Print Friendly, PDF & Email

Doctrina Diabólica: El Hombre Tiene Libre Albedrío

EnglishSpanish

¿Dónde Estaba Mi Libre Albedrío?

Yo nací canadiense, de Manitoba, de ascendencia ucraniana, un varón católico pobre, el mayor de una familia de cinco niños y una niña, en este tiempo de la historia.

Nací con cabello liso cuando yo habría preferido pelo rizado. Yo habría preferido ser más alto, más fuerte, más listo, más guapo, más popular, etc. Y nací con padres incrédulos.

Por causa de la incredulidad de ellos, sufrimos muchas cosas; el pecado floreció y cosechamos las consecuencias. ¿Pedí eso yo? No que yo sepa. ¿Estoy ahora desagradecido? No. Así es como fueron las cosas, y con lo que Dios me ha dado ahora, yo sé que tengo más de lo que el corazón podría desear y no cambiaría mi lugar con nadie.

Lo que Dios me ha dado y ha hecho conmigo no ha sido por elección mía, como no lo fueron ninguna de mis circunstancias pasadas. Obviamente, yo no tenía libre albedrío en estos y tantos otros asuntos más.

¿Hay Libre Albedrío en Asuntos Morales?

Algunos dicen que el libre albedrío solamente pertenece a asuntos morales. ¿Qué tan fácil era para mí tener libre albedrío en asuntos morales comparados con otros cuando, desde la cuna, me enseñaron la idolatría, la adoración pagana, las mentiras y las doctrinas diabólicas, mientras otros niños, nacieron de padres creyentes, tuvieron la oportunidad de oír la verdad desde la infancia?

¿No es un asunto moral para un creyente elegir una esposa? Dios declara que los creyentes deben casarse con esposas creyentes, no incrédulas. Entonces ¿qué pasó con Sansón? Sus padres estaban angustiados cuando él decidió casarse con una filistea, contrario a la Ley de Dios. Sin embargo, lo escrito da testimonio de que fue determinación de Dios que Sansón hiciera eso:

Jueces 14:1-4 LBLA
(1) Y Sansón descendió a Timnat y vio allí a una mujer de las hijas de los filisteos.
(2) Cuando regresó, se lo contó a su padre y a su madre, diciendo: Vi en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos; ahora pues, tomádmela por mujer.
(3) Le respondieron su padre y su madre: ¿No hay mujer entre las hijas de tus parientes o entre todo nuestro pueblo, para que vayas a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Pero Sansón dijo a su padre: Tómala para mí, porque ella me agrada.
(4) Y su padre y su madre no sabían que esto era del SEÑOR, porque Él buscaba ocasión contra los filisteos, pues en aquel tiempo los filisteos dominaban a Israel.

En verdad, todo el destino de Sansón estaba determinado antes que él naciera (Jueces 13). ¿Cuánto libre albedrío tenían Sansón y sus padres?

Cuando Moisés dio excusas ante la zarza que ardía para evitar la misión de Dios para él, Dios se enojó. Llámele como usted quiera, pero la obediencia es un asunto moral sea para con Dios o para con cualquier autoridad sobre uno, y ciertamente que es un asunto espiritual cuando es Dios Quien requiere la obediencia a Él personalmente. Dios decide lo que se requiere y lo que no, y el hombre no tiene libre albedrío para evadir Su voluntad.

¿Hay Libre Albedrío en la Predestinación?

Las Escrituras declaran que antes que Isaac naciera en el vientre de su madre, él estaba destinado a ser el amado hijo de milagro de Abraham. ¿Qué libre albedrío había para él?

¿Cuánto libre albedrío tenía Isaac cuando envejeció, siendo ciego en sus últimos años? ¿Qué libre albedrío tenía él para darle su bendición a Esaú, su hijo favorito, cuando fue engañado por su esposa y por Jacob, quien estropeó su deseo? Sabemos que esto sucedió de acuerdo con la voluntad de Dios como se expresó en la Palabra profética dada a Rebeca cuando Jacob y Esaú estaban aún en el vientre:

“Y el SEÑOR le dijo: Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos se dividirán desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor.” (Génesis 25:23 LBLA)

¿Cómo es que Jacob obtendría la primogenitura, aunque Esaú era el primogénito? ¿Fue libre albedrío el que ejerció Esaú mientras vendía su primogenitura por nada, o estaba predeterminada su elección?

Este escrito es apenas una pequeña muestra de los muchos casos en las Escrituras donde el consejo predeterminado por Dios gobierna sobre la libertad de elección de los hombres.

¿Qué ejercicio de libre albedrío hubo cuando el Señor tomó a Saulo de Tarso en el camino a Damasco, y por qué los otros que andaban con él quedaron libres para seguir su camino? ¿Qué libre albedrío hubo cuando estaba determinado que Saulo sufriría grandes cosas por el Señor, distinto a otros?

Cuando el Señor me tomó a mí en 1973, yo tenía una familia querida – madre, padre, hermanos, hermana, primos, tías, tíos y abuelas. Los perdí a todos. Ahora yo tengo una esposa. Yo no quería una. En mis primeros días como creyente, yo esperaba ser como otro apóstol Pablo, quien era soltero y decía que de ser posible, era mejor no casarse, sirviendo al Señor con mayor atención de esa manera. Mi esposa me fue dada, por lo cual estoy ahora muy agradecido. Yo no tenía idea de cuánto la necesitaba.

También tengo un hijo por milagro. Como 11 meses antes que él naciera, el Señor me dijo: “Mira lo que haré por ti ahora.” Yo no pedí hijos pero ahora estoy muy agradecido. Tenemos una casa que yo no pedí (tal vez mi esposa sí), finanzas, amigos y otras cosas que no nos ganamos ni merecimos ni pedimos. Sobre todo, el Señor se manifestó a mí cuando yo no lo estaba buscando o deseando. ¿Cuán raro y maravilloso es eso? ¿Libre albedrío? ¿Cómo?

Las Escrituras enseñan que el hombre nace en pecado y es esclavo del mismo. Si es esclavo, entonces ¿cómo es que tiene libre albedrío? Yo declaro que es Dios Quien determina todas las cosas. El hombre no determina nada – hasta que es redimido de la tiranía del pecado, completado a la imagen de Dios y establecido en el trono con Él – él no tiene libre albedrío. Solamente estando completo en Cristo puede alguien tener libre albedrío, así como lo tiene Dios, a Cuya imagen fue creado el hombre.

¿No dice la Biblia que Dios escoge vasijas de honra y de deshonra? ¿Qué opción tenía Faraón cuando Dios endureció su corazón contra Moisés?

“Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti Mi poder, y que Mi Nombre sea predicado por toda la tierra. De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere endurecer, endurece.” (Romanos 9:17-18 RVG)

Dicen: “Dios conocía el corazón de Faraón y determinó las cosas de acuerdo a ello.” Eso es simplemente tonto… más acrobacias intelectuales por parte de los que tratan de defender la indefendible doctrina del libre albedrío, totalmente contraria a las Escrituras y a Dios. ¿Dónde está la prueba? ¿Por qué habríamos de confiar en la opinión y especulación en vez de en la verdad desnuda?

“La mente del hombre planea su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos.” (Proverbios 16:9 LBLA)

“Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano del SEÑOR; a todo lo que quiere lo inclina.” (Proverbios 21:1 SSE)

¿Es Creer Cuestión de Elección, No Digamos de Libre Albedrío?

“Conozco, oh SEÑOR, que el hombre no es señor de su propio camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.” (Jeremías 10:23 SSE)

¿Quién escoge a quién? ¿No les dijo Jesús a Sus discípulos, “Ustedes no me escogieron a Mí, sino Yo los escogí a ustedes” (Juan 15:16)?

Entonces viene el razonamiento carnal y dice: “Sí, pero ellos podrían haber rechazado ser escogidos… ellos tomaron una decisión.” Pero ¿no le dijo Jesús después al Padre (en Juan 17) que Él había guardado a todos los que el Padre le había dado, que no había perdido ninguno? Si uno de ellos hubiera rechazado la elección de Dios, ¿no habría Jesús tenido que decir algo como, “No todos escogieron estar conmigo”?

Entonces el hombre carnal viene otra vez y dice: “Dios no necesita a nadie; si uno lo rechaza, Él levanta a otro en su lugar.” Entonces ¿Por qué haría una declaración acerca de no perder a ninguno si son tan prescindibles?

Aun Los Malhechores Son Escogidos

También, cuando Jesús dijo que no había perdido a ninguno, Él siguió diciendo: “Ninguno de ellos se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (Juan 17:12). Entonces, ¿dónde estaba el libre albedrío de Judas?

De nuevo aparece el hombre carnal, argumentando: “Dios conocía el corazón de Judas desde el principio, y sabía que él escogería el mal.” Entonces, ¿dónde estaba el libre albedrío de todos aquellos a quienes impactó Judas?

¿Por qué querría Dios que un traidor estuviera involucrado para empezar? Porque era necesario que el Hijo del Hombre fuera traicionado. ¿No es tontería pensar que primero hay libre albedrío, luego espacios o papeles necesarios que llenar por quienes pueden escoger hacer lo que les plazca? ¿No sería esto un caos, y aun entonces sin libre albedrío?

Todas las Vidas Predeterminadas

¿Fue sólo Judas y los discípulos que tenían ciertos futuros determinados por el consejo y conocimiento previo de Dios? Las Escrituras son abundantemente claras para quienes les es dado ver que toda criatura ha sido predestinada para un propósito específico, sea Esaú o Nabucodonosor o Judas o Pedro o los hombres que “se colaron sin darse cuenta” o Isaac o Moisés o José o Pablo o aun el hombre ciego de nacimiento:

“Y pasando Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y Sus discípulos le preguntaron, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciese ciego? Respondió Jesús: ‘No es que haya pecado éste, ni sus padres; sino para que las obras de Dios se manifestasen en él.’” (Juan 9:1-3 RVG)

¿Tuvo libre albedrío José? “No quiero ser vendido como esclavo a Egipto, Dios. Cancela mis sueños; ¡envía a alguien más!”

La señora judía, dueña de la casa donde yo vivía en 1974, Resei Korber, me dijo: “Nosotros los judíos somos llamados ‘el pueblo escogido.’ Nosotros decimos: ‘Escojan a alguien más.’” ¿Qué libertad de escogencia han tenido los judíos todos estos milenios?

¿Dueños de Nuestro Propio Destino?

Otra forma de expresar libre albedrío es diciendo: “Somos los dueños de nuestro propio destino.”

Si alguien hablara esas palabras a oídos de muchos cristianos evangélicos ortodoxos, los oyentes rápidamente lo condenarían por completo. Y son estas mismas personas los que con la misma fuerza declaran que todos nosotros tenemos un libre albedrío. ¿Cuál es la diferencia? Verdaderamente, si el hombre tiene libre albedrío, ¿no es él el dueño de su propio destino y por tanto puede hacer o tener lo que escoja?

Deténgase y Considere

¿No hemos escogido nosotros muchas cosas que no se materializaron? ¿No hemos vivido constantemente sujetos a circunstancias que no son de nuestra elección? ¿No determinan los efectos de esas circunstancias indeseables el resultado de nuestras vidas y las de otros? ¿Quién puede negarlo?

Uno no tiene más opción que reconocer que estas cosas son ciertas, ¡a menos que uno escoja estar equivocado! Sin embargo, un día, todos nosotros escogeremos estar en lo correcto, y por tanto ¡no tendremos la opción de escoger estar equivocados! ¿Por qué escogeremos estar en lo correcto? Será por causa de Aquél Quien hace que nosotros sí escojamos:

“Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por Su buena voluntad.” (Filipenses 2:13 SSE)

¿Libre Albedrío Limitado?

Ahora, uno podría decir: “Tenemos libre albedrío. El hecho de que no tengamos lo que queremos, o que nuestras elecciones no funcionen, no significa que no tengamos libre albedrío.”

¿No es esto agregarle a la misma contradicción? ¿Cuál es el punto de tener un libre albedrío para mover los brazos y las piernas en una jaula estrecha si no tengo la libertad para salir de esa jaula y usar mis brazos y piernas? La vida está llena de jaulas. ¿Qué clase de libre albedrío es tener libertad limitada?

La Esencia de la Doctrina del Libre Albedrío

La doctrina del libre albedrío es una premisa arrogante fundada en la caída adámica. El libre albedrío es un engaño, una negación del Señorío de Jesucristo. Ella dice: “Yo soy Señor.”

También es una actitud de nuestras uvas amargas. En vez de admitir que está equivocado y arrepentirse de confiar en sí mismo, el hombre se duplica, tomando la posición de que él tiene razón y Dios está equivocado. “Yo caí, se me advirtió que esto pasaría, pero yo me convencí a mí mismo de que hacia lo correcto – ¡Estoy libre para hacer lo que mejor me parece ahora, lo haré y nadie va a detenerme!”

Pensar así es servir al error esclavizadamente.

La noción del libre albedrío es un síntoma de orgullo y auto-justicia. Los hombres prefieren pensar que ellos son los arquitectos de sus destinos, casi como si ellos fueran Dios Mismo. La doctrina del libre albedrío es una doctrina de demonios.

Sólo Dios Tiene Libre Albedrío

Dios es Señor de todos. Solamente Él es el Amo de todos los destinos; de otra manera Él no es Señor de nada. O uno tiene libre albedrío, o no lo tiene. La libertad debe ser total, o no es verdadera libertad – es solamente un frustrante tormento.

Un día, los que están en Cristo serán libres en todo aspecto. Como lo prometió el Señor Jesucristo: “Así que, si el Hijo os libertare, ¡seréis verdaderamente libres!” (Juan 8:36). Hasta que venga ese tiempo de plenitud, nosotros solamente nos engañamos a nosotros mismos al pensar que tenemos libre albedrío.

Sólo la Luz de todos los hombres tiene la llave para la liberación de las cadenas de oscuridad que nos atan, cadenas de muerte e infierno. Vendrá el día cuando Jesucristo nos haga completos a pesar de la elección que hizo Adán y a pesar de, no por causa de, las elecciones que nosotros hayamos hecho o de cualquier obra que hayamos hecho:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:8-10 RVG)

¿No es emancipadora la verdad? ¡Qué carga la que se quita!

Lea en nuestra sección Free Will.

Considere la alternativa a la terrible carga de creer que usted tiene libre albedrío, lo cual lo deja a usted con la responsabilidad del Creador y la impotencia de la criatura para manejarla. Dele a Dios la gloria y reconozca Su soberanía. Confiese con su corazón que Él es Señor. Luego las cosas tendrán perfecto sentido y usted podrá reposar y regocijarse en Dios, sabiendo que Él es su Perfectamente Capaz Dios.

 

DD Anterior

Todas las Doctrinas Diabólicas

Siguiente DD

Facebook Comments