Join the discussion; visit our...

 

English - Spanish

Definición de un Falso Maestro: Uno que presume enseñar en el Nombre del Señor cuando Dios no lo ha enviado.

Falso Maestro – Andrew Wommack

Dios Es Soberano

El Hombre Es Presuntuoso

“Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas por Él subsisten.” (Colosenses 1:17 RVG)

Paul le escribió a una ex-vecina quien le dio un CD de Andrew Wommack pidiéndole sus comentarios:

Hola Jill,

Me ha tomado un tiempo poder atender tu carta y escribir sobre Andrew Wommack, pero doy gracias por la oportunidad de tratar varios asuntos importantes, tanto para ti como para otros. Confío en que el tiempo del Señor es perfecto, pues Él nos ha revelado en muchas ocasiones donde Él nos ha permitido ver algo de Sus maravillosas obras. ¿Y por qué habría de ser diferente en este caso, cuando sabemos y tenemos tan amplia evidencia de que Jesucristo reina sobre todas las cosas de acuerdo a Su sabiduría y soberano poder?

Tengo más que decir acerca de Wommack, pero la razón principal por qué él es un falso maestro es porque no está crucificado con Cristo. Él camina de acuerdo a su mente carnal y poder almático, ejercitando los mismos como si él fuera la autoridad de Dios y Su poder espiritual. Y él te ha enseñado a ti a hacer lo mismo.

Todas sus obras (y las tuyas) son lo que el Señor llama “las obras de los hombres, las sendas del destructor” (Salmo 17:4).

Cuando te visitamos en persona, y tú nos contaste acerca de las cosas que haces para ayudar a los nuevos creyentes en la iglesia de las Asambleas de Dios, Sara le preguntó sobre tus obras al Señor. En ese mismo momento y lugar, Él le dio Mateo 7:23, el cual cito aquí con los versículos que preceden en contexto:

Mateo 7:21-23 RVG
(21) “No todo el que Me dice: ‘Señor, Señor,’ entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en el Cielo.
(22) Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu Nombre, y en Tu Nombre echamos fuera demonios, y en Tu Nombre hicimos muchos milagros?’
(23) Y entonces les protestaré: ‘Nunca os conocí; apartaos de Mí, obradores de maldad.’”

Uno o dos minutos después que el Señor le diera a Sara esas palabras, tú dijiste estas palabras acerca de tus obras y posición delante de Dios: “Yo nunca querría escuchar las peores palabras que un creyente podría oír: ‘Apártate de Mí…

Tú dijiste esas palabras con cierta convicción, como si temieras la posibilidad de que te ocurriera a ti. Así es cómo funciona el temor – apunta justo a lo que tiene que, y va a, suceder. Job dijo: “Porque el temor que me espantaba me ha venido” (Job 3:25).

Sara sabía que tú ibas a decir esas palabras. El Señor le dio ese conocimiento a ella también, así como las reveladoras palabras acerca de ti y de tus obras.

Tú me preguntaste durante nuestra reciente llamada telefónica si nosotros habíamos recibido los dones del Espíritu. Por lo que relato aquí, tú puedes ver que el Señor está con nosotros por Su Espíritu, hablándonos, dándonos revelación y entendimiento. Él nos ha dado, al igual que a nuestros hermanos y hermanas espirituales, discernimiento, palabra de conocimiento, profecía, y la sabiduría para aplicar estas cosas de acuerdo con Él, como parte de Su Cuerpo. ¿No es para eso que sirven y de lo que se tratan los dones del Espíritu?

El Señor nos estaba mostrando tu condición a nosotros porque somos Suyos, y ahora nosotros te informamos de la verdad como Él quiere. Tú eres celosa de obras, Jill, pero sin conocimiento ni obediencia al Señor. Tú no Lo conoces a Él ni Sus caminos. Él no está en tus obras. Él nunca te ha conocido (nunca se ha relacionado íntimamente contigo). Tú estás haciendo tus propias obras.

Cuando Él dice “Apártense de Mí,” Él quiere decir: “Tú no estás Conmigo, así que deja de actuar como si estuvieras. Yo no tengo nada que ver con tus auto-designadas obras y los caminos que has aprendido de aquellos a quienes Yo no he conocido o enviado.”

Si tú estuvieras con Él, recibirías a los que están caminando con Él:

“De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que Yo enviare, Me recibe a Mí; y el que Me recibe a Mí, recibe al que Me envió.” (Juan 13:20 RVR)

¿Cómo has recibido tú a los que andan con Él? Hace varios años, tu esposo nos echó de tu casa por predicar a Cristo como el Salvador de todos los hombres, y tú no tuviste nada más que tratar con nosotros. Cuando te vimos al principio de este otoño, te dimos nuestro sitio web y después de eso no volvimos a oír de ti.

Si estuviéramos hablando aquí del encuentro del apóstol Pablo con algunos religiosos en el Libro de los Hechos (tú y tu esposo representados por los religiosos y nosotros por el apóstol Pablo), ¿cómo verías la forma en que nos recibiste? ¿No estaría en contradicción la realidad con tu percepción de ti misma como una fiel seguidora de Cristo?

Nosotros somos uno con el apóstol Pablo, del mismo Cuerpo, sirviendo a la misma Cabeza, predicando al mismo Señor Jesucristo y Su Evangelio. Yo describiría tu forma de recibirlo a Él como “tibia.” Está el calor de tu profesión mezclada con el frío de tu posición hacia los hermanos de Cristo y sus obras en Él.

¿Qué hace Dios con los tibios?

Apártense de Mí…

Tú te emocionaste por mi herencia carnal como descendiente de Aarón y el sacerdocio levítico, mientras rechazas mi herencia espiritual como hijo de Dios y ministro del sacerdocio de Melquisedec. ¿No dice esto todo acerca de dónde están tu compromiso y prioridades?

Tú y tu esposo son gente amable y educada, pero igual eran muchos fariseos. También les llegó el tiempo a ellos cuando el Señor dio a conocer la realidad de su condición espiritual, y ellos no estaban con Dios. ¿Y qué hicieron ellos? Ellos Lo injuriaron.

Apártense de Mí…

Tus “lenguas” nos son de Dios tampoco. ¿Cómo puedes estar orando en el Espíritu Santo a diario, pero sin ser capaz de detectar un lobo (Andrew Wommack) o su enseñanza falsa, aunque has oído su CD veinte veces? ¿Qué pasó con el don de discernimiento? Dios les da a Sus hijos ojos para ver y oídos para oír, de manera que ellos no caminan ciegamente hacia la cueva de un lobo para que se los coma vivos.

Pero aquí estás tú, no sólo siendo comida viva, sino comiéndote a otros y disfrutándolo. ¿Cómo puede ser eso, sino porque tú eres una con el lobo, entregada al enemigo de Dios?

Apártense de Mí…

“¿Qué derecho tienes tú de hablar de Mis estatutos, y de tomar Mi pacto en tus labios? Pues tú aborreces la disciplina, y a tus espaldas echas Mis palabras. Cuando ves a un ladrón, te complaces con él y con adúlteros te asocias.” (Salmo 50:16-18 LBLA)

Wommack es un ladrón, y enseña adulterio espiritual. Lo vamos a demostrar. Igual que con Jezabel, su juicio no tardará.

El Señor ha tenido gracia y paciencia contigo, Jill, pero ha llegado el día de hacer cuentas, tú día del juicio:

“Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad.” (Marcos 6:11 RVR)

Hay grados de tolerabilidad en el juicio, porque el juicio es remedial. Y como Jesús enseñó, los injustos son corregidos antes que los que se creen justos:

Mateo 21:28-32 RVR
(28) Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.
(29) Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.
(30) Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.
(31) ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al Reino de Dios.
(32) Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

En las cuentas que vienen ahora, tú perderás lo que creías tener:

“Mirad, pues, cómo oís; porque a todo el que tiene, se le dará; y a todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará.” (Lucas 8:18 RVR)

¿Estamos siendo negativos u odiosos contigo al decirte estas cosas? Ese no es nuestro tono o espíritu. El Espíritu del Señor es el Espíritu de la Verdad, el Cual es amor. Nuestras palabras son palabras de vida, no de condenación, pero los que tengan que ser condenados recibirán condenación.

2 Corintios 2:14-17 RVR
(14) Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de Su conocimiento.
(15) Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden;
(16) a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?
(17) Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.

Ahora, más en cuanto al error mortal de Wommack. Cuando nos conocimos, tú nos dijiste que seguías las enseñanzas de Andrew porque él predica estrictamente de la Biblia. En este escrito, demostraré que él no hace tal cosa. Cuando él cita la Biblia, él la malinterpreta. Dios no está de acuerdo con Andrew, y Andrew no está de acuerdo con Dios. Lee esto cuidadosamente y ve si hay algo de la Biblia que contradiga lo que yo digo. Si no puedes encontrar nada, entonces sabrás que estoy hablando la verdad. Si crees que encontraste algo y nos lo envías, te mostraré si estás en error y en qué forma.

La Razón Por Qué Wommack Desprecia la Soberanía de Dios

En el CD que me pediste que evaluara, Wommack refuta lo que él llama la enseñanza de “la soberanía de Dios”. En su sitio web, él resume su oposición de esta manera:

Yo creo que esta es la peor doctrina de la iglesia de hoy. Sé que ésta es una declaración escandalosa y es casi una blasfemia para algunas personas, pero la manera en que se enseña hoy la soberanía es un verdadero asesino de la fe. La creencia de que Dios controla todas las cosas que nos suceden es uno de las mayores entradas del diablo a nuestras vidas. Si esta creencia es verdad, entonces nuestras acciones son irrelevantes, y nuestros esfuerzos insignificantes. Lo que será, será.

Si creemos que es voluntad de Dios todo lo que nos sucede, lo bueno y lo malo, eso nos da un alivio temporal de la confusión y la condenación, pero a la larga, denigra a Dios, estorba nuestra confianza en Dios y lleva a la pasividad.

Esta idea de la soberanía de Dios y las conclusiones que saca son distorsionadas y equivocadas en casi todo aspecto. Presume que Dios no puede ser soberano si hay algo que se requiera de la humanidad, como actuar justamente, amar la misericordia, y andar humildemente delante de Él (Miqueas 6:8). Pero, ¿por qué las dos cosas tienen que excluirse mutuamente? El hombre tiene mandamientos y responsabilidades para con Dios, pero Dios hace con todos como Él decide:

“La suerte se echa en el regazo, mas del Señor viene toda decisión.” (Proverbios 16:33 LBLA)

Isaías 40:22-25 LBLA
(22) Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; Él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.
(23) Él convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.
(24) Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca.
(25) “¿A qué, pues, Me haréis semejante o Me compararéis?” dice el Santo.

De acuerdo con Andrew, si los hombres pueden pecar y sembrar para su destrucción, entonces Dios no puede controlar todo lo que sucede, a menos que Él sea también el autor de la rebelión y sus malos frutos. Como eso sería denigrarlo a Él, Wommack concluye que Dios no es soberano. Pero, ¿dónde están las Escrituras y pruebas de que estas cosas sean así? Él no tiene ninguna. La Biblia, por otra parte, cuenta una historia totalmente diferente, como demostraré aquí y en los escritos que proporcionaré al final.

El error fundamental del razonamiento circular de Wommack es que el hombre está a cargo de su destino final. Si eso es verdad, entonces obviamente Dios no puede estar en control total. Uno está obligado a rechazar Su soberanía si el hombre ocupa la posición de la “pieza decisiva.” Es esta proposición la que desbancamos como totalmente falsa.

El Hombre Haciéndose Cargo: El “Secreto” Cristiano

Wommack resume sus enseñanzas de esta manera:

Entonces todo el enfoque de estas reuniones ha sido acerca de tomar tu autoridad, reconocer que hay ciertas cosas bajo nuestro control, hablando de ver que las cosas sucedan.

Es verdad que hay muchas cosas por las cuales somos responsables, pero donde se equivoca Wommack es en asumir que nosotros podemos y debemos determinar cómo manejar las cosas y tomar el control. Nuestra primera responsabilidad es como sigue:

“Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que Él ha enviado.” (Juan 6:28-29 RVR)

¿Y qué dijo Jesús cuando el diablo Lo tentó a que tomara el control, “hablando y haciendo que las cosas sucedieran”?

“Entonces el diablo Le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra de Dios.” (Lucas 4:3-4 RVR)

Los hijos de fe caminan de acuerdo con lo que sea que Dios diga y les confíe hacer. Creer en Él se traduce en obediencia, no en “declárelo y reclámelo.” Wommack tiene la carreta delante del caballo, es decir, él se pone a sí mismo antes del Señor y por lo tanto actúa como si él fuera el Señor. Su corazón está con el hombre (él mismo), no con Dios. Él piensa que camina con Dios porque él habla, pero su corazón está engañado. Los que toman la cruz hablan porque caminan. Nosotros hablamos la verdad porque nosotros hacemos y somos la verdad.

“Porque el que Me envió, Conmigo está; no Me ha dejado solo el Padre, porque Yo hago siempre lo que Le agrada.” (Juan 8:29 RVR)

Este es un ejemplo de ese error en la enseñanza de Wommack. Él dice:

Si usted estuviera enfocado en la provisión de Dios usted podría regocijarse de lo que está sucediendo en su vida… Si usted no está enfocado en la provisión de Dios, siempre habrá algún problema.

Wommack dice que hay que enfocarse en la provisión de Dios para todas sus necesidades. Suena razonable, ¿verdad? Con seguridad Dios es nuestro Proveedor. Pero esa no es la manera en que Jesús les enseñó a Sus discípulos a confiar en Él – ni por cerca. Él dijo: “Buscad primeramente el Reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12:31). Se trata de poner a Dios en primer lugar tomando la cruz – “Hágase Tu voluntad, no la mía” – y no de visualizar cómo obtener la provisión enfocándonos en Su poder para darnos lo que necesitamos o queremos, “declarando y haciendo que las cosas sucedan.”

Si tu esposo es el que se gana el pan para tu casa, ¿necesitas tú visualizar y “reclamar” su sueldo para que aparezca? ¡Qué absurdo, verdad! Pero eso es lo que Wommack te está diciendo que hagas con Dios. Esa no es la manera de Él, sino la de Satanás, porque el diablo disfruta las cosas de los hombres y hace que te enfoques en lo que tú quieres, en vez de en lo que Dios requiere.

Enfocarse en lo que Dios quiere significa tomar la cruz, lo cual es donde Satanás nunca te llevará. No obstante, él apoyará cualquier otra cosa. Cuanto más religiosa y ferviente sea una actividad, mayor será el poder para él, porque un compromiso mayor engaña el corazón aún más en el servicio de promover las obras de las tinieblas en el Nombre de Dios. Y el Señor nos dijo qué tan oscuro se iba a poner: “Los expulsarán de las sinagogas; pero viene la hora cuando cualquiera que los mate pensará que presta servicio a Dios” (Juan 16:2 RVG)

Esto nos ocurre a nosotros todos los días en The Path of Truth, metafóricamente, si no es que físicamente.

Cuando alguien camina en la luz como Dios está en luz, cuando alguien toma la cruz y hace lo que Él manda, esa persona no pensará ni necesitará concentrar su poder de voluntad y obra de visualización/reclamación/ oración para hacer aparecer las cosas. Él estará reposando en la voluntad soberana de Dios, inalcanzable por manos humanas:

“La bendición del Señor es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.” (Proverbios 10:22 RVR)

“Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el Cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” (Santiago 1:17 RVR)

“Y si Me hicieres altar de piedras, no las labres de cantería; porque si alzares herramienta sobre él, lo profanarás.” (Éxodo 20:25 RVR)

Wommack trata de dar base Bíblica para las prácticas de visualizar de la provisión de Dios para que aparezca citando las palabras de Isaías: “Tú guardarás en perfecta paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera; porque en Ti ha confiado” (Isaías 26:3). Andrew dice: “Tu paz está directamente ligada a lo que tú crees… Si tú no tienes perfecta paz, tu mente no está permaneciendo en Dios.

Wommack malinterpreta qué significa que el pensamiento persevere en Dios, definiéndolo como el manifestar y darse cuenta de Su poder creyendo que Él está contigo y que te hará un bien. Esa no es la fe de Cristo – eso es hechicería – ¡los hechizos de la serpiente con toda su sutileza! Mantenerse con el pensamiento en Dios por medio de la confianza no es algo mental que tú tengas que provocar y creer; es la obediencia por fe, caminar con Dios:

“Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas.” (Proverbios 3:5-6 NBLH)

Cuando tú confías en Dios, tú estás reconociéndolo y mirándolo a Él en todo lo que haces. Caminas en fe, respondiéndole a Él, en vez de enfocar la mente y los pensamientos en lo que tú crees que necesitas o quieres, tratando así de lograr que Él te responda. Esas son las obras de la carne, las cuales Wommack pone en lugar de la fe en Cristo, porque él no está confiando y reconociéndolo a Él. Este es el hombre de pecado en acción.

“Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello.” (Mateo 5:36 RVR)

Wommack está enseñando una versión “cristiana” de El Secreto. E igual que los paganos que están engañados por su éxito material cuando practican la técnica de visualización y actitud, atribuyéndoselo a dioses falsos, él da el crédito de su presunto éxito a un “falso cristo,” el mismo que te ha atrapado a ti, Jill.

Obradores Mundanos de Milagros y Mamón

¿Qué de las supuestas obras milagrosas de Wommack, de las que él se jacta en sus sermones como prueba de su fe y doctrina?

Por ejemplo, Wommack reporta que él oró por su hijo quien regresó a la vida después de estar muerto por cinco horas (sin ser verificado por doctores o el hospital). Esto es lo que él dice que uno debe aprender de su experiencia:

Tenemos que dejar de culpar a Dios, necesitamos averiguar la verdad y activarnos, ponernos de pie y tomar autoridad y cambiar la situación. No es tu poder; es el poder de Dios, pero ese está bajo tu autoridad.

¿Cuál es la verdad? ¿Y qué requiere Dios en cada situación? ¿Es siempre lo “bueno,” como la sanidad? Entonces, ¿por qué este mandamiento?:

“No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos; consérvate puro.” (1 Timoteo 5:22 RVG)

¿Qué enseñó el Señor?

“Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue limpiado, sino Naamán el sirio.” (Lucas 4:27 RVG)

¿Cómo reaccionaron Sus oyentes a Sus enseñanzas?

“Y cuando oyeron estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira.” (Lucas 4:28 RVG)

Dios ejerce Su poder de acuerdo con Su sabiduría, entendimiento y voluntad. ¿Quiénes son los hombres para activarse en tomar autoridad sobre Su poder, como si Él no tuviera Su propia mente? ¿Quiénes son ellos para poner sus imaginaciones e interpretaciones en lugar de Su mente? ¿No los convierte eso a ellos en Dios y a Él en siervo de ellos?

Nosotros que conocemos a Dios ejercitamos la autoridad que Él nos ha dado, con Él como Cabeza:

“Porque todas las cosas sujetó debajo de Sus pies. Pero cuando dice: Todas las cosas son sujetadas a Él, claramente se exceptúa a Aquél que sujetó a Él todas las cosas.” (1 Corintios 15:27 RVG)

Wommack continúa: “Y si tú no te activas vas a caer al fondo. Tú tienes que avivarte, tienes que moverte tú mismo, animarte tú mismo en el Señor.

Esto describe las obras de la carne, en acuerdo con la voluntad del hombre. Este es el credo de los profetas de Baal, quienes levantaban sus cuerpos, voces y espíritus mientras trataban de hacer descender a Dios.

“Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al Cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo.) O, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para volver a subir a Cristo de los muertos.)” (Romanos 10:6-7 RVG)

No te equivoques; los que creen pueden sanar a los enfermos y resucitar muertos, y nosotros lo hacemos, pero no como los falsos quienes hacen un espectáculo de eso y tienen su recompensa, engañando así a los hombres y robándoles sus almas. (Lee Dios Sana Hoy, a Su Manera.)

“Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas; y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuese posible, aun a los escogidos. He aquí os lo he dicho antes.” (Mateo 24:24-25 RVG)

¿Y de verdad Wommack resucitó de los muertos a su hijo? No hay prueba de ningún testigo externo, de modo que sería irresponsabilidad tomar simplemente su palabra sobre eso. Pero aun si él mostrara tan grande señal y maravilla, sus frutos nos dicen que él es un falso profeta que representa a un falso mesías. Nosotros tenemos que creer lo que miramos por el Espíritu y no lo que él dice – el sensacionalismo que él trata de presentar en nuestras mentes, si no es que delante de nuestros ojos.

Este solamente es uno de sus malos frutos: Jill, tú dices que Wommack no cobra por sus materiales. Eso puede ser así, pero él sí pide donativos. Su mano está extendida pidiéndoles dinero a todos lo que entran a su sitio. ¿Puso Juan su sombrero en el suelo mientras Pedro estaba predicando en Hechos 3? Nosotros sabemos que eso nunca podría suceder, porque los apóstoles no estaban en eso por dinero, pero no es así con Wommack. Él es un lobo avaro y tú has sido engañada, tomada por él porque no estás bien con Dios.

2 Tesalonicenses 2:8-12 RVR
(8) Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su venida;
(9) inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,
(10) y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.
(11) Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,
(12) a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

El Hombre de Pecado, Su Falso Cristo y Evangelio

Los falsos cristos vienen con falsos evangelios, los cuales todos tienen el común denominador de depender en la justicia y obras de los hombres. Las obras de Wommack son para glorificarse a sí mismo y no tienen nada que ver con el Señor Jesucristo o Su gloria. Todo comenzó cuando él decidió aceptar o recibir a Cristo. Dios nunca se manifestó a Wommack; él nació por voluntad de carne, su propia voluntad, pero no por voluntad de Dios.

“Mas a todos los que Le recibieron, a los que creen en Su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1:12-13 RVR)

Luego de su decisión inicial de creer en Cristo, una basada en conocimiento Escritural, no en el don de fe sobrenatural de Dios, Wommack continuó ejerciendo su voluntad no crucificada, llamándole la “voluntad de Dios” o “andar por fe.” Eso es fe, pero una fe oscura – fe en el hombre, en la carne, y en Satanás. Es personificada por el hombre de pecado, el espíritu del anti(en lugar de)-Cristo:

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta contra todo lo que se llama Dios o es adorado; tanto que como Dios se sienta en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios.” (2 Tesalonicenses 2:3-4 RVG)

Wommack les dice a quienes no están experimentando la “llenura de Dios” que él piensa tener:

Tú no estás creyendo en tu poder y autoridad. Tú no tienes la revelación completa de quién eres tú y de la bondad de Dios. Y esas cosas impiden que el poder Dios opere en tu vida.

Déjame hacerte una pregunta: ¿Quién está a cargo, el hombre que frota la lámpara y le ordena al genio que salga de ella, o el genio con los poderes mágicos que el hombre tiene a su disposición?

De verdad, Dios juega un papel secundario para Wommack como su “genio de la lámpara.” Con razón Andrew rechaza y se burla de la soberanía de Dios. Abrazando su propia preeminencia, Wommack camina en la esencia de la rebelión satánica. Y al igual que Satanás, él se presenta como ángel de luz. Los que están en tinieblas no conocen la diferencia, y muchos de ellos toman el anzuelo de auto-divinidad. Como ellos no amaron la Verdad, Dios ha entregado a Wommack y a sus seguidores a una mentira y a las obras del error.

Dios permite que el hombre pisotee el atrio exterior del Templo por un tiempo, mientras ellos ejercen los poderes del Adán caído como mini-soberanos tratando de alterar la realidad para su propio placer. Por un tiempo, ellos parecen prosperar, como se jacta de sí mismo y sus obras Andrew, invitando a otros a seguirlo basados en sus resultados. Poco sabe él (y quienes le creen) que él ha estado sembrando para la carne, y pronto le viene una cosecha amarga:

Salmo 73:12-20 LBLA
(12) He aquí, estos son los impíos, y, siempre desahogados, han aumentado sus riquezas.
(13) Ciertamente en vano he guardado puro mi corazón y lavado mis manos en inocencia;
(14) pues he sido azotado todo el día y castigado cada mañana.
(15) Si yo hubiera dicho: Así hablaré, he aquí, habría traicionado a la generación de Tus hijos.
(16) Cuando pensaba, tratando de entender esto, fue difícil para mí,
(17) hasta que entré en el santuario de Dios; entonces comprendí el fin de ellos.
(18) Ciertamente Tú los pones en lugares resbaladizos; los arrojas a la destrucción.
(19) ¡Cómo son destruidos en un momento! Son totalmente consumidos por terrores repentinos.
(20) Como un sueño del que despierta, oh Señor, cuando Te levantes, despreciarás su apariencia.

Dios ha despreciado la imagen de Andrew (la falsa que Andrew ha hecho de Él). Él ha puesto los pies de Andrew en lugares resbalosos. Esto no es obra de Satanás. ¡Es la caída de Satanás! Dios derriba al diablo, junto con sus siervos. Por eso es que Wommack es refutado por el testimonio de la Palabra de Dios en cada punto.

¿Y por qué habríamos de creerle nosotros por los milagros y obras que presume, cuando Dios nos advierte de esos “cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos” (2 Tesalonicenses 2:9 RVG)?

La Libertadora Verdad sobre Quién Está a Cargo

La confianza de Wommack en la fe carnal y poder de voluntad humana es evidente en todo lo que él dice y hace. Él dice que la voluntad de Dios no se cumple “automáticamente,” implicando que a menos que tú hagas algo, lo que Dios quiera hacer no sucederá.

Pero si es Dios Quien pone en nosotros el querer como el hacer por Su buena voluntad (Filipenses 2:13), ¿cómo es que Él depende de nosotros? ¿No se origina todo en Él? ¿No termina todo allí, también? ¿No es Él el Alfa y la Omega? ¿No es Él Quien dice: “Sea la Luz,” y nos da ojos para ver? ¿No subsisten por Él todas las cosas? ¿No sirven a Su poderoso propósito aun la incredulidad y la corrupción, para magnificar Su glorioso Nombre cuando venga la redención para todos?

“Porque las criaturas fueron sujetadas a vanidad, no voluntariamente, sino por causa de Aquél que las sujetó en esperanza, porque las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción, en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” (Romanos 8:20-21 RVG)

Aunque los diseños de Dios no se cumplen inmediatamente o “automáticamente,” ¡los mismos se manifiestan en el cumplimiento de los tiempos, o Él no es Dios, Creador y Señor de todo! Si Él controla el principio, y si Él controla el final, entonces Él controla todo lo de en medio, a pesar del desacuerdo de Wommack.

Durante su sermón, él dice:

1/3 de mí es Espíritu Santo de extremo a extremo, hombre, yo tengo el poder de Dios… Si ustedes piensan que solamente son humanos entonces esa es parte de la razón por qué sólo están obteniendo resultados humanos. Si ustedes creen que Dios puede hacer cualquier cosa pero Él no ha hecho nada… Dios está esperando que nosotros nos movamos.

Es verdad que nuestros pecados nos impiden acceder al poder sanador y vida de Dios, pero no es para nada cierto que Él dependa de nosotros para hacer lo que a él le plazca. Y es verdad que Él opera Su voluntad a través de quienes le obedecen a Él, pero no es cierto que Él dependa de que los hombres le obedezcan. Como le dijo Mardoqueo a Esther:

“Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Esther: No pienses en tu alma, que escaparás en la casa del rey más que todos los judíos. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación se levantará para los judíos de otro lugar; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si has llegado al reino, para un tiempo como éste?” (Esther 4:12-13 RVG)

¿Podrá alguien detener o impedir que Dios haga Su voluntad? Jesús dijo algo distinto. Cuando los fariseos se quejaron de que Sus discípulos alabaran a Dios por Su entrada a Jerusalén, Él les dijo: “Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían” (Lucas 19:39-40 RVG). En otras palabras, “¿Quién va a detener a Dios de hacer lo que Él quiere, y de manifestar Su gloria?”

Wommack también relata la historia de un niñito con una enfermedad terminal junto al cual él oró por más de dos horas. Cuando el niño murió, él no culpó a Dios, pero les dijo a los padres: “Miren, yo no sé por qué él murió, pero yo puedo garantizarles que eso no fue Dios. No fue Dios quien lo mató. O fui yo por mi poca fe, o ustedes, o algo que no entendemos, pero Dios no es un asesino de bebés.

¡Oh, qué veneno tan engañoso el que pregona Andrew! Él no culpa a Dios, pero no lo reconoce como Dios tampoco. Es mejor ser un ateo que un creyente quien no cree que Dios está a cargo. Job creyó y reconoció a Dios cuando todos sus diez hijos murieron en un día:

“Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. En todo esto Job no pecó ni culpó a Dios.” (Job 1:21-22 LBLA)

Los que culpan a Dios de hacer el mal pecan, igual que quienes lo culpan de no hacer nada. Él reina supremo.

Dios Advierte – No En Vano

Los hombres aborrecen la verdad de la soberanía de Dios porque ellos quieren estar a cargo, para poder negarlo a Él como Gobernador de todo. Pero en vez de repudiarlo frontalmente, ellos lo redefinen a Él en sus propios términos, como lo hace Wommack.

Por ejemplo, él alega que porque “Dios es un Dios bueno y quiere que tú prosperes,” Él no haría nada malo (por lo tanto Satanás actúa por cuenta propia). No obstante, una y otra vez, oímos en las Escrituras que era Dios Quien enviaba el mal contra Israel porque ellos lo abandonaban a Él. No sucedía de la nada, o porque ellos estuvieran haciendo el bien. Sucedía tal como Él se los advirtió:

Levíticos 26:14-33 RVG
(14) Pero si no Me oyereis, ni hiciereis todos estos Mis mandamientos,
(15) y si abominareis Mis decretos, y vuestra alma menospreciare Mis derechos, no ejecutando todos Mis mandamientos, e invalidando Mi pacto;
(16) Yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma: y sembraréis en balde vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán:
(17) Y pondré Mi ira sobre vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga.
(18) Y si aun con estas cosas no Me oyereis, Yo tornaré a castigaros siete veces más por vuestros pecados.
(19) Y quebrantaré la soberbia de vuestra fortaleza, y tornaré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce.
(20) Y vuestra fuerza se consumirá en vano; que vuestra tierra no dará su esquilmo, y los árboles de la tierra no darán su fruto.
(21) Y si anduviereis Conmigo en oposición, y no Me quisiereis oír, Yo aumentaré las plagas sobre vosotros siete veces más, de acuerdo a vuestros pecados.
(22) Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten los hijos, y destruyan vuestros animales, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean desolados.
(23) Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis Conmigo en oposición,
(24) Yo también procederé contra vosotros, en oposición y os heriré aún siete veces por vuestros pecados:
(25) Y traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto; y os recogeréis a vuestras ciudades; mas Yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo.
(26) Cuando Yo os quebrantare el sustento del pan, diez mujeres cocerán vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso; y comeréis, y no os saciaréis.
(27) Y si con esto no me oyereis, mas procediereis Conmigo en oposición,
(28) Yo procederé contra vosotros, y lo haré con ira, y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados.
(29) Y comeréis las carnes de vuestros hijos, y comeréis las carnes de vuestras hijas:
(30) Y destruiré vuestros lugares altos, y talaré vuestras imágenes, y pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos, y Mi alma os abominará;
(31) Y tornaré vuestras ciudades en ruinas, y asolaré vuestros santuarios, y no oleré la fragancia de vuestro suave perfume.
(32) Yo asolaré también la tierra, y se pasmarán de ella vuestros enemigos que en ella moran:
(33) Y a vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré espada en pos de vosotros; y vuestra tierra estará asolada, y yermas vuestras ciudades.

Yo hago todas estas cosas,” dice el Señor. Y para aquellos que dicen que Él cambió después de Cristo, oigan lo que Pablo dice por Su Espíritu:

“Y todas estas cosas les acontecieron como ejemplo; y están escritas para amonestarnos a nosotros, sobre quienes los fines de los siglos han venido.” (1 Corintios 10:11 RVG)

Dios no cambia (Malaquías 3:6, Hebreos 13:8). ¿Y por qué Lo haría malo el hecho de que Él administra el juicio y la justicia? ¿Diría alguien que un gobierno que castiga a los criminales es “malo”? ¿No vivimos nosotros en tiempos malos porque los gobiernos no castigan a los malhechores?

Los hombres se equivocan en asumir que Dios tiene un mal final para Israel (o para la humanidad) porque Él los juzga/castiga por el mal que ellos han sembrado. La verdad es todo lo contrario. Su juicio es una muestra del bien que Él planea manifestar. ¿No estás tú de acuerdo con que Él dice que Él salvará a todo Israel (Romanos 11:26)? No es Su voluntad que alguno se pierda, sino que todos vengan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9). ¿Y quién ha resistido Su voluntad?

¡Alabado sea el Señor; Él es Soberano!

Sólo un Dios Soberano Puede Traer a Todos al Arrepentimiento

Pero Wommack no cree que Dios sea soberano. Él usa el versículo que acabo de citar para tratar de demostrar otra cosa:

“El Señor no tarda Su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9 RVG)

Wommack interpreta que las Escrituras dicen que Dios quiere que todos los hombres sean salvos, pero como no todos los hombres quieren, no todos vendrán al arrepentimiento. Él continúa:

Este versículo lo deja tan claro como podríamos dejarlo, Dios no quiere que ninguna persona se pierda… No es la voluntad de Dios que una sola persona vaya al Infierno… Jesús ha pagado por los pecados de todas las personas… Él ha hecho la provisión, pero ellos tienen que recibirla.

Lo que Wommack no entiende es que esos que están pereciendo ya están en el infierno, y Dios no está dispuesto a dejar a uno solo de ellos en esa condición. No se dice nada acera de consignar a los hombres al infierno y ciertamente no se dice nada de dejarlos allí para siempre. Eso es añadir a Sus Palabras, y lo hacen leyendo la doctrina diabólica del hombre en su significado simple, aun torciéndolas para que signifiquen lo contrario de lo que allí se dice.

¡Qué barbaridad! ¡La perversión del hombre – una audacia sin límites! Lea nuestros escritos en The Restitution of All Things para la verdad sobre la victoria total de Cristo que destruye el horrible error y engaño blasfemo conocido como “el tormento eterno en el infierno para todos los que no acepten a Cristo.”

En contradicción directa a la Palabra de Dios, Wommack declara que, aunque la voluntad de Dios es que todos vengan al arrepentimiento, no todos lo harán. Dios y Su obra de salvación por medio de Jesucristo quedan subordinados a la voluntad del hombre, como en el ejemplo que sigue del sermón de Wommack:

¿Sabían ustedes que los pecados de Hitler fueron pagados igualmente que los míos, pero la diferencia está en que, hasta donde yo sé, Hitler nunca recibió eso; él nunca tuvo fe salvadora en el Señor, y él tendrá que responder por sus propios pecados, porque él no aceptó aquello?

De acuerdo con el evangelio de Wommack, la salvación de Hitler depende de Hitler. Pero las Escrituras dejan claro que el evangelio de Wommack está totalmente equivocado:

“Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que Yo tenga misericordia, y Me compadeceré del que Yo Me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” (Romanos 9:15-16 RVR)

Hitler sirvió como vasija de deshonra y realizó su trabajo designado. Un resultado – Israel se levantó de las cenizas. “Todas las cosas ayudan a bien,” como está escrito en el Evangelio de Jesucristo. Eso incluye las maldiciones, así como las bendiciones. Pero no de acuerdo con el falso evangelio de Andrew Wommack, el cual dice que Dios sólo hace las cosas “buenas”, las cosas bonitas – cualquier cosa mala que sucede al hombre es causada por el hombre (o la casualidad), no por Dios. Viendo cómo es el hombre de malo, y él está en control (según Wommack), eso significaría que todas las cosas están ayudando para mal.

¡Qué mentiroso hace el hombre a Dios! Wommack dice que Dios no puede hacer lo que quiera, pero Él dice otra cosa:

Isaías 46:8-13 RVG
(8) Acordaos de esto, y sed hombres, volved en vosotros, prevaricadores.
(9) Acordaos de las cosas pasadas desde la antigüedad; porque Yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay semejante a Mí;
(10) que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
(11) que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de Mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.
(12) Oídme, duros de corazón, que estáis lejos de la justicia.
(13) Haré que se acerque Mi justicia, no se alejará; y Mi salvación no se detendrá. Y pondré Mi salvación en Sion por Israel Mi gloria.

“He aquí, Yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para Mí?” (Jeremías 32:27 LBLA)

Contrario a los propósitos específicos declarados por Dios de que todos vendrán al arrepentimiento, y que serán reconciliados con Él, la enseñanza de Wommack pone a la mayoría de la gente maldiciendo para siempre a Dios y al día en que nacieron, pues ellos estarán sufriendo un atroz tormento en el Infierno que no tiene final.

¿Cómo puede ser eso? Dios dice que toda lengua confesará que Él es Señor para Su gloria. Quienes Lo estarán adorando son más de los que el hombre puede contar, declaran las Escrituras. ¿Hasta cuánto puedes contar, Jill? Usa tu calculadora, si lo deseas. Dios no descartó eso.

Él dice que no habrá más muerte, toda lágrima será enjugada. Él no es el perdedor final que Wommack retrata, Quien muriera en vano por la mayoría de la humanidad. Eso convertiría a la muerte y al infierno en los victoriosos, ¡pero ambos serán destruidos en el Lago de Fuego!

Con razón Wommack ridiculiza la soberanía de Dios, pues ella ciertamente arruina su enseñanza y autoridad. El apóstol Pablo advirtió sobre tales predicadores y sus falsos evangelios:

“Como antes hemos dicho, así ahora digo otra vez: Si alguno os predicare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” (Gálatas 1:9 RVG)

Los Muchos que Toman el Camino Ancho Hacia la Destrucción

Wommack dice:

Y no es la voluntad de Dios que una sola persona vaya al Infierno. Entonces, ¿significa eso que la voluntad de Dios simplemente sucede? No, Jesús lo dejó muy claro de que habría más gente entrando por la puerta ancha hacia la destrucción que por la puerta angosta hacia la vida eterna.

¿Quién dice que porque los hombres escogen la destrucción ellos no se volverán a Dios finalmente? ¿Qué pasó con los que fueron destruidos en el Diluvio?

1 Pedro 3:18-20 RVG
(18) Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado por el Espíritu;
(19) en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados;
(20) los cuales en tiempo pasado fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se aparejaba el arca; en la cual pocas, es decir, ocho almas fueron salvadas por agua.

¿No nos dicen las Escrituras que Dios hará volver a los que perecieron? Aquí está un segundo testimonio:

“Y todos aquellos que no os recibieren ni os oyeren, saliendo de allí, sacudid el polvo de debajo de vuestros pies para testimonio contra ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad.” (Marcos 6:11 RVG)

“Tolerabilidad” habla de grados de castigo, lo cual significa que el castigo no se mide para efectos de dolor, sino para efectos de corrección necesaria, una rehabilitación que traerá a todos los hombres al arrepentimiento y al lugar donde todos ellos confesarán a Cristo y alabarán a Dios en Su Reino. Eso dice nuestro tercer testimonio, aun de los más abominables de los transgresores, los religiosos santurrones como Wommack quienes entran al Reino por último:

“De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al Reino de Dios. Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.” (Mateo 21:31-32 RVR)

El Señor trae las primicias, luego el resto de la cosecha. Wommack declara que Dios quemará eternamente la cosecha que Él dijo que salvaría. Pero Wommack le quiere evitar el fuego a aquello que debe ser destruido (sus obras de auto-justicia):

1 Corintios 3:13-15 RVR
(13) La obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.
(14) Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.
(15) Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Wommack es uno de los tantos en el camino ancho hacia la destrucción, sus obras destinadas al fuego de Dios y él al juicio.

No Hay Cruz en el Camino Ancho

Wommack recibe bien a todos los que profesan a Cristo y vienen a aprender su conocimiento, el cual dice él que liberará el poder de Dios para darles vidas abundantes:

Dios quiere que ustedes vivan esa vida superabundante. Pero ustedes saben que no está sucediendo por la manera que pensamos. Toda esta victoria, toda esta abundancia, y todo este gozo vienen cuando renovamos la mente y el pensamiento de acuerdo con la Palabra de Dios.

No dice nada sobre el pecado, la obediencia, la disciplina, el tomar la cruz o el perseverar hasta el final. Todo se trata de obtener poder. Se trata de salvar tu vida, no de perderla.

No dice nada sobre ejercer el juicio de Dios ni de distinguir entre falsos y verdaderos hermanos. Eso sucede porque Andrew está buscando adherentes y aliados, como es la costumbre de los hombres que construyen sus propios reinos. Todos los potenciales apoyos son bienvenidos bajo su tienda. Si tú profesas a Cristo, estás dentro, y eres libre de ejercitar el conocimiento que él reparte como si fuera la fe de Cristo.

Pero no todos los que profesan a Cristo tienen la fe del Señor o la posición y privilegio de sus hijos. Los verdaderos maestros de Dios advierten de los falsos maestros y hermanos:

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” (2 Pedro 2:1 RVR)

“Oren también para que seamos librados de hombres perversos y malos, porque no todos tienen fe.” (2 Tesalonicenses 3:2 NBLH)

Pablo no estaba hablando de incrédulos paganos cuando se refirió a los hombres irrazonables y malvados que no tienen fe. ¿Por qué apelar a lo obvio? Él se estaba refiriendo a aquellos de quienes habló el Señor:

“Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15 NBLH)

Como Wommack.

¿Pasividad Frente al Mal?

Es necesario decir más acerca de la mentira de que si tú crees que Dios es completamente soberano, eso mata tu fe y te deja pasivo. Es la enseñanza de Wommack la que tiene un mal efecto, sea haciendo santurrones a los hombres, obreros voluntarios de Satanás, o ateos resentidos que blasfeman el Nombre de Dios por supuestamente hacer criaturas a Su imagen destinadas a tortura eterna.

La verdadera enseñanza de la soberanía de Dios tiene un efecto contrario a eso. Fomenta la fe, el amor y la obediencia en los que creen, y refuta a los que blasfeman del Carácter Santo de Dios.

Una definición de “pasividad” en el diccionario es “sumisión a otros.” Si como cristianos consideramos esto como sumisión a Dios, entonces, ¿no es ese un resultado deseable? Sin embargo, este tipo de pasividad nunca es “inactivo” (otra definición del diccionario), porque nuestra fe en Cristo nos mueve a buscarlo activamente y obedecerle a Él, haciendo lo que es recto y apartándose del mal. “La fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20).

Wommack está diciendo esencialmente: “Si Dios hace todo, entonces tú te justificas al sentir como que tú no tienes que hacer nada. ¿Cuál es el punto si no obtienes el crédito y la gloria?”

La Palabra de Dios repudia tales pensamientos fuertemente:

“No se dejen engañar: ‘Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.’ Sean sobrios, como conviene, y dejen de pecar; porque algunos no tienen conocimiento de Dios. Para vergüenza de ustedes lo digo.” (1 Corintios 15:33-34 NBLH)

Pensadores como Wommack exhiben su desnudez espiritual. Lee La Pregunta Más Absurda.

A nosotros se nos advierte de la severidad de Dios de modo que no nos volvamos pasivos frente al mal:

“Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en Su bondad. De lo contrario también tú serás cortado.” (Romanos 11:22 NBLH)

Esas mismas palabras nos dicen que Dios es soberano sobre todos. Es Él Quien te corta, no Satanás ni la casualidad. Sin la severidad de Dios, ¿cómo podría Él juzgar al mundo? Pero Wommack no está de acuerdo: “Si es bueno es Dios, si es malo es el diablo.” Él considera al Dios Omnipotente como un dios impotente que no juzga, ni corrige, ni castiga. ¡Qué tragedia para los que creen esa mentira! Sin el juicio de Dios, no hay esperanza para nadie. “El juicio comienza por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17). ¿Dónde estaríamos sin el juicio?

“Yo sé, Señor, que Tus juicios son justos, y que en Tu fidelidad me has afligido.” (Salmo 119:75 LBLA)

Nunca se nos dice que temamos a Satanás, solamente a Dios:

“Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a Aquél que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a Éste temed.” (Lucas 12:5 RVR)

Pero Wommack dice que Dios no hace estas cosas “malas,” solamente Satanás las hace: “y si tú crees que Dios tiene su mano en todo este asunto, entonces eso te deja pasivo.” No hay duda de que algunos quedan pasivos al oír que Dios está “haciendo todo este asunto,” pero ¿quiénes son ellos y por qué están tan desmoralizados? ¡Esos son unos que necesitan arrepentirse de sus pecados e incredulidad!

Al creer estas cosas nosotros, ahora te hablamos abiertamente a ti, realizando un gran esfuerzo para hacerlo, ¿podrías tú o alguien más atreverse a decir que somos pasivos?

Todo se resume en esto: ¿Deberás tú creerle al Señor del Cielo y de la tierra Quien es Totalmente Verdadero o a la criatura que Lo contradice a Él? Jesús dice que Dios no sólo tiene una mano en todo “este asunto,” sino que Él es Quien lo está haciendo. Él está totalmente y completamente a cargo. ¡Saber que Él es Dios nos da una esperanza poderosa, no una desesperación desmoralizante!

El apóstol Pablo refutó a aquellos que venían en contra de la soberanía de Dios con sus argumentos de “pasividad” o de “falta de poder”:

Romanos 9:18-23 RVR
(18) De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere endurecer, endurece.
(19) Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, inculpa? Porque, ¿quién ha resistido a Su voluntad?
(20) Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques contra Dios? ¿Dirá lo formado al que lo formó: Por qué me has hecho así?
(21) ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?
(22) ¿Y qué si Dios, queriendo mostrar Su ira y hacer notorio Su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira, preparados para destrucción;
(23) y para hacer notorias las riquezas de Su gloria para con los vasos de misericordia que Él preparó de antemano para gloria?

Dios tiene propósito con todo lo que Él creó, y todo sirve para cumplir Su voluntad, incluyendo a aquellos que caminan contrarios a Él. Pero eso no deja libres a los malhechores ni un poquito. Las Escrituras enseñan que la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre están inseparablemente unidas:

Romanos 3:5-8 NBLH
(5) Pero si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es injusto el Dios que expresa Su ira? Hablo en términos humanos.
(6) ¡De ningún modo! Pues de otra manera, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?
(7) Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para Su gloria, ¿por qué también soy yo aún juzgado como pecador?
(8) ¿Y por qué no decir, como se nos calumnia, y como algunos afirman que nosotros decimos: “Hagamos el mal para que venga el bien”? La condenación de los tales es justa.

Wommack y sus huecos argumentos contra la soberanía de Dios están condenados. ¡Jesucristo es Señor y Dios de todos, reinando en perfecto poder y sabiduría! Todo tiene su lugar bajo Su soberanía, tanto el bien como el mal:

“Yo soy el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, Yo, el SEÑOR, es el que hace todo esto.” (Isaías 45:7 NBLH)

Deuteronomio 32:39-43 RVR
(39) Ved ahora que Yo, Yo soy, y no hay dioses Conmigo; Yo hago morir, y Yo hago vivir; Yo hiero, y Yo curo; y no hay quien pueda librar de Mi mano.
(40) Porque Yo alzo a los cielos Mi mano, y digo: Vivo Yo para siempre.
(41) Si afilare Mi reluciente espada, y Mi mano tomare el juicio, Yo tomaré venganza de Mis enemigos, y daré el pago a los que Me aborrecen.
(42) Embriagaré de sangre Mis saetas, y Mi espada devorará carne: En la sangre de los muertos y de los cautivos, desde sus cabezas; en venganzas sobre el enemigo.
(43) Regocijaos, oh naciones, con Su pueblo; porque Él vengará la sangre de Sus siervos, y tomará venganza de Sus enemigos, y será misericordioso a Su tierra y a Su pueblo.

“Si se toca la trompeta en la ciudad, ¿no temblará el pueblo? Si sucede una calamidad en la ciudad, ¿no la ha causado el SEÑOR?” (Amós 3:6 NBLH)

Jill, ¿has revisado bien nuestro sitio? ¿Causan pasividad el conocimiento y predicación de la soberanía de Dios? ¿Nos hace lucir pasivos nuestro sitio?

Una revisión rápida de nuestros testimonios y escritos disipan esa noción rápidamente, al igual que el contenido mismo. El Señor nos ha dado el combatir activamente el mal, comenzando por dentro de nosotros, quitando la viga que estaba en nuestros ojos para que pudiéramos ayudar a otros después. Él también nos ha dado el reprender las obras de las tinieblas, como en este caso, porque el celo por Su Casa nos ha consumido.

Todas las Cosas Son por Él, Nada sin Él

Nuestro trabajo en Cristo nos lleva a punto crucial: Nosotros no tenemos el poder dentro de nosotros mismos para hacer lo correcto. Todo es obra Suya:

“Yo sé, oh Señor, que no depende del hombre su camino, ni de quien anda el dirigir sus pasos. Repréndeme, oh Señor, pero con justicia, no con Tu ira, no sea que me reduzcas a nada.” (Jeremías 10:23-24 LBLA)

¿Cómo entramos en la bendición de Sus promesas? Por la fe de Cristo. Por Su fe, nosotros creemos y obedecemos a Dios. Por Su fe, sabemos que Su Palabra es verdad y que Él no advierte en vano acerca del mal que se cosecha si no creemos y obedecemos. Por Su fe, sabemos nosotros que dejarlo a Él es dejar la vida. Todo esto viene de Dios por medio de Jesucristo. ¡Estamos muertos en el agua sin Él! Si eso no es soberanía, ¿qué es?

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.” (Efesios 2:8 RVR)

Como criaturas en este mundo, ¿qué es lo que está bajo nuestro control en realidad?

“¿Quién de ustedes, por mucho que lo intente, puede añadir medio metro a su estatura? Pues si ustedes no pueden hacer ni lo más pequeño, ¿por qué se preocupan por lo demás?” (Lucas 12:25-26 RVC)

Porque otros no tienen la fe de Cristo, ¿significa eso que Dios sea menos poderoso en alguna manera o que no tenga el control? ¡Para nada!

“¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando fueres juzgado.” (Romanos 3:3-4 RVR)

Los propósitos soberanos de Dios están desarrollándose en todas las cosas, en lo concerniente tanto a los que creen como a los que no, así como lo declara Su Palabra. Todo sirve a Sus propósitos santos, incluyendo la incredulidad y a Satanás.

El Uso y Propósito de Satanás

Wommack se burla de quienes creen que “nada sucede sin la voluntad de Dios,” y de que “Satanás es el conserje de Dios.” Él no se da cuenta de que al usar este humillante término para Satanás, él está desprestigiando a Aquél que envía al Destructor.

Por ejemplo, ¿no fue Satanás el “conserje de Dios” con Job? ¿No le preguntó Dios a Satanás acerca de Job, y no al revés? Satanás replicó que Dios había puesto un cerco alrededor de Job, y dijo:

“Pero extiende ahora Tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra Ti en Tu misma presencia.” (Job 1:11 RVR)

¿La mano de quién sería puesta? La mano de Dios. ¿Quién quitó el cerco? Dios lo hizo. Entonces, aunque Satanás fue enviado, eso fue por Dios, para hacer lo que fuera que Él ordenara, no más, no menos. El mal que Él hizo por medio de Satanás era necesario para iniciar una obra maravillosa para Job, como se narra en el resto del libro.

Los siervos de Dios predican a Jesucristo como Señor sobre todos, incluyendo a Satanás, quien sirve como un agente de Su juicio. El apóstol Pablo sabía esto, y él agradeció a Dios por enviarle un mensajero de Satanás para mantenerlo a raya:

2 Corintios 12:7-10 RVR
7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;
(8) respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.
(9) Y me ha dicho: Bástate Mi gracia; porque Mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
(10) Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Pablo conocía el lugar de Satanás y el propósito que él servía debajo de Dios. Es por eso que Pablo entregó a uno que estaba en pecado voluntario a Satanás para la destrucción de su carne (1 Corintios 5), y a otros para que aprendieran a no blasfemar (1 Timoteo 1:20). Pablo no despreció el mensajero del mal de parte de Dios, como lo hace Wommack con su basura espiritual diciendo:

Satanás es un cobarde; Satanás es un cero sin el círculo. Él no tiene ningún poder; el único poder que él tienen es el de engañar y si tú te agarras de esta verdad, él no simplemente se dará vuelta haciéndose el muerto. Él te va a combatir, pero tú serás el ganador… enójate con el diablo… sólo lánzalo y dile dónde irse y cómo llegar allí.

¿Qué dicen las Escrituras sobre esto?

Judas 1:8-10 RVR
(8) No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.
(9) Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.
(10) Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.

¿No glorifica esto a Dios? ¿No nos deja sin aliento y añade profundidad y asombro a Su gloria y adoración el darnos cuenta de la inmensidad del poder y autoridad de Dios?

¿Y con qué propósito vino Cristo? Nosotros estamos aquí en Su Nombre, por Su fe y Espíritu, para recuperar lo que el diablo ha robado. Este es el poder soberano de Dios en acción.

¿Cómo Puede Dios Ser Soberano Cuando los Hombres Se Destruyen a Sí Mismos?

¿Qué de aquellos que son destruidos por el Destructor, porque ellos están en pecado y no se arrepienten como se arrepintió Job? ¿No va esto en contra de la voluntad de Dios, y demuestra que Él no es soberano? ¿Qué de aquellos que dicen creer en Él, pero están pereciendo por enfermedad y desastre, sin alivio, respiro o rescate? Jesús le dio esta advertencia a toda la gente:

Lucas 13:1-5 RVR
(1) En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.
(2) Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?
(3) Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
(4) O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?
(5) Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

Wommack dice que Dios no puede ser soberano si los que profesan creer en Él se destruyen a sí mismos, pero él ignora esta simple verdad: Ellos no creen, y por lo tanto Dios los entrega al Destructor para que ellos se den cuenta que no creen. Él ha hecho las cosas de esta manera con el fin de llevar a todas las personas al arrepentimiento y al conocimiento de Él:

“Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.” (Romanos 8:32 RVR)

¿Quién Está a Cargo, Satanás o Dios?

Tenemos dos opciones posibles al enfrentar la realidad de que no tenemos justicia propia – arrepentirnos como lo hizo Job, o enojarnos y pecar como lo hizo Caín.

Para Job nunca hubo duda alguna sobre si Dios era responsable de sus calamidades. Él no salió de su situación siguiendo el consejo de Wommack:

Satanás no puede hacer nada sin tu cooperación o consentimiento – así que deja de cooperar y darle tu consentimiento.

Job no estaba cooperando con Satanás, o entonces Dios no le habría dicho a Satanás:

“¿No has considerado a Mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8 RVR)

Job no sabía en qué había fallado él. Tampoco lo sabían sus amigos quienes lo condenaron dándoles esencialmente el consejo de Wommack de “deja de cooperar con Satanás.” Pero Job necesitaba revelación y entendimiento de parte de Dios. Entonces, cuando Dios le reveló la verdad y lo corrigió, Dios reprendió a sus enemigos que hablaban como Wommack, porque ellos no habían “hablado rectamente respecto a Él, como Su siervo Job” (Job 42:8).

La Corrección de Job Deshace el Argumento de la Pasividad

Dios nunca corrigió a Job por su convicción de Su soberanía sobre todo lo que le ocurrió. Él lo confirmó en todo aspecto. Dios sí corrigió a Job, sin embargo, sobre su pensamiento de que él bien podría ser pasivo, porque su propia justicia no lo llevó a ninguna parte. Elihu, el hombre de Dios, le respondió a Job:

Job 33:9-13 RVG
(9) Tú dices: “Yo soy limpio y sin defecto; y soy inocente, y no hay maldad en mí.
(10) He aquí que Él buscó causas contra mí, y me tiene por Su enemigo;
(11) Puso mis pies en el cepo, y vigiló todas mis sendas.”
(12) He aquí en esto no has hablado justamente: Yo te responderé que mayor es Dios que el hombre.
(13) ¿Por qué tomaste pleito contra Él? Porque Él no da cuenta de ninguna de Sus razones.

Y:

Job 34:5-9 RVG
(5) Porque Job ha dicho: “Yo soy justo, y Dios me ha quitado mi derecho.
(6) ¿He de mentir yo contra mi razón? Mi herida es incurable sin haber yo transgredido.”
(7) ¿Qué hombre hay como Job, que bebe el escarnio como agua?
(8) Y va en compañía con los que obran iniquidad, y anda con los hombres malignos.
(9) Porque ha dicho: De nada sirve al hombre deleitarse a sí mismo en Dios.

Elihu reprendió a Job por pensar en “¿De qué sirve?” Y al hacerlo, él efectivamente derribó la queja de Wommack de que si Dios está por encima de todo, los hombres de fe son reducidos a la pasividad e incredulidad.

No el Final, Solamente el Comienzo

Yo apenas he empezado a escarbar la superficie de todo lo que se podría decir sobre las falsas doctrinas de Wommack, sus manipulaciones de las Escrituras y su evangelio anti-Cristo. Nosotros también tenemos escritos que tratan específicamente, en mayor detalle, los errores que aquí se refutan. ¡Gracias a Dios por Su luz e iluminación! Enumero varios que se me vienen a la mente.

Si usted, lector, desea aprender más, usted puede buscar en nuestro sitio, y si tiene alguna pregunta o contención, Dios mediante tendremos respuestas a eso también.

Paul Cohen

Escritos Aplicables:

El Propósito del Mal

Conocer el propósito del mal es el asunto que confunde a los sabios, pero puede conocerse y con ese fin se escribió este documento, declarando la soberanía del Señor, nuestro Dios. De verdad podemos saber cuál es el propósito del mal.

La Ira de Dios

Se habla tanto acerca del amor de Dios, enfocándose en el hecho de que Él es amor (lo cual es verdad). Pero es un amor falso el que la mayoría concibe de Él, sin balance ni justicia. El hombre tiene miedo de enfrentar los hechos acerca de la realidad de la verdadera naturaleza de Dios, sabiendo que él se queda corto y que es culpable y le debe cuentas a Él. Este escrito establece un balance y perspectiva enfocándose en la severidad de Dios, Su justicia y Su ira, como claramente está documentado en las Santas Escrituras.

Las Buenas Nuevas

Lo que hemos estado oyendo, que llaman “las buenas nuevas” o el evangelio, debe ser visto como lo que en realidad es… ¡en verdad, malas noticias! En su lugar deben declararse las noticias verdaderamente buenas. Nuestro egoísmo dicta que si una noticia es buena para nosotros, es buena noticia, aunque podría no ser tan buena para todos los demás. A final de cuentas, si algo no es bueno para todos, no es bueno para nadie. Nos guste o no, ninguno de nosotros puede ser una isla por mucho tiempo, y si uno trata de quedarse así, sólo resulta estancamiento y hedor, así como cuando las aguas dejan de correr y forman un pantano negro donde nada puede vivir.

La SEÑAL: El Libro de Jonás, El Libro de Dios

¿Qué tesoros de Dios están escondidos en la señal de Jonás? Oiga lo que este más bien oscuro y corto libro, el cual de toda la Escritura fue indicado por el Señor Jesucristo como la señal de Su venida, tiene que decirnos acerca de la trascendental obra que Dios está haciendo hoy, a través de la narración de un singular y maravilloso episodio en la vida del profeta Jonás y de la ciudad de Nínive.

La Pregunta Más Absurda

Cuando algunos oyen que nosotros predicamos que Jesucristo reconciliará a todos los hombres con Él Mismo, ellos se ofenden y exclaman: “Si todos van a ser salvos, ¿cuál fue el punto de que Jesucristo muriera en la cruz por nosotros?” Si ese es su pensamiento, usted necesita leer nuestra respuesta a… la pregunta más absurda.

La Obediencia

Ninguna cosa buena retendrá el Señor a quienes lo busquen a Él. ¿Quiénes son los que lo buscan a Él? Los que están listos para oírlo a Él en todas las cosas y obedecerle a Él. ¿Obedecerle en qué? Hay tres niveles de obediencia, los cuales incluyen todos los aspectos de la vida. Escuche cuáles son y cómo usted puede caminar en esos niveles.

La Cruz - Sólo la Sentencia de Muerte Servirá

Solamente hay un camino al Cielo. El pensamiento tradicional se enfoca en la muerte del cuerpo físico, pero la verdad de Dios dice que si vamos a vivir aquí y ahora, primero tenemos que morir. Para identificarnos con Él, con el Señor Jesucristo, ciertamente que primero debemos morir al mundo y a nosotros mismos; de otra manera, ¿cómo podemos estar con Él donde Él está, como Él quiere que estemos?

Con Que Usted Quiere Caminar con Jesús

¿Está usted verdaderamente considerando caminar por fe? ¿Cree usted que ya tiene eso? No se engañe y no se burle de Dios, Quien no puede ser burlado. Estas son las cosas que usted necesita considerar si usted quiere caminar con Jesús o si piensa que ya lo está haciendo.

La Iniquidad

El espíritu de falta de ley, espíritu de iniquidad, está por todas partes. El sonoro clamor de la iniquidad es: “¡Tú no ME vas a decir qué hacer!” El espíritu de iniquidad es el hombre de pecado, ese hijo de perdición que aborrece la Ley de Dios. La gente debe ser confrontada y tratada sobre una base personal, específica, y si quieren caminar con Dios, tienen que someterse a tal corrección, sin moverse más en el espíritu de iniquidad.

El Origen e Identidad de Satanás

¿Quién es Satanás? ¿De dónde vino? ¿Cómo obtuvo él su poder? ¿Cómo ejerce él ese poder? ¿Cómo se rompe? Estas son cosas que usted necesita saber si quiere ser un vencedor en Cristo.

Las Verdaderas Marcas de un Culto (Secta)

Son muchas las definiciones y descripciones de un “culto.” Determinar qué o quién es un culto o secta, invariablemente resulta subjetivo. Nosotros hemos tomado el término según su significado y uso hoy día (como una condena a la religión que no se percibe como verdadera o legítima), y hemos identificado la esencia de esto en contraste con la vida y ejemplo del Señor Jesucristo y de Sus discípulos, como está registrado en las Escrituras. Esta es una verdadera definición y una determinación legítima de la manifestación religiosa del bien y el mal en el mundo.

La Gran Promesa del Lago de Fuego y la Muerte Segunda

Varias preguntas importantes surgen y se responden aquí: ¿Cuál es el propósito del Lago de Fuego? ¿Qué es la muerte segunda? Y ¿cómo entra al Reino de Dios alguien que cree en el Señor Jesucristo?

We Answer the Question: “Could a God of Love Create Cancer Cells, Rattlesnakes, and Earthquakes?”

Is God, Who is Love, responsible for everything that happens, particularly evil? Can we, as Ron, who poses the question, suggests on his site, understand the nature of God and love Him because we have comprehended Him? But God says His thoughts and ways are not men’s thoughts or ways. What men make God out to be reflects their own thoughts and ways, as does their love.

Whose Will Is Free?

Jesus Christ demonstrated what true freedom is, what it does, what it cannot do, and what it means to be fully committed to God: “Thy will, and not mine, be done....” He, Christ, is therefore the One to Whom all men are drawn, to learn in due time that none can resist His will.

Una Respuesta a “Andrew Wommack - Dios Es Soberano: El Hombre Es Presuntuoso”:

Faith in Christ, Not in Wommack          [PDF Version]

The children of God don’t judge false teachers by their signs and wonders (if they have any), but by their fruits. The religious children of this world judge by signs and wonders, and are taken in, because their confidence isn’t in the Living God. They believe Pharaoh’s magicians and are drowned, following Pharaoh into the sea.

Traducido al español por Edwin Romero
Translated into Spanish by Edwin Romero

Haga clic AQUÍ para ver todos los artículos disponibles en español.

 

 

How We View and Use the Scriptures

Copying & Linking

We Want You to Know...

 How One Is Saved

Mundane Matters of Importance

 

Site Search:

 

 

Authors: Victor Hafichuk & Paul Cohen

 

© The Path of Truth - 2016