Print Friendly

Doctrina Diabólica: Los Creyentes Ya No Escuchan la Voz de Dios

EnglishSpanish

Los que no son del Señor no han oído la voz del Señor, porque Él dice, “Mis ovejas oyen Mi voz” (Juan 10:27). A través de las Escrituras, tanto en el Viejo como en el Nuevo Testamento, los creyentes han oído la voz de Dios directa y personalmente. Pero los incrédulos hoy, muchos de los cuales se creen cristianos nacidos de nuevo, dicen: “Ahora que Cristo está en nosotros, Él ya no tiene que hablarnos, como lo hizo Dios en el pasado, porque ahora tenemos la Biblia completa.”

Dígame si tiene algún sentido decir que mientras los creyentes en el pasado tenían la Biblia (por lo menos en parte), pero no lo tenían a Él dentro de ellos, Él les habló directa y personalmente, ¡pero ahora que lo tenemos a Él por dentro, Él nos habla solamente a través de la Biblia! Esa es Bibliolatría clásica.

He oído a algunas de estas personas también contradecirse a sí mismas. Por una parte, ellos dicen: “Ya no oímos Su voz,” pero por otra parte, ellos dicen: “Él habla a nuestros corazones.” Él no les habla a ellos, ¿pero Él les habla a su órgano bombeador de sangre? Me han dicho que hubo tiempos cuando, y culturas donde, el hígado o los riñones se conocían como el órgano central y vital de la vida. “Él me habló al hígado acerca de empezar un trabajo,” podría usted haber oído a alguien decir alguna vez.

Los temerosos y los incrédulos alegan que si uno trata de oír la voz de Dios, puede dejarse llevar por la imaginación y hasta abrirse a las fuerzas demoníacas. Muy razonable, eso ciertamente es verdad, dependiendo de la motivación.

¿Existen otras voces? Jesús dijo que sí:

Juan 10:1-5 RVG
(1) De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, el tal es ladrón y salteador.
(2) Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.
(3) A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las conduce afuera.
(4) Y cuando ha sacado sus propias ovejas, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.
(5) Mas al extraño no seguirán, sino que huirán de él; porque no conocen la voz de los extraños.

Muchos oyen las voces de demonios y de hombres diciéndoles toda clase de cosas que ellos quieren oír, desde mandarlos a predicar hasta mandarlos a matar. Hay malos espíritus que profetizan, oran, confiesan que hay solamente un Dios, y hasta alaban al Señor. Esos pueden ser muy engañosos. El hermano Juan nos aconseja que probemos los espíritus:

1 Juan 4:1-3 RVG
(1) Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.
(2) En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;
(3) y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo.

Sin embargo, la existencia de los falsos no niega a los verdaderos, sino que testifica de ellos, porque las copias sólo se hacen de lo que es real.

Pueblo, el Señor murió por nosotros y vino a morar en nosotros, no para que tuviéramos una comunión personal con un libro, aun si son las Sagradas Escrituras. Él vino a establecer una comunicación y comunión personal, íntima y directa con Él. Él no puso Su vida para mantenernos cerca, solamente viniendo a través de un libro y de predicadores que lo presentan. ¡Él vino a vivir en nosotros!

El Señor no se comunica en una forma indeterminada e indirecta, por sentimientos matizados del corazón, sino que habla clara e inequívocamente, dirigiéndonos con certeza en la fe.

Así es como Dios nos habló a nosotros:

¿Cómo, por medio de la Biblia, le habría dicho Él a mi esposa Marilyn en 1975, mediante el don de lenguas e interpretación, que mi hermano y mi cuñada tendrían un hijo, lo cual no era posible para ellos en ese tiempo, pero pronto sucedió?

¿Cómo le habría dicho Él a Marilyn, por medio de la Biblia, que nosotros iríamos a Inglaterra, lo cual hicimos ese año a través de circunstancias extrañas e impredecibles?

¿Cómo nos habría informado Él en 1977 que iríamos a Israel, lo cual sucedió en 1979?

¿Cómo me daría Él una orden personal como, “Ve a Lethbridge,” lo cual Él me dijo en 1982? Fuimos y aquí hemos estado desde entonces.

Estos son sólo algunos entre miles de mandatos personales, revelaciones, reprensiones y comunicaciones que recibimos de parte de Él por décadas.

“Él sólo lo pone en el corazón,” dicen ustedes, pero yo les digo: “Ustedes nunca han oído Su voz porque nunca le han creído ni obedecido a Él.”

Él dijo:

“El que tiene Mis mandamientos y los guarda, ése es el que Me ama; y el que Me ama será amado por Mi Padre; y Yo lo amaré y Me manifestaré a él.” (Juan 14:21 NBLH)

“Yo me manifestaré a él.” ¿Solamente por un libro? ¿Solamente por sentimientos? ¿Es así como usted se relacionaría con su hijo? ¿Es así como su hijo querría que usted se relacionara con él? ¡Qué tontería! Si eso es lo que usted cree, ¡qué grande es su incredulidad y su separación de en Quien usted profesa creer y adorar!

Déjeme decirle esto: Cuando usted se arrepienta y se vuelva al Señor con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, Él se manifestará a usted como le plazca a Él, así como el Padre se manifiesta al Hijo, no solamente por las Escrituras, sino personalmente.

Considere la alternativa a creer en esta falsa doctrina: Si usted no puede oír Su voz por no ser Suyo, entonces usted oirá Su voz cuando sea Suyo, así como Él lo ha declarado.

 

DD Anterior

Todas las Doctrinas Diabólicas

Siguiente DD

 

Print Friendly