Join the discussion; visit our...

 

English - French - German - Japanese - Romanian - Russian - Spanish - Vietnamese

Cómo Uno Es Salvo

La Salvación comienza y termina con el Señor Jesucristo, Dios Todopoderoso y Creador de todo lo que existe:

“Puestos los ojos en Jesús, el Autor y Consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2 RVR)

Jesús dijo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16 RVR)

Estimado lector, haga a un lado todo su trasfondo religioso, su experiencia y su doctrina. Simplemente, haga todo a un lado. Su relación con Dios no tiene nada que ver con esas cosas. Lo que usted necesita es la sangre de Jesucristo. Sin Su sangre, usted está muerto, no importa qué o cuánto sabe o hace usted. Sin Su sangre DENTRO de usted, no hay diferencia.

Una vez que Su sangre está corriendo por sus venas, usted tiene vida, nueva vida, duradera, una vida indestructible de verdad. Su sangre DENTRO de usted, hace toda la diferencia. Es Su vida dentro de usted (la vida está en la sangre). Luego se dará cuenta que usted está bien con Él. Entonces tendrá usted Su seguridad y paz.

Jesús dijo: “El que come Mi carne y bebe Mi sangre, en Mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente, y Yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por Mí.” (Juan 6:56-57 RVR)

Él también dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida; nadie viene al Padre si no es por Mí.” (Juan 14:6 RVR)

Por el Espíritu de Dios, el apóstol Juan escribió: “Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.” (I Juan 5:11-12 RVR)

Usted, o es salvo, o no es salvo; o tiene al Hijo, o no tiene al Hijo.

El apóstol Pedro dijo: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro Nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12 RVR)

Él estaba hablando de Jesucristo, también conocido en hebreo como Yehoshua HaMashiach, lo cual significa “YHWH – Dios – es salvación” o “El que es (o que será) salva,” el Ungido.

Uno no puede decidirse a ser salvo o escoger el momento o la forma de ser salvo. Eso es algo enteramente de la obra de Dios:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos, hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:8-10 RVR)

Si usted se encuentra con que se aborrece a sí mismo y a su pecado, que este mundo está perdiendo su atractivo y significado para usted y se siente desesperadamente deseoso de conocer a Dios y de hacer Su voluntad, es porque Él le ha concedido estas cosas. Todos estos son indicadores muy prometedores, por los cuales un día usted estará muy agradecido si persevera hasta el final. Todas estas cosas están en manos del Señor; Él hace el camino y escoge el tiempo y los medios, las personas, las palabras y las circunstancias para salvar a alguien. Se dice de Él:

“Ninguno puede venir a Mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de Él, viene a mí.” (Juan 6:44-45 RVR)

La religión no le va a salvar. La membrecía y la asistencia a la iglesia no le salvarán. Las buenas obras no le van a salvar, no importa lo grandiosas que sean. “Ser bueno y no hacerle daño a nadie” no le salvará. La doctrina, aun la verdadera, no le salvará. El mucho estudio y conocimiento no le salvarán. Conocer verdades no le salvará. El entendimiento y la sabiduría del mundo no le salvarán. Su pastor o sacerdote, o anciano o padre, o cualquier otra clase de mentor o guía espiritual no le salvarán.

Uno no nace físicamente con la salvación, no importa de qué familia o afiliación religiosa se es, y no importa si sus padres son salvos. Solamente Jesucristo, cuando se revele a Sí mismo y lo tome a usted, podrá salvarle. No hay nada que usted pueda hacer para salvarse a sí mismo excepto lo que Dios le conceda hacer. Si a usted le es dado hacer las cosas que acabamos de presentar, la hora de su salvación ha llegado.

Las Escrituras, como lo escribe el apóstol Pablo, declaran:

Romanos 10:6-13 RVR
(6) Pero la justicia que es por la fe dice así: “No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo);
(7) o, “¿quién descenderá al abismo?” (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos).
(8) Mas ¿qué dice? “Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.” Ésta es la palabra de fe que predicamos:
(9) Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
(10) Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
(11) Pues la Escritura dice: “Todo aquel que en Él creyere, no será avergonzado.”
(12) Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;
(13) porque “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Sepa y entienda que toda los humanos somos pecadores, que no podemos salvarnos a nosotros mismos; sólo Dios puede hacer eso, y lo hará, cuando Él lo decida. Si usted se encuentra a sí mismo clamándole a Él, como me pasó a mí, su día de salvación se acerca. Haga a un lado el orgullo y la obstinación; prepárese para hacer a un lado sus doctrinas cómodas y recibir la Verdad; prepárese para creer no lo que usted quiera creer o le hayan enseñado a creer, sino lo que debe creer para ser salvo. Si usted no es salvo y no tiene paz, considere que lo que ha creído no ha sido efectivo para su salvación. Aun así, Él hará todo eso por usted:

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” (Filipenses 2:12-13 RVR)

Jesús dijo: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre.” (Juan 8:32 RVR)

Y: “Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes serán realmente libres.” (Juan 8:36 NBLH)

Sepa que comúnmente se predica un evangelio y camino de salvación falso y engañoso por millones de personas muy buenas y sinceras que dicen ser salvos. Y ese evangelio ha engañado a muchos. En una cápsula, ellos le instruirán algo así: “Diga, ‘Jesús, confieso que soy pecador (porque todos los hombres son pecadores). Yo sé que tú moriste en una cruz por mí y por todos los demás para pagar por todos los pecados. Te pido que vengas y te acepto en mi corazón como mi Salvador personal.”

Jesús es Quien decide aceptarlo a usted aquí, así como a todos los demás. Él es Señor; Él gobierna el universo que Él creó. Él no está aquí rogándole o deseando que usted le permita a Él hacer algo por usted o que usted haga algo por Él, como si Él lo necesitara a usted. Créame que no es así. Oiga lo que Juan el Bautista tenía que decirles a los presuntuosos, quienes creían estarle haciendo un favor a Dios al venir a Juan para ser bautizados:

“Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ‘¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: ‘Tenemos a Abraham por padre;’ porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego.’” (Lucas 3:7-9 RVR)

Él es Señor; usted no lo olvide. Y la única forma de que Él llegue a ser su Salvador es si primero es su Señor, su Amo, su Poseedor, todo lo cual Él ya es, independientemente de dónde usted está o de qué piensa. Él reina Supremo sobre todas las cosas, siempre lo ha hecho y siempre lo hará.

Yo no pondré palabras en su boca ni asumiré que usted sabe hacer lo correcto, pero yo le aconsejo que si Dios lo está atrayendo, entonces hable con Él, no religiosamente ni con formalidad –nada sofisticado- pero sí con respeto y reverencia. Usted no puede engañarlo ni sorprenderlo a él. Confíe en Él. Él le conoce a usted completamente y está en total control. La Biblia dice:

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” (Hebreos 11:6 RVR)

Pídale a Él que le dé fe, lo cual es un regalo, no algo que usted pueda producir. Búsquelo y nunca se dé por vencido, no importa cuán desanimado se pueda usted sentir en algún momento. Aquí está una promesa de la Escritura por el Espíritu de Dios a través del profeta Jeremías:

“Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:12-13 RVR)

Pídale al Señor de señores que tome su vida y la haga nueva. Pídale que quite sus pecados y le conceda el arrepentimiento y una nueva naturaleza para ya no pecar más. Pecar es violar la Ley de Dios como aparece en las Escritura y se condensa en los Diez Mandamientos.

Aunque usted debe tratar y sabrá que usted necesita guardar la Ley de Dios, usted fracasará y se dará cuenta que guardarla no le va a salvar; es imposible guardarla. Por eso es que usted necesita la salvación. La Salvación es cuando Dios le capacita a usted para guardar la Ley mediante una nueva naturaleza. Eso es la gracia – que Él le capacite a usted en armonía con Su voluntad.

La Ley está allí para guiarle a la gracia de Dios en Cristo:

“De manera que la Ley ha venido a ser nuestro guía (tutor) para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe.” (Gálatas 3:24 NBLH)

Si usted comienza el Camino, no se rebele ni busque otro camino, sino continúe fielmente, y Él le dará gracia. Recuerde, “…siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; mas los impíos caerán en el mal.” (Proverbios 24:16 RVR)

¿Cómo es que los justos que caen (los que busca hacer el bien) vuelven a levantarse?

“Mas yo clamo a Dios y el Señor me salva.” (Salmo 55:16 RVR)

Porque Dios dice: “Clama a Mí en el día del conflicto. Yo te libraré, y tú me honrarás.” (Salmo 50:15 RVR)

Sepa que Dios quiere prosperarle en hacer lo correcto y que usted tenga vida. Eso es darle honor a Él.

¿Cómo puede saber usted que cuando necesita ayuda para hacer lo correcto, Él responde? Esta es una promesa a través del apóstol Juan, quien habló estas palabras por Jesucristo:

“Y ésta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” (I Juan 5:14-15 RVR)

¿Cómo sabemos que pedimos de acuerdo a Su voluntad si le pedimos que nos salve? Aquí lo tenemos:

“El Señor no retarda Su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9)

Hay bastantes testimonios en las Escrituras que declaran que Dios quiere que todos sean salvos a su debido tiempo. Siempre recuerde y esté plenamente persuadido de estas palabras que Él habló para quienes le buscan:

“Así que Yo les digo: pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. O supongan que a uno de ustedes que es padre, su hijo le pide pan, ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado, ¿acaso le dará una serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo, ¿acaso le dará un escorpión? Pues si ustedes siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se Lo pidan?” (Lucas 11:9-13 NBLH)

Él lo conoce a usted. Él lo conoce desde hace siglos. Él sabe todo acerca de usted. No juegue con Él o con Sus siervos. Lo que Él quiere es que usted sea honesto con Él, no importa qué tan malo sea usted, qué tan malo se imagine que es o qué tan avergonzado se sienta. Él no le acepta a usted tal y como usted es, como muchos enseñan. Sin embargo, usted no puede hacerse a sí mismo alguien aceptable o presentable para Él. Él le recibirá cuando usted clame a Él, y entonces Él empezará a cambiarlo para que usted sea lo que Él originalmente quiso que usted fuera.

En el momento en que usted sea salvo, la vida a penas habrá comenzado para usted. Se dará cuenta de que usted estaba muerto. Iniciará el viaje para llegar a ser usted mismo, la persona que Él planeó que usted fuera, lo cual ha sido imposible para usted hasta que llega la salvación, tan imposible como querer echar a andar a los miserables restos de un viejo carro, hecho pedazos y oxidándose en un lugar para chatarra. Así como esa chatarra no experimentó nada más que muerte y destrucción, sin servir para nada, usted también descubrirá lo mismo sobre su persona. Pero así como ese carro puede ser restaurado como un nuevo y relumbrante espécimen que muchos admirarían, usted también será restaurado a novedad de vida y verdadera utilidad.

Sin embargo, usted no espere ser admirado por el mundo. El Señor ha prometido y advertido que así como a Él lo odiaron, a usted también lo odiarán si usted se identifica con Él. Es el precio que usted debe pagar; así que estime los costos antes de empezar:

“El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y les causarán la muerte. Y serán odiados de todos por causa de Mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo. Pero cuando los persigan en esta ciudad, huyan a la otra; porque en verdad les digo, que no terminarán de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre. Un discípulo no está por encima del maestro, ni un siervo por encima de su señor. Le basta al discípulo llegar a ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al dueño de la casa lo han llamado Beelzebú, ¡cuánto más a los de su casa!” (Mateo 10:21-25 NBLH)

Habiendo dicho eso, el Señor sí prometió grandes cosas para los fieles:

“Jesús respondió: "En verdad les digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de Mí y por causa del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna.” (Marcos 10:29-30 NBLH)

“Y si somos hijos, somos también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El. Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de Aquél que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” (Romanos 8:17-21 NBLH)

Lea Nuestros Testimonios (disponibles en español). Escríbanos o llámenos si tiene preguntas. Estamos aquí para ayudar a todos los que el Señor llame y escoja para ser Suyos en este tiempo o en el futuro. Lea Aguas Santas (disponible en español), y pídanos dirección. No importa quién es usted o qué clase de pecado pueda haber cometido. Tampoco importa qué tan bueno pueda parecer usted –deje a un lado su orgullo- eso es una gran barrera para Dios. La Biblia dice que Dios resiste a los soberbios, pero que da gracia a los humildes.

Como Dios no hace acepción de personas, nosotros tampoco, por gracia de Dios, hacemos acepción de personas. No nos importa si usted es una persona negra, blanca, rica, pobre, joven, vieja, casada o soltera, un asesino, ladrón, blasfemo, musulmán, budista, católico, protestante, homosexual, traficante de droga, prostituta, teólogo, maestro de Biblia, anciano, diácono, pastor, evangelista, (famoso o no), sacerdote, obispo, monja, cardenal, o aun si usted es el Papa. Créanos –todos ellos necesitan ser salvos y a los religiosos recalcitrantes les cuesta más que a los borrachos, adictos, y prostitutas, porque ellos creen que ya lo tienen todo arreglado, pero no es así. Hasta Jesús lo dijo así:

“Pero, ¿qué les parece? Un hombre tenía dos hijos, y llegándose al primero, le dijo: 'Hijo, ve, trabaja hoy en la viña.' "Y él respondió: 'No quiero;' pero después, arrepentido, fue. "Llegándose al otro, le dijo lo mismo; y éste respondió: 'Yo iré, señor;' pero no fue. "¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?" "El primero," respondieron ellos. Jesús les dijo: "En verdad les digo que los recaudadores de impuestos y las rameras entran en el reino de Dios antes que ustedes. "Porque Juan vino a ustedes en camino de justicia y no le creyeron, pero los recaudadores de impuestos y las rameras le creyeron; y ustedes, viendo esto, ni siquiera se arrepintieron después para creerle.” (Mateo 21:28-32 NBLH)

Advertencia: No vaya a ir donde esos que cobran en alguna manera por sus consejos o que hasta le venden algo. No vaya donde los que resaltan sus nombres o que llaman a sus organizaciones religiosas por el nombre de ellos mismos. Ellos no pueden ayudarle porque si pudieran, ellos no cobrarían ni se promoverían a sí mismos en ninguna forma. Estos predican otro evangelio, se lo aseguro:

“Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo (el Mesías). Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia, cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Corintios 11:13-15 NBLH)

Advertencia: Nunca vaya a creer que Él no puede salvarle:

“Por tanto, tenía que ser hecho semejante a Sus hermanos en todo, a fin de que llegara a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en las cosas que a Dios atañen, para hacer propiciación por los pecados del pueblo. Pues por cuanto El mismo fue tentado en el sufrimiento, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” (Hebreos 2:17-18 NBLH)

Otra vez, Jesús dijo que con Dios todas las cosas son posibles.

Advertencia: Nunca crea que el diablo es demasiado poderoso o que las tentaciones son demasiado grandes para vencer. Estas sólo son mentiras o temores injustificados para aferrarse a sus dioses y echar a perder la gran bendición de la vida:

“No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla. Por tanto, amados míos, huyan de la idolatría.” (I Corintios 10:13-14 NBLH)

Dios bendiga a quienes le busquen ardientemente (Él siempre lo hace). Sepa que Él es completamente capaz y fiel:

“Jesús, mirándolos, les dijo: ‘Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible.’" (Mateo 19:26 RVR)

Acerca de Jesús, el escritor de Hebreos dice: “Los sacerdotes anteriores eran más numerosos porque la muerte les impedía continuar, pero Jesús conserva Su sacerdocio inmutable (intransferible) puesto que permanece para siempre. Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.”(Hebreos 7:24-25 NBLH)

Advertencia: Si usted está oyendo esta Palabra de Dios que El nos ha enviado a predicar, no deje la comunión con Su Cuerpo. Venga y sométase a la Cabeza a través de los que El ha señalado como ministros del evangelio y pastores para su alma. En la comunidad de los creyentes no hay llaneros solitarios, sino que todos son reunidos para la misma Meta:

“Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.” (Hebreos 13:8 RVR)

“Y a Aquél que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.” (Efesios 3:20-21 RVR)

Cuando usted sea salvo, no necesariamente se sentirá salvo, pero sabrá que es salvo. El testimonio del Espíritu de Dios a su espíritu le confirmará que es salvo:

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.” (Romanos 8:16 RVR)

Recuerde que su vida va a ser transformada:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17 RVR)

También sepa que hay tres pasos en el proceso de salvación, como lo dejó ilustrado Dios en las tres fiestas solemnes básicas – La Pascua, Pentecostés y los Tabernáculos.

Para un ejemplo de la vida real en cuanto a esto, lea mi testimonio en Testimonio de Víctor Hafichuk (disponible en español). Lea todos Nuestros Testimonios (disponibles en español) como ejemplos de la gracia de Cristo en acción. Lea estas enseñanzas en particular: Así Es Como Están las Cosas, Arrepentimiento, El Bautismo en el Espíritu Santo, Cristianismo Falso, La Iglesia, Obediencia, Aguas Santas, y Los Tres Niveles (disponibles en español). Todas nuestras enseñanzas y escritos son para instruir en el Camino de Dios y son alimento apropiado para quienes buscan la Verdad. Ellos la buscan porque La Verdad los ha inspirado.

Humíllese, pida, crea, arrepiéntase, pague el precio y persevere hasta el final. Lea las Escrituras y busque nuestro consejo y comunión.

“No temáis manada pequeña, porque al Padre le ha placido daros el Reino.” (Lucas 12:32 RVR)

Víctor Hafichuk

Tuvimos una conversación con el hombre cuya investigación inspiró este escrito. Léala aquí:

Un Falso Evangelio – Un Hombre y Su “Gracia” Juzgados
(disponible sólo en inglés)

El Sr. Green viene a inquirir sobre el evangelio que predicamos. Él dice que su única autoridad viene de lo que Dios dice en Su Palabra. Siga leyendo y aprenda de la Misma Autoridad Viviente hablando sobre la diferencia entre la falsa gracia y el evangelio de los hombres y la verdad vivificante que Él planeó que usted conociera y experimentara.

Traducido al español por Edwin Romero
Translated into Spanish by Edwin Romero

Haga clic AQUÍ para ver todos los artículos disponibles en español.

 

 

How We View and Use the Scriptures

Copying & Linking

We Want You to Know...

 How One Is Saved

Mundane Matters of Importance

 

Site Search:

 

 

Authors: Victor Hafichuk & Paul Cohen

 

© The Path of Truth - 2016