Print Friendly, PDF & Email

Doctrina Diabólica: La Democracia Es de Dios

¿Lo es? ¿Es correcto que los que necesitan ser gobernados gobiernen sobre los gobernadores? ¿Qué debe hacer el gobernador entonces? ¿Simplemente gobernar como los gobernados lo gobiernan para que gobierne?

La democracia casi podría ser sinónimo de cristianismo en la mente de muchos. Tomemos, por ejemplo, el derecho religioso político en los Estados Unidos, el cual considera sagrado el ideal de una república democrática. La verdad es que la democracia (sea en forma de república o no) es un gobierno gentil, no teocrático, y por lo tanto no cristiano.

Los imperios de Babilonia, Persia, Roma y todos los demás a través de la historia humana han sido gobiernos paganos. El comunismo, el socialismo y todas las otras formas de gobierno diferentes a la teocracia son carnales, de los hombres y de la sabiduría de los hombres. La democracia resulta que es el fondo del barril, según se representa en los pies de barro y arcilla de la imagen con que soñó Nabucodonosor, como está escrito en Daniel capítulo 2. Créalo: Los imperios anteriores fueron más grandes, habiendo sido el mayor el de la cabeza de oro.

Aun así, todos estos están bajo la soberanía y voluntad de Dios Quien, las Escrituras declaran, hizo a Nabucodonosor la cabeza de oro. Daniel dijo que Dios le había dado a Nabucodonosor un reino, poder, fuerza y gloria. Es por determinación de Dios que los reinos, naciones y gobernantes existen o dejan de ser.

Entonces hoy vivimos en los días de los pies y dedos de arcilla y hierro – fuerza y debilidad – siendo los dos incapaces de unirse por naturaleza, destinados a sucumbir bajo el poder de Dios. Estas son las democracias, las naciones occidentales que en general han gobernado al mundo en el presente. Pero como algunos lo han podido percibir, esos días también han terminado. La imagen está cayendo, para nunca volverse a levantar.

Pregunta: Fue alrededor del año 600 A.C. que Nabucodonosor tuvo el sueño y Daniel lo interpretó. ¿Cómo podría alguien haber sabido que los medos y los persas derrotarían y sucederían a Babilonia? ¿Cómo podría alguien saber que Alejandro vendría conquistando a los medos y a los persas y que su reino se dividiría en cuatro partes? ¿Cómo podría alguien saber que Roma iba a vencer al imperio griego?

Los eventos predichos en este sueño se extendieron a más de dos milenios en el futuro. Sin embargo, allí estaba, registrado en las Escritura con perfecta precisión y preservado hasta nuestros días, 2,600 años después. ¿Qué persona razonable puede argumentar contra lo que Dios hace? Aun así, el mundo está lleno de gente irracional, corrompidos por el pecado, mentes degeneradas al punto de gran sin razón.

Ahora estamos en el tiempo de los pies y dedos de barro y arcilla, llamado las democracias. Pero piense en ello – ¿deberían gobernar las ovejas? ¿No es ese el caso de la democracia?

El pueblo elige a quien ellos quieren. El gobierno es el representante y el producto del pueblo. En la democracia, idealmente hablando, si los representantes electos no satisfacen a quienes los eligen, son reemplazados por el pueblo. Los gobernados tienen la oportunidad de escoger a quienes los gobiernan. ¿Tiene la razón la mayoría? Mucho se puede decir sobre cómo la democracia es inefectiva, contraproducente y destructiva.

En el comunismo, el lobo gobierna; en la democracia, las ovejas gobiernan; en la teocracia, el Pastor gobierna. ¿Cuál escogería usted? Al hombre se le han dado miles de años de oportunidad para hacer las cosas a su manera, presuntamente independiente de Dios, para aprender de la insensatez y sus consecuencias. Ahora él se ha quedado sin caminos ni medios, jugando con la destrucción en estos últimos días como nunca antes, y ahora es el tiempo de que Reino de los reinos se establezca, y eso, para siempre.

“En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido, y este reino no será entregado a otro pueblo. Desmenuzará y pondrá fin a todos aquellos reinos, y él permanecerá para siempre.” (Daniel 2:44 NBLH)

¡Aleluya! Tendremos al Pastor dando las órdenes, y cualquier competidor o contradictor ya no podrán ganarse el ascenso e imponer sus voluntades sobre el pueblo. Sus tronos les serán quitados para siempre, y el trono de justicia sobre el cual el Señor de señores, el Rey de Justicia, se sienta será establecido para siempre, reinando supremo.

Entonces aprenderemos el valor de vivir de acuerdo con las leyes de Dios, el valor de someternos a Su autoridad. Las espadas se convertirán en arados, la opresión cesará y la verdadera paz, son tratados en papeles, prevalecerá. El sufrimiento y el dolor dejarán de ser y las lágrimas serán enjugadas. Las puertas ya no tendrán que cerrarse con llave y los seguros serán innecesarios. Los abogados no prosperarán a costa de los clientes en las atascadas cortes donde la justicia es apenas una esperanza y no una garantía.

Las instituciones tiránicas dejarán de existir, y los malvados serán arrancados del poder para siempre. ¡Qué maravilloso día el que está sobre nosotros – el día de la teocracia donde Dios reina, y los hombres viven en armonía con Él y unos con otros – una espantosa noche cambiada a un sueño hecho realidad! ¡Gloria aleluya!

Lea nuestra sección: “Thy Kingdom Come” – God’s Political Perspective, especialmente “La Trilogía del Voto”: For Whom Do We Vote?, Why Do We Vote for Jesus Christ?, y How Do We Vote for the Lord Jesus Christ?.

Considere la alternativa a esta doctrina: Vote por Dios, no por hombres; reconozca el derecho del Pastor, no el de las ovejas o los lobos, para reinar sobre todos.

 

DD Anterior

Todas las Doctrinas Diabólicas

Siguiente DD

 

Facebook Comments