangre, no tenéis vida en vosotros.
(54) El que come Mi carne y bebe Mi sangre, tiene vida eterna; y Yo le resucitaré en el día postrero.
(55) Porque Mi carne es verdadera comida, y Mi sangre es verdadera bebida.
(56) El que come Mi carne y bebe Mi sangre, en Mí permanece, y Yo en él.
(57) Como Me envió el Padre viviente, y Yo vivo por el Padre, asimismo el que Me come, él también vivirá por Mí.
(58) Este es el Pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este Pan, vivirá eternamente.

¿De verdad crees tú que Él estaba hablando de una ceremonia con pan y jugo de la vid literales? ¿Puedes tú honestamente decirme que comer pan y beber vino o jugo de uvas, sin importar con qué frecuencia, hace algo por ti o por alguien más? ¡Qué tontería! ¡Los católicos lo hacen en cada misa! ¿Cuánto bien les hace? Al participar de la cena del Señor o de la Santa Comunión, ellos inmediatamente le oran a María con sus rosarios. ¡Qué edificante! O ¿es que eres católico, también? Tal vez no lo seas de nombre, pero sea que lo sepas o no, tú eres católico. ¡Piénsalo bien!

Jesús siguió diciendo:

“El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” (Juan 6:63 RVR)

Tú dices que tu organización enseña “cristianismos básico.” De verdad que lo hace, pero ese es el cristianismo básico histórico y tradicional, el católico, lleno de doctrinas y prácticas carnales, paganas y erradas que se presentan como la verdadera adoración a Dios en Cristo, o ¿es la verdadera fe y doctrina Bíblica una vez dada a los santos?

Bob, para cuando hayas leído todo el documento de Las Verdaderas Marcas de un Culto (Secta), y si de verdad hay en ti una legítima pizca de deseo por la verdad y disposición de tomar la cruz y sufrir con y en Cristo, fuera de la ciudad, y si Dios te concede iluminación y arrepentimiento, no podrás resistir o negar lo que te predicamos. Necesariamente, tendrás que dejar tu sistema de creencias, tu iglesia y tu organización, viéndolas por lo que son, como lo hemos descrito en el documento mencionado.

Tú necesitas una “religión alternativa” a la que tienes. Necesitas al Señor Jesucristo. Necesitas experimentarlo a Él, Su muerte, sepultura y resurrección de entre los muertos. La doctrina y la aceptación mental no son suficientes, ni por cerca. Ni siquiera te has acercado a lograr la justicia de los fariseos y otros religiosos, mucho menos a excederla.

Lee Cristianismo Falso, y El Caso del Llamado a Salir. Hay mucho más, como te darás cuenta. Tal vez, más que cualquier cosa en nuestro sitio, me gustaría que leyeras Nuestros Testimonios.

Contendiendo por la fe una vez una vez dada a los santos, y muy agradecido de tener por gracia el privilegio de identificarme con Quien dio Su vida por mí,

Víctor

Respuesta de Paul:

Saludos en Cristo, Bob. Damos gracias por la oportunidad de responder a tus preguntas y observaciones. Vamos a elaborar en lo que decimos en Las Verdaderas Marcas de un Culto (Secta). Mi respuesta está dentro de tu texto, el cual está ahora en azul.

Bob: Señor:

¿Dónde sugieren ustedes que los cristianos se reúnan para tener comunión…

Paul: La pregunta no es dónde, sino en Quién. La respuesta es en Jesucristo, a Quien predicamos.

“Pero si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” (1Juan 1:7 RVR)

“Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la Luz del mundo; el que Me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12 RVR)

Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar.” (Mateo 11:28 RVR)

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con Él, os rogamos, hermanos…” (2Tesalonisences 2:1)

“Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con Su Hijo Jesucristo.” (1 Juan 1:3)

“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con Su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.” (1 Corintios 1:9)

“Y Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a Mí Mismo.” (Juan 12:32)

Robert, considera: Ni una sola vez habló el Señor, o los apóstoles, acerca de donde deberíamos ir, en la manera que tú hablas de ir, para tener comunión. Las Escrituras no dicen que todos los hombres serían atraídos a la “Iglesia Bautista.” El testimonio es siempre acerca de la verdad de Dios en Jesucristo y de nuestra reunión junto con Él. Ese es un lugar espiritual, tal como Jesús le dijo a la mujer junto al pozo.

“Jesús le dijo: Mujer, créeme que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; pues también el Padre tales adoradores busca que le adoren.” (Juan 4:21-23 RVG)

Esta obra no se hace por la voluntad del hombre, o de la carne, sino por la voluntad de Dios. De lo que tú estás hablando, buscando y mostrando a otros, es la obra de los hombres y de la carne. Las iglesias de este mundo, las cuales tienen muchos nombres de blasfemia, compiten unas con otras por las almas de los hombres, acechando en cada esquina. Todas dicen ser de Dios, y por lo tanto uno tiene que preguntarse: “¿Dónde debo ir para tener comunión?” Estos lugares no son donde uno va para tener comunión con Dios, sino de donde uno debe huir para ir a Él. Las Escrituras pintan un cuadro de lo que se tratan todas estas iglesias hechas por hombres:

Proverbios 9:13-18 RVG
(13) La mujer insensata es alborotadora; es simple e ignorante.
(14) Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad,
(15) para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos.
(16) Dice al que es simple: Ven acá. A los faltos de cordura, dice:
(17) Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso.
(18) Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del infierno.

Eso es lo que tú haces y obtienes en tus sistemas de iglesias. Entonces, ¿Dónde vamos para tener comunión? La tenemos en el Señor Jesucristo. Cuando tú estás en Él, la comunión es automática. Hay vida abundante, duradera y eterna. Tú haces estas preguntas porque tú no estás en Él. Necesitas arrepentirte, Bob, apartándote de las obras de los hombres, en las cuales tú sirves, sin saber que estás muerto en ellas.

Bob: …aprendiendo lo que significa la palabra de Dios en nuestra vida diaria…

Paul: Como tú no tienes el Espíritu de Cristo como tu maestro, confundes el reunirse en las obras y enseñanzas de los hombres con la obra de Dios. El aprendizaje del que tú hablas es conocimiento intelectual, el cual viene por comer del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal en lugar de por una relación con el Señor y comer de Él, Quien es el Árbol de la Vida. Si tú fueras Suyo también tendrías este testimonio y no dirías lo que dices. Serías guiado a la verdad.

“Pero cuando el Espíritu de verdad venga, Él os guiará a toda verdad; porque no hablará de Sí Mismo, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber las cosas que han de venir.” (Juan 16:13 RVG)

“Pero la unción que vosotros habéis recibido de Él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe; sino que como la unción misma os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, y así como os ha enseñado, vosotros permaneceréis en Él.” (1 Juan 2:27)

Eso no significa que uno no deba ni pueda escuchar a hombres de Dios y aprender de ellos. Pero tú has escogido a los hombres como tus maestros, en vez de a Dios y a Sus siervos, porque no es a Dios a Quien tú buscas, sino el servirte a ti mismo. Por eso es que no puedes oír ni entender lo que decimos. Tú cumples lo que dijo el Señor:

“Yo he venido en el nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.” (Juan 5:43)

Él que quiera salvar su vida la perderá. Ustedes se roban a sí mismos, como lo hicieron los hijos de Israel cuando buscaban un rey. Todos los hombres, declaran las Escrituras, serán enseñados por Dios. Por ahora tú lo has hecho a un lado a Él como indeseable, no atractivo y desagradable. Es más fácil escuchar a los que acarician el oído que a los que predican la cruz. Al escoger a los hombres, tú has sembrado para tu propia vergüenza.

“Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó y aprendió del Padre, viene a Mí.” (Juan 6:45 RVG)

Tú no vienes a Él, Bob. Si tú hubieras estado oyendo y aprendiendo del Padre, nos oirías a nosotros y nos reconocerías como Sus hermanos. Necesitas arrepentirte.

Bob: …enseñarles a los jóvenes cristianos lo que ellos necesitan saber para crecer en sus vidas cristianas, enseñarles a los niños las cosas de Dios que ellos no aprenden en sus casas, y otras cosas que forman el cuerpo de Cristo.

Paul: ¿Cómo es que tú y tu gente no tienen en ustedes mismos lo necesario para guiar a sus propias familias en los caminos de Dios? ¿Por qué buscas a otros para que les enseñen a tus propios hijos? ¿Qué del testimonio dado a Abraham?

“Porque yo lo conozco, sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que haga venir el Señor sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.” (Génesis 18:19 RVG)

Tus palabras te descubren que no eres un hijo de Abraham por la fe. No tienes ni su legado ni su testimonio. ¿Nos escucharás a nosotros y te arrepentirás de seguir a los hombres en su vana adoración a Dios, o serás destruido como lo fueron los de los días de Noé, o los de Sodoma y Gomorra? El Señor dijo que sería más tolerable para Sodoma en el día del juicio que para los que no aman Su aparición en el presente. Tu aceptación de Su aparición histórica no te justifica para nada. Su aparición siempre es ahora, tiempo presente.

Bob: Yo necesito ese tiempo cada semana (Escuela Dominical, cultos del domingo en la mañana, domingo en la tarde y nuestra reunión de oración a media semana) junto con mi tiempo diario de oración, lectura de la Biblia y los devocionales en casa que me sostienen durante el día y la semana.

Paul: Tú no estás confesando a Jesucristo como Señor. Tú estás confesando a los hombres y a sus obras como tu señor y salvador. Esas cosas son impostores que dan la apariencia de Cristo, vienen en Su Nombre y toman Su lugar (anti-Cristo). Ellos profesan que Él es Señor, pero no creen ni se someten a Su Señorío.

Las obras religiosas de los hombres son los caminos del destructor, quien viene no con vinagre, sino con el equivalente espiritual de los dulces o el alcohol, para usurpar la posición que le pertenece a Dios y a Cristo solamente. Tú estás intoxicado, adicto y atrapado por la ramera de la religión falsa. Has sido llevado cautivo por el diablo y su voluntad porque tú no tienes amor por la verdad.

“¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mixtura.” (Proverbios 23:29-30 RVG)

Las iglesias de los hombres mezclan la carne con el espíritu. Eso es algo impío y desconcertante, totalmente inaceptable, destinado a la destrucción, y que trae la ira de Dios sobre los que participan de ello. Si tú tuvieras al Señor, Él te guardaría y te alimentaría. Él declara que Él es el Pastor de Sus ovejas. ¿No es Él omnipotente y omnipresente?

Por el contrario, tú no confiesas que Jesucristo está presente, y que Él viene en carne. Tú no te has entregado a Él. Tú no recibes Su testimonio. Más bien, pones tu mirada en las obras vacías, las cuales te alimentan con conocimiento pero no tienen vida en sí mismas. También estás muerto y ni siquiera lo sabes.

Bob: ¿A qué iglesia van ustedes?

Paul: Esta es la diferencia entre las obras de los hombres y la obra de Dios: Para los hombres, la iglesia es algo que ellos hace o donde ellos van. Para Dios, y para el pueblo de Dios, la Iglesia es algo que Él hace y es. La Iglesia es Su cuerpo, todos cuantos Él llama, atrae y escoge para añadir a Sí mismo.

“Sino que os habéis acercado al Monte de Sion, y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a una compañía innumerable de ángeles, a la congregación general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en el Cielo, y a Dios el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos perfectos, y a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre del rociamiento que habla mejor que la de Abel.” (Hebreos 12:22-24 RVG)

Nosotros no podemos “asistir” a esta Iglesia. O somos, o no somos, parte de ella.

“Y por mano de los apóstoles eran hechos muchos milagros y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. Y de los demás, ninguno osaba juntarse con ellos, pero el pueblo los alababa grandemente.” (Hechos 5:12-13 RVG)

Bob: Y, amigo, si ustedes no asisten a una buena iglesia que cree en la Biblia, se están perdiendo una gran bendición.

Paul: Tú dices que crees en la Biblia, pero si así fuera, entenderías lo que hemos estado citando de la Biblia para ti en nuestro escrito sobre las sectas, y te arrepentirías de amar y defender a tus sectas y doctrinas artificiales, divisivas y esquemáticas. Si esas cosas son una gran bendición, entonces ¡ay de aquellos que están condenados! Nosotros somos mucho más felices sin esas cosas, especialmente porque conocemos al Señor nuestro Dios. ¡Él nos ha librado de esas cosas! (Lee Nuestros Testimonios.)

¿Y cómo es que tú vienes a nosotros solamente con lo que tú dices, Robert, sin justificación Escritural para tus afirmaciones? Nosotros te damos Escrituras y razones santas para lo que proclamamos, pero todo lo que tú dices en respuesta es que a ti te gustan tus reuniones y enseñanzas en la iglesia. Los nazis también disfrutaban sus reuniones.

Los musulmanes también ganan fuerza y se complacen en sus reuniones. Algunos se motivan tanto que están dispuestos a amarrarse bombas al cuerpo para explotar sobre otras personas. ¿Crees tú que tus obras son algo mejor, o que dan mejores resultados?

Muchos sistemas religiosos e ideológicos ayudan a las personas con la disciplina y los pecados de la carne, haciéndolos más justos en apariencia. Las apariencias engañan. Jesús les habló a algunos cuyas obras externas eran impresionantes, pero por dentro, dijo Él, estaban llenos de huesos de hombres muertos y de toda clase de inmundicia (Mateo 23:27).

El hilo común en todas estas obras es que los hombres prefieren sus propias ideas, interpretaciones, y sobre todo, a sí mismos, antes que a Dios. Ellos no tienen amor por la verdad. Ellos entregarán sus cuerpos para ser quemados, pero no tienen el amor de Dios. Por tanto Dios les envía un espíritu de error, para que crean a la mentira. Por ejemplo: Si le pones el Nombre de Dios a un edificio, allí encontrarás a Dios.

¿Cómo podrán librarse del error que Él ha determinado enviarles a ustedes, gente malvada? ¿Quién es más fuerte que Dios? Ustedes están en confusión y en contradicción a Dios y a toda verdad, y ni siquiera lo saben ni lo ven. Esta es Su ira sobre ustedes, porque ustedes no aman la verdad.

Bob: Si van a la iglesia, ¿tienen en su iglesia un púlpito, una cruz vacía, y un bautisterio para bautizar a los nuevos cristianos?

Paul: Todas estas cosas que tú enumeras son marcas de una secta, como te lo mostraremos o ya te hemos mostrado en nuestro documento. Esos son los atavíos de un sistema de adoración y creencia que usa el Nombre de Cristo en vano. No vas a encontrar nada de eso en las obras o enseñanzas de Jesucristo o de Sus seguidores.

Bob: Y si no, ¿por qué no?

Paul: Nosotros no construimos un edificio de iglesia porque nosotros somos el edificio de la iglesia, 24/7. Donde quiera que estemos, allí está la iglesia:

“Porque donde están dos o tres congregados en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos.” (Mateo 18:20)

Nuestro púlpito es cualquier lugar donde predicamos. Y no nos ponemos por encima de ti en forma física como demostración de autoridad, como lo que significa el púlpito, ni demandando, como lo hace un púlpito, que tú solamente debas escuchar y no hablar. Nuestra autoridad es el Señor, y la verdad que Él nos ha dado para hablar. Nosotros no construimos un tabernáculo físico para el Dios invisible. Nosotros somos Su Templo no hecho de manos. Somos Sus atributos invisibles, hechos carne. Tú no recibes a Jesucristo en carne, por lo tanto no eres uno de los Suyos.

Nuestra cruz no está vacía como la de ustedes, porque nosotros estamos crucificados con Cristo, como Pablo confesó que estaba él. La cruz es algo que tomamos, no que usamos, ni de lo que hacemos un ídolo, como lo hacen ustedes los religiosos. Tú no te das cuenta cómo te acusan tus declaraciones, Robert. Dios nos manda que no nos hagamos imagen en un contexto religioso, pero tú no le crees ni le obedeces a Él. Tú haces el sacrificio del Rey Saúl, quien se guardó lo que debía destruir, y pensó que Dios lo iba a aceptar al sustituir la obediencia con el sacrificio.

Dios no quiere sus cruces ni sus baptisterios. ¿De qué sirve bautizar a la gente cuando se les niega al Dios viviente, al Bautizador del Espíritu, y enseñan doctrinas de hombres como si fueran la obediencia a Sus mandamientos? ¿De qué sirven sus cruces cuando ustedes no toman sus propias cruces para crucificar la carne y seguirlo a Él?

Él aborrece sus iglesias y doctrinas, con pasión, precisamente por esas razones. Todos ustedes toman Su Nombre en vano, y no están libres de culpa. ¿Por qué tantos de ustedes están muriendo de enfermedades y accidentes? ¿Por qué sus familias son un relajo, con hijos en abierta rebelión, o convirtiéndoles en doblemente hijos del infierno de lo que ustedes son? Pues porque ustedes se exaltan a sí mismos pero menosprecian al Señor.

Bob: A propósito, la Cena del Señor. Jesús dijo en Lucas 22:19 “Hagan esto en memoria de Mí.” Él les estaba hablando a Sus seguidores y yo (con otros cristianos) soy un seguidor de Jesucristo. Él SÍ instituyó “La Cena del Señor.”

Paul: Tú sigues a un “Cristo” de recreación histórica, el cual no es el Señor Jesucristo Quien vive en nosotros y nos informa. Si de verdad tú estuvieras participando de Su cena, entonces también reconocerías a Su cuerpo. Pero tú ni lo oyes ni lo miras a Él; por lo tanto, no estás participando de Su cena, no importa qué tan fielmente tú creas que la cumples. Lo que tú haces es una actuación, mientras la Realidad te está llamando a dejar tus juegos y fantasías.

“Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.” (1 Juan 4:6 RVG)

Tú no solamente no nos oyes, sino que también te tomas la atribución de ser el vocero de la rebelión contra el consejo del Espíritu Santo:

Hebreos 13:10-14 RVG
(10) Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo.
(11) Porque los cuerpos de aquellos animales, cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.
(12) Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo con Su propia sangre, padeció fuera de la puerta.
(13) Salgamos, pues, a Él, fuera del campamento, llevando su vituperio.
(14) Porque no tenemos aquí ciudad permanente, mas buscamos la por venir.

Bob, tú defiendes y promueves la “ciudad permanente” de las obras religiosas hechas por manos de hombres. ¿No se perpetúan a sí mismas estas obras y reclaman permanencia? Mira a tu madre, la Iglesia Católica, como primer ejemplo. Jesús no hizo ni enseñó estas cosas. Es con Él que somos llamados a congregarnos fuera de la puerta, llevando Su reproche ( hay un costo). Tú deberías estar dejando atrás esas obras, no defendiéndolas y exaltándolas. ¿Cómo podrías estar participando de Su Cuerpo si tú no has venido a Él? Tus obras no solamente niegan al Señor, sino que también representan el mismo espíritu que lo crucificó a Él. Los que tengan oídos, oigan.

Bob: Señor, yo soy miembro del personal de Watchman Fellowship y nosotros vamos a las iglesias por todo Estados Unidos, enseñando la diferencia entre el cristianismo básico y las religiones alternativas.

Paul: Si estuvieras enseñando el verdadero cristianismo, serías perseguido y aborrecido por todos los hombres por causa de Su Nombre. En vez de advertirles a estas iglesias sobre los malos caminos de otras, tú andarías reprendiéndoles por sus propios malos caminos. Tú haces un escándalo de otros pecadores y de sus malas obras, quitándoles la responsabilidad a quienes te escuchan. Enseñas una apariencia de piedad en lugar de arrepentimiento, fe y obediencia al Señor Jesucristo. Ay de ti, Robert. Tú justificas a los malvados y los animas en sus maldades, cuando más bien deberías estarlos guiando a salir de sus propios errores. Esto lo haces porque aún estás en tus pecados y te justificas a ti mismo. Necesitas arrepentirte.

Bob: La Iglesia es donde le damos la verdad a los cristianos bebés que son las presas de las sectas. Esta es otra buena razón para la existencia de las iglesias.

Paul: ¿Cuál iglesia? En tu sitio, tú dices que has “servido a casi todas las denominaciones incluyendo Bautistas, Presbiterianos, Metodistas, Episcopales, Asambleas de Dios, Iglesias de Dios, Luteranos, Nazarenos.” Estas también son sectas, como las hemos identificado en nuestro escrito, punto por punto. Las sectas no predican la Verdad, la cual es el Señor Jesucristo, aunque ellos pueden predicar algunas verdades como “Él es Señor.”

El Señor Jesucristo, Quien resucitó y está vivo, no está en ninguna de esas organizaciones u obras. Las iglesias protestantes, evangélicas y carismáticas, junto con la Iglesia Católica – ninguna de las que identifican como secta ustedes, los de “Watchman Fellowship” – representan la mayor parte del engaño sectario que viene en el Nombre de Cristo. Esto lo probamos dándote Escrituras, las cuales estos grupos, irónicamente, dirían que son autoritativas, pero las mismas que ellos condenan como anti-Cristo en sus caminos.

El trabajo de ustedes en lograr que alguien se quede en la iglesia Bautista y que no se cambie a los Testigos de Jehová es igual como cuando alguien se escapa de un tornado sólo para que lo arrase un huracán. Como dice el dicho, ustedes están “reacomodando los asientos del Titanic.” La nave se está hundiendo. El llamado del Señor para Su pueblo es “salid de en medio de ella,” fuera de todos estos sistemas falsos hechos por el hombre. Vengan a Él y Él les va a enseñar, a alimentar y a liberar de sus enemigos por dentro, que es donde viene el Reino de los Cielos.

Bob: Espero no haberlos ofendido en ningún sentido. Esa no es mi intención. Que Dios les bendiga.

Bob Smith

Paul: No nos hemos ofendido. Esperamos que tú no te ofendas, no por nuestro bien, sino por el tuyo. Quisiéramos que tú recibieras lo que decimos, y que te ofendieras por el error y negación de Cristo en tus caminos y los caminos de quienes defiendes y con quienes te afilias. Quisiéramos ver que tuvieras celo y te arrepintieras. Pero no creo que eso suceda por ahora. Tú nos bendices, Bob, y en verdad estamos bendecidos. Por esa bendición es que hablamos. Tú serás bendecido cuando nos oigas y nos creas, y no antes de eso.

Contendiendo fervientemente por la fe una vez dada a los santos,

Paul Cohen

Traducido al español por Edwin Romero
Translated into Spanish by Edwin Romero

 

Haga clic AQUÍ para ver todos los artículos disponibles en español.

Facebook Comments