Print Friendly, PDF & Email

Doctrina Diabólica: La Salvación Es Posible Sólo en Esta Vida

DutchEnglishSpanish

¿Existe alguna evidencia Bíblica de que uno solamente tiene esta vida para entrar en armonía con Dios? ¿Condenará Dios para siempre a alguien que nunca oyó del Señor Jesucristo y nunca tuvo la oportunidad de creer? En ninguna parte de las Escrituras se apoya esta doctrina. En realidad, la Biblia clama en contra de esa idea.

¿No les predicó Jesús a los espíritus encarcelados que perecieron en los días de Noé durante el diluvio (1 Pedro 3:18-22)?

¿No detuvo Él a Saulo de Tarso intempestivamente en su camino para convertirlo? Si fuera tan importante convertirlos a todos ahora mismo, ¿por qué no detiene Jesús a muchos más? Uno podría decir que Jesús miró el corazón de Saulo. Pero eso, ¿no atribuye virtud al hombre y no completamente a Dios, contrario a las Escrituras, las cuales declaran que el hombre no tiene nada bueno? ¿Por qué Él no los detiene y los convierte a todos ahora mismo?

¿Por qué Caín recibiría una marca de protección en este mundo, solamente para perecer en la muerte? ¿Juega Dios con las vidas, como los gatos con los ratones?

¿Por qué a Ismael se le darían doce príncipes y bendiciones para esta vida, solamente para terminar su algo favorable existencia siendo relegado al tormento eterno inmediatamente al morir?

¿No enterraron juntos Isaac e Ismael a su padre, Abraham (Génesis 25:9)? Si la ira eterna de Dios estaba sobre Ismael, ¿qué tenía él que ver con Abraham y su hijo escogido, Isaac?

¿O es Ismael más justo que Dios, honrando a su padre mientras Dios planea atormentar a Ismael con dolor perpetuo?

¿Y qué de Abraham, quien amaba a Ismael (“¡Ojalá que Ismael viva delante de Ti!” – Génesis 17:18)? ¿A Dios le importaba menos que a Abraham? ¡Nosotros sabemos que eso no es cierto!

¿Cómo es que Esaú también fue bendecido? ¿Para qué – para una breve temporada en la tierra? ¿Y luego qué?

Deténganse y piensen, pueblo, consideren y oren – no a ustedes mismos ni a sus dioses imaginarios, ni siquiera a los que llaman “Jesús,” sino al Mismo Espíritu de la Verdad, el Señor Jesucristo.

Este es un pasaje de las Escrituras que se usa para apoyar esta diabólica doctrina:

“Y de la manera que está establecido a los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio; así también Cristo fue ofrecido una sola vez, para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que le esperan.” (Hebreos 9:27-28 RVG)

Nada de esto nos dice que el juicio sea una condenación eterna (ni siquiera temporal).

La palabra “juicio” solamente significa una decisión, a favor o en contra. Porque dice que los hombres sólo mueren una vez en este mundo, ¿puede alguien suponer que no existe otro mundo en el cual los hombres puedan tener ocasión para creer, como en el caso de las almas que perecieron en el Diluvio?

1 Pedro 3:18-22 RVG
(18) Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado por el Espíritu;
(19) en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados;
(20) los cuales en tiempo pasado fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se aparejaba el arca; en la cual pocas, es decir, ocho almas fueron salvadas por agua.
(21) A la figura de lo cual el bautismo que ahora corresponde nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como testimonio de una buena conciencia delante de Dios) por la resurrección de Jesucristo,
(22) el Cual habiendo subido al Cielo, está a la diestra de Dios; estando sujetos a Él, ángeles, autoridades y potestades.

El hecho que los hombres mueran una vez en este mundo no significa que no tengan oportunidades futuras para ser salvos. Nada en la Biblia indica esta diabólica noción de desesperanza.

A mí siempre me ha sorprendido cómo la gente puede profesar que creen esta doctrina y profesar que aman a su prójimo y a la humanidad en general, pero no hacen todo lo que pueden para salvarlos. En verdad, ellos no hacen virtualmente nada; ellos pasan en toda clase de aventuras de negocios, buscando placeres, mirando televisión, en cosas sociales, y gastan el tiempo en miles de cosas mucho menos valiosas que una sola alma, la cual vale más que todo el mundo y por la cual no se puede dar nada a cambio.

Si ellos creen en la diabólica doctrina que abrazan, y que depende de los cristianos ganar otras almas para Cristo, y que tienen sólo esta vida para ser salvos, entonces ellos son culpables de los peores crímenes imaginables. Hitler es una luz brillante en comparación a ellos. O ellos realmente no creen esta doctrina, pero la usan para sus propios propósitos, como hipócritas, o ellos no aman a su prójimo como a sí mismos, contrario a lo que exhiben y profesan. Es así de simple. Si ellos no aman a su prójimo como a sí mismos, están condenados. ¿Les gustaría a ellos que esa condenación fuera permanente?

Si yo creyera en esta doctrina, no debería ni tener un televisor o un periódico, ni un solo momento que perder en ninguna clase de actividades u objetos que no fueran de tanta importancia como lo es rescatar a un alma que perece. No debería casarme ni tener hijos. No debería tener un hogar, un jardín, ninguna cosa que consuma tiempo y que no sea de primordial necesidad.

No me molestaría en pensar en ropa, afeitarme, arreglarme, preparar comida, lavarme los dientes, ni muchas otras cosas que todos hacemos, excepto prepararme para ganar almas. Mis actividades y atenciones aparte de ganar almas deberían ser cortadas de raíz. Pero yo no creo en esta doctrina.

Si las almas solamente se pueden salvar en esta vida, entonces los que creen en esta doctrina están condenados. Tal vez haya alguien por ahí que esté haciendo todo lo que puede para salvar a tantos como sea posible, ¡pobre infeliz! Pero ¿qué tal si él hubiese dormido solamente 20 minutos menos cada noche? ¿Podría haber librado del tormento eterno a un alma más?

¿Qué tal si él se hubiese abstenido de pláticas vagas e insignificantes que le quitaron tiempo valioso? Un alma menos salvada es más de lo que una consciencia pura puede soportar. “Si tan sólo hubiera…” sería su tormento continuo. Él se condenaría en una forma que no se considera comúnmente. La doctrina es ridícula.

Ahora si usted dice que yo soy diabólico porque enseño en contra de esa doctrina, al no creerla, pero no actúa usted de acuerdo con su creencia de esa doctrina, entonces a la vista de Dios yo estoy más justificado que usted quien me condena. ¿Interesante?

No, pueblo, esta vida, esta edad, este mundo presente es solamente una etapa de muchas en el proceso de Dios para crear al hombre a Su imagen. Tenemos un Dios grande, mucho más grande de lo que imaginamos en la estrecha ventana de este mundo.

“Para mostrar en las edades venideras las abundantes riquezas de Su gracia, en Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” (Efesios 2:7 RVG)

Lea Las Buenas Nuevas. Y más material disponible en The Restitution of All Things.

Considere la alternativa a creer en esta doctrina: Si cree la verdad, usted ya no será culpable por negligencia criminal de mayor orden, y ya no vivirá con una carga imposible.

 

DD Anterior

Todas las Doctrinas Diabólicas

Siguiente DD

 

Facebook Comments
Print Friendly, PDF & Email