Print Friendly

La Adoración a la Biblia Es Usada por los Hombres para Cubrir el Mal

English – Spanish

Akaid Diaz nos envió un desafío para responder a “Elementos Esenciales del Cristianismo”, un documento publicado por el Instituto de Investigación Cristiana (Christian Research Institute). Respondimos a este documento y publicamos nuestra respuesta ( False Christianity Unmasked ). A CRI se le envió una copia de nuestra respuesta a Akaid; ellos respondieron de la siguiente manera, en texto rojo. Nuestra respuesta sigue en texto simple.

CRI: Querido Víctor,

¡Saludos en el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo!

Agradecemos su interés en el ministerio de CRI y su confianza en nuestra capacidad para ofrecer evaluaciones de discernimiento de grupos, individuos y otros temas de vital interés para los cristianos.

Paul: Víctor no te escribió la carta que cita tus “elementos esenciales del verdadero cristianismo”. Ese fue Akaid Díaz. Víctor (Hafichuk) y Paul (Cohen) han escrito respuestas a tu declaración publicada, de las cuales se envió una copia a tu organización. Por ahora, responderemos a tu respuesta, seguida de algunos comentarios adicionales sobre diversos asuntos de tu sitio.

CRI: La objeción de tu amigo a nuestra afirmación de la Biblia como una doctrina esencial del cristianismo histórico…

No rechazamos la Biblia como inspirada por Dios y el Registro de la Verdad Esencial, aunque rechazamos enérgicamente la adoración de ella según el “cristianismo histórico” carnal de tus padres, la cual sigues tú. No puedes distinguir entre las dos cosas porque estás caminando en la carne, cegado por tu idolatría de la Biblia. Nuestro punto es que, si el Espíritu de Dios no te revela y enseña las verdades contenidas en las Escrituras, la Biblia es un libro mal entendido y mal utilizado, como lo señala Pedro:

“Consideren la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como les escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia destrucción”. (2 Pedro 3:15-16).

Además, afirmar que la Biblia es inspirada por Dios es mucho más que una “doctrina esencial del cristianismo histórico”. Eso es Verdad. Para ti, Cristo es histórico. Piensas examinarlo a Él y concluir lo que harás con tu intelecto y tus nociones e inclinaciones carnales. Para nosotros, Sus santos, Cristo es Dios, vivo, con nosotros y nos habla. Él nos ha concedido el entender y dividir correctamente la Palabra de Dios, lo cual tú no puedes hacer, estando desconectado de Él.

CRI: …y la [objeción a que la Biblia sea la] máxima fuente de autoridad para el cristiano… es infundada y se refuta a sí misma.

Paul: La Biblia misma declara Quién es el fundamento de toda autoridad – el Señor Jesucristo. Esto lo hemos probado con las Escrituras y con razonamiento santo, a nada de lo cual has respondido tú aquí. Simplemente demuestras la verdad de lo que hemos dicho de ti, de que eres un adorador de la Biblia a quien no le importa lo que dice su Autor. Lo único que te importa es la supuesta autoridad que te confiere. Tú levantas la Biblia como la “máxima autoridad” como una tapadera para hacer lo tuyo, quedando aparentemente impune (Sin embargo, Dios no puede ser burlado; se cosecha lo que se siembra).

“Porque la sentencia contra una mala obra no se ejecuta enseguida, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos entregado enteramente a hacer el mal”. (Eclesiastés 8:11 NBLH).

Tú hablas de la Biblia como la “máxima autoridad” porque puedes manipular un libro a tu antojo, sin temor a ser juzgado por ello, en lugar de ser considerado responsable por la Autoridad y el Juez Supremo, Cristo Mismo. A Él no puedes manipularlo ni usarlo, ni poner palabras en Su boca.

CRI: La Biblia se declara a sí misma como la Palabra de Dios y la autoridad final para el cristiano (2 Timoteo 3:16-17, Santiago 2:19-25, Hechos 17:11). Aunque él pueda afirmar que Jesús es la máxima autoridad, el Alfa y la Omega, la imagen expresa de Dios, ¿cómo sabe él con certeza que esas afirmaciones son verdaderas?

Paul: ¡Qué reveladora es tu pregunta! Si te hubieras convertido verdaderamente al Señor, y hubieras nacido de Su Espíritu, ¡sabrías la verdad porque lo conocerías a Él! Pero eres de los que nacen de la voluntad de la carne, de los hombres.

“Mas a todos los que Le recibieron, a los que creen en Su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Los cuales son engendrados, no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13).

“Y se asombraban de Su doctrina. Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas” (Marcos 1:22).

Tú eres como los escribas de quienes habló el Señor, quienes también usaban la Biblia como su autoridad. Jesús viene en la autoridad de Dios, y es la autoridad de Dios. Él cita la Biblia como confirmación de la verdad, la cual testifica de Él. Tú no Lo conoces, y por lo tanto “sí erras, al no conocer ni las Escrituras ni el poder de Dios” (Marcos 12:24).

Las referencias de las Escrituras que diste muestran tu ignorancia de Él y tu preferencia por los ídolos que no pueden hablarte o reprenderte. Aquí están tus Escrituras, y te mostraré por qué:

Escritura de CRI: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, para que el varón de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17).

Paul: El apóstol Pablo se estaba refiriendo a lo que ellos tenían como Escritura en sus días, lo que hoy comúnmente se llama el Antiguo Testamento. La mayoría de aquellos que creyeron en la autoridad de las Escrituras en el día del Señor no lo recibieron a Él, el Autor de las Escrituras, cuando se les apareció en carne y hueso (tal como lo rechazas tú actualmente).

Reconocer la autoridad de las Escrituras no es suficiente, ni por cerca. Debes reconocer la Autoridad Suprema, que es Cristo, y Su aplicación de la Escritura. El Suyo es el único Nombre dado bajo el Cielo por el cual los hombres deben ser salvos.

Ustedes Le rinden culto de labios a Él, pero se muestran adoradores de dioses extraños en todos sus caminos y palabras. Para más evidencias de esto, lee Las Verdaderas Marcas de un Culto.

Escritura de CRI: “Tú crees que hay un Dios; bien haces; también los demonios creen y tiemblan. ¿Mas quieres saber, oh hombre vano, que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras, Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó con sus obras, y que la fe fue perfeccionada por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue imputado por justicia, y fue llamado: Amigo de Dios. Ustedes ven, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?” (Santiago 2:19-25)

Paul: Esta cita no ofrece ninguna descripción de la Escritura como la “máxima autoridad”, ni siquiera remotamente. ¡De hecho, habla de aquellos que caminaron con Dios por la fe, que no tenían la Biblia disponible en su tiempo!

Escritura de CRI: “Estos fueron más nobles que los de Tesalónica, en cuanto recibieron la palabra con toda disposición de la mente, y escudriñaban las Escrituras a diario, si esas cosas eran así” (Hechos 17:11).

Paul: Esta última cita dice que los bereanos recibieron la Palabra con toda la disposición de la mente. La Palabra de Dios que recibieron fue lo que Pablo y Silas les predicaron. Los hombres enviados por Dios les hablaron la Palabra de Dios, la cual, al mezclarse con fe, ellos la creyeron, y esto causó que esos bereanos escudriñaran las Escrituras para ver más mediante la fe.

A diferencia de ustedes, ellos creyeron a los siervos de Dios que les predicaron a Cristo. Ustedes no nos creen a nosotros, porque no Le creen a Él. Si ustedes escudriñan las Escrituras, es porque están haciendo lo mismo que aquellos a quienes Cristo reprendió en Juan (5:39-40). Piensan que tienen vida en la Biblia, pero la vida está en Él; ustedes no vienen a Él para recibir la vida.

CRI: Sin la revelación especial de Dios revelada en las Escrituras, no habría forma de conocer con certeza alguna, ninguna de las doctrinas que se discuten (por Ej., La Trinidad, la humanidad y divinidad de Jesucristo, la salvación por gracia y la iglesia).

Paul: ¿No son ustedes completamente carnales en su forma de pensar? ¡Qué necias son tus declaraciones, las que hablas con tanto orgullo y pomposidad! ¿Desde cuándo la revelación de Dios viene por un libro, y no por Su Espíritu? ¿Cuál de los padres recibió su conocimiento de Dios de un libro? Si ustedes son hijos de los padres, ¿por qué confían en un libro para creer?

Ustedes adoran un libro porque no son hijos de la fe; ustedes son hijos de la carne y del diablo. Ustedes son adversarios de Cristo en todos sus caminos. Son impúdicos, obstinados, orgullosos y resisten al Espíritu Santo como lo hicieron sus padres.

La doctrina de la trinidad es pagana, no bíblica en absoluto. La enseñan los hombres, no Dios. Él la odia, con pasión. Lee The Asininity of the Trinity.

Y no saben nada acerca de la humanidad o la Divinidad de Jesucristo, al no conocerlo a Él en absoluto, excepto según la imagen que hacen de Él en sus mentes corruptas. Ustedes no conocen la gracia o la salvación. Lo que llaman gracia es iniquidad, una anarquía que trae muerte y vergüenza en lugar de salvación y vida.

Ustedes son de las iglesias de los hombres (de muchos nombres), no la de Dios (de Un Nombre). Por lo tanto, todas esas doctrinas que afirman saber de las Escrituras son perversiones de la verdad, y ustedes se condenan al poner su fe en ellas. Sería mejor que fueran fríos y nunca leyeran la Biblia, que pervertirla y enseñar sus perversiones a muchos, trayendo mucha sangre sobre sus cabezas.

Hay un infierno que pagar por sus caminos.

CRI: Al rechazar las Escrituras como la máxima autoridad, tu amigo hace absurdas todas sus referencias a la Biblia en apoyo de sus enseñanzas. Después de todo, si la Biblia no tiene autoridad, entonces por qué la citan como una autoridad que presta apoyo para una enseñanza espiritual. Todo lo que le queda a tu amigo es su propia opinión y nada más.

Pablo: Al rechazar a Jesucristo como la Autoridad Suprema, tú te burlas de la Biblia, malinterpretando y aplicando mal Sus palabras, como lo hacen todos los pretensiosos inestables e ignorantes. Nunca dijimos que la Biblia no tuviera NINGUNA autoridad. Ustedes son mentirosos. Si no mienten intencionalmente, son descuidados y rápidos para hacer acusaciones falsas sin indagar. Esto es lo que yo  dije (en mi carta a Akaid):

“En ninguna parte de la Biblia se ha dicho, que la Biblia sea la fuente principal del conocimiento acerca de Dios.

¿Es provechosa para la reprensión, la doctrina, la corrección y la instrucción en justicia? Sí, de hecho. Pero el testimonio de la Biblia apunta al Señor Mismo como la Fuente Suprema. “

“¿Son las Escrituras todas verdaderas y aplicables a nuestras vidas? Sí. Cualquiera que no lo crea se enterará de manera diferente”.

“La Biblia confirma la verdad y enseña la verdad… “

CRI: Para más información sobre la inspiración y autoridad de las Escrituras, por favor ver los adjuntos DB011 y DI060.

Paul: Si hubieras leído nuestra carta cuidadosamente, verías que nunca cuestionamos ni disputamos la inspiración y la autoridad de las Escrituras. Lo que dijimos fue que ustedes tienen el caballo detrás de la carreta. ¿Te imaginas a Pablo el apóstol usando tus folletos? ¿Estaba él allí para predicar la Biblia, o a Cristo? Ustedes hacen prosélitos de su conocimiento, no de Cristo. ¿Está errado todo el conocimiento de ustedes? No. Pero incluso si fuera 100% correcto, ustedes son incircuncisos de corazón, sirviendo a mamón y enseñando sacrilegio.

CRI: Aunque sería imposible dar una discusión exhaustiva de todas las objeciones planteadas por tu amigo con respecto a las doctrinas esenciales, un par de grandes recursos laicos en los que puedes encontrar explicaciones concisas de estas doctrinas son: Know Whaat You Believe (Conoce Lo Que Crees) (B265/$10 + envío), por Paul Little, y Know the Truth (Conoce la Verdad) (B102/$16 + envío), por Bruce Milne.

Paul: Imposible para ti porque tú no tienes sustancia. Entonces, como tú no sabes de qué estás hablando, me envías a tu tienda para comprar la verdad (¡que no lo es!). Esto es una vergüenza para el Nombre de Cristo, causando que otros que ven tus caminos blasfemen Su nombre. Arrepiéntete, porque Él no te dejará sin culpa por tomar Su Nombre en vano.

CRI: Si deseas profundizar en cuestiones contrastantes con respecto a las doctrinas cristianas esenciales y otros temas relevantes, te recomendamos los siguientes libros sistemáticos de teología…

Paul: ¿Qué más puedes hacer? Tú no conoces a Cristo ¿Eres demasiado orgulloso para admitir que estás equivocado o que no sabes, y demasiado perezoso para molestarte en averiguarlo? Pones la carga pesada en otros. A menos que haya dinero, no te vas a meter con eso. Dios conoce sus corazones, y no se deja engañar.

Este es el final de la carta. Paul responde a la página web de CRI:

CRI: Y este ministerio está comprometido con la verdad pase lo que pase. Estamos dispuestos a tomar las críticas de los cultos, los escépticos e incluso los cristianos equivocados que quieran “suavizar” u oscurecer la necesidad de una sana doctrina.

Pablo: ¿Qué hay de la reprensión de Cristo por sus caminos de hipocresía y de servicio a las riquezas? ¿Están ustedes dispuestos a escuchar eso y arrepentirse?

CRI: Cuando usted cree que Dios realmente ha hablado, y que ha aclarado lo que ha dicho, entonces la única decisión que queda es ésta: “¿Voy a vivir y dar a conocer Su verdad? ¿Estoy dispuesto a hacerlo?

Usted puedes estar seguro de que CRI siempre responderá “¡Sí!” a esta pregunta. Y que su inversión financiera en este ministerio será, por lo tanto, utilizada al máximo. De hecho, si usted aún no ha renovado su apoyo a CRI para 2005, le pido que lo haga. Su asociación para “levantar el guante” en nombre de nuestro Señor nos da ánimo moral y recursos.

Paul: Dices que vas a vivir Su verdad y a servirle a Él, y lo siguiente que sabemos es que tienes tu mano extendida. Ustedes sirven a sus vientres, no a Dios. Ustedes hacen mercancía de Dios, buscando dinero de los hombres en Su Nombre. En tus manos, la Biblia es todo menos la “máxima autoridad” de Dios. Lo que sale de ti es la parodia máxima de la verdad, de la justicia, de la misericordia, del amor y del servicio a Dios.

CRI: Con el lanzamiento de su nuevo libro, The Last Disciple, una novela en coautoría con Sigmund Brouwer, Hank revela aspectos significativos de su muy anticipado estudio de 15 años sobre las enseñanzas de la Biblia acerca de los últimos tiempos. En una fascinante historia de fe y cumplimiento de profecías, Hank y Sigmund inician una serie de novelas en las que exploran las vidas de los cristianos que luchan para sobrevivir y difundir el evangelio durante la turbulencia culminante de “los últimos días”. Los lectores descubren el “código” del Apocalipsis cuando comienzan a verlo a través de los ojos de los creyentes perseguidos para quienes fue escrito.

Paul: Por supuesto que para ustedes, la persecución de los creyentes es una obra de ficción. Esto va bien con sus propósitos, ya que ven que se puede ganar dinero vendiéndoles una fantasía voyerista a aquellos como ustedes que no conocen la cruz de Cristo (y que nunca llegarán a conocerla con el ejemplo y enseñanza de ustedes). Ustedes sacan ganancia de atender a personas que están espiritualmente enfermas, alimentando su adicción con entretenimientos estimulantes basados ​​en la especulación carnal de las Sagradas Escrituras.

¡¿Y tienen el valor de condenarnos porque decimos que la Biblia no es la “máxima autoridad”?! Ahí están ustedes, corrompiendo las palabras Santas de Dios con sus sucias imaginaciones y vendiéndolas por ganancia a aquellos que están muriendo porque no tienen a nadie que les diga la verdad. ¿Cómo pueden escapar de la condenación del infierno? Ustedes nos condenan porque nosotros no adoramos en el altar de ustedes, mientras ofrecen cada cosa vil en nombre de su dios, mamón. ¡Hipócritas!

Ustedes han sido confrontados con sus maldades antes, pero ahora no se irán limpiándose sus bocas como si no hicieran maldad. El Señor ha dejado de guiñar el ojo por los males que ustedes hacen, y todos lo sabrán en el presente. Su tiempo ha terminado. En el Nombre del Señor Jesucristo, condenamos el “ministerio” de ustedes.

Víctor Hafichuk

Facebook Comments
Print Friendly